Una casa moderna y rústica con respeto por sus orígenes

La reforma de esta casa ha dado lugar a un hogar con lo mejor de ayer y de hoy, inmerso en la naturaleza.

salón rústico con paredes de piedra
Irati Ayerza Photography

Las reformas siempre son bienvenidas, y es que gracias a ellas nuestra calidad de vida se puede incrementar hasta límites insospechados. Eso es justo lo que les pasó a los propietarios de esta casa rústica con paredes de piedra y mucho encanto en País Vasco. La familia se dio cuenta de que necesitaba un cambio, ya que había zonas que no se adaptaban a sus necesidades o que obstruían la circulación. Por eso, el objetivo del proyecto fue crear un hogar más práctico y con mucha luz, pero sin hacer grandes cambios.

''Reformamos los baños y la cocina y abrimos un ventanal que comunicaba el salón con la cocina. Cambiamos el suelo de toda la casa y pintamos todo'', confirma Amaia Elias, interiorista y fundadora de Amai Studio.

Irati Ayerza Photography

Uno de los elementos que más destacan en la casa es su largo pasillo, motivo por el que era necesario dotarlo de 'gracia' y reducir visualmente el espacio.

La solución: colocar un friso a media altura y un papel pintado tipo lino de mitad para arriba.
La iluminación indirecta también fue la protagonista de esta estancia.
Irati Ayerza Photography

Como las luces halógenas no iban a cuadrar con las puertas, la interiorista optó por darle calidez con una luz indirecta, aprovechando también los beneficios del papel. Además, la puerta de la cocina que está conectada con el pasillo es acristalada, por lo que la luz natural de la cocina también llega a esta zona.

Irati Ayerza Photography

La entrada dispone de un banco para cambiarse los zapatos y un armario para dejar las chaquetas al llegar a casa. En la parte baja tiene un hueco para dejar los zapatos que además se aprovecha para guardar el robot de limpieza.

Irati Ayerza Photography

Irati Ayerza Photography

El mayor cambio de la casa ocurrió en la cocina, que pasó a ser una cocina moderna con península y una encimera de piedra natural, especial y única.

Esta cocina permite tener diferentes zonas en una misma estancia y con una buena circulación.

Irati Ayerza Photography

''Las niñas querían sí o sí un banco en el comedor y también una zona de barra con taburetes. Fue bastante complicado porque el espacio era muy reducido, pero al final mediante una buena distribución lo conseguimos'', afirma Amaia.

Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography

La mesa del comedor tiene una pata oblicua para que el acceso al banco sea mucho más cómodo. Además, los cojines están hechos a medida para que cuadren bien y el banco se pueda abrir con facilidad, ya que incluye almacenaje.

Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography

ESPACIOS ABIERTOS CON MUCHA LUZ

Para aumentar el espacio de la cocina, la interiorista aprovechó una parte del pasillo anterior. De este modo, para entrar en el salón hay que pasar por la cocina primero, algo que también ayuda a mejorar la comunicación entre los familiares.

Irati Ayerza Photography

En el salón, la distribución del sofá y la butaca crean un círculo imaginario que favorece la conversación.

Irati Ayerza Photography

Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography

Las habitaciones infantiles son muy distintas entre sí. Una cuenta con la cama abatible, escondida tras un frente de madera que por el día se convierte en un banco. La otra incluye una cama nido y está decorada en verde y blanco.

Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography

cama abatible
Irati Ayerza Photography
cama abatible
Irati Ayerza Photography

Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography

El dormitorio principal es perfecto para disfrutar de esos domingos en los que te despiertas sin la alarma. Esa sensación de relax es la que quiso lograr la interiorista con la ayuda de las texturas de los textiles y la iluminación.

Irati Ayerza Photography
Los materiales naturales como la madera, el ratán o el lino vuelven la estancia más hogareña.
Irati Ayerza Photography

Un espacio tranquilo, luminoso y acogedor, además de cómodo. Es una habitación muy amplia que permite circular con mucha comodidad.

Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography
En el baño de la suite la funcionalidad, la simplicidad y la comodidad son los protagonistas.
Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography
Irati Ayerza Photography
La iluminación y los colores del baño transmiten mucha tranquilidad y hacen que sea acogedor.
Irati Ayerza Photography

Irati Ayerza Photography

Proyecto e información: Cortesía de Amai Studio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas