En este piso, los contrastes de materiales juegan el papel fundamental

Un oasis en mitad de la urbe, así podríamos definir esta vivienda donde la madera, las fibras naturales y las plantas conviven con piezas vintage de entre 1930 y 1960.

salón decorado en tonos neutros con muebles vintage
Assaf Pinchuk

Este piso de 100 metros cuadrados está situado en el corazón de Tel Aviv, una ciudad que nunca duerme, así que el interiorismo debía asemejarse a un oasis diseñado para descansar cuerpo y mente. El equipo de Henkin Shavit Studio fue el encargado de concebir una atmósfera natural en un ambiente monocromático y relajado con dos materiales protagonistas: el roble y la piedra gris.

Las lamas de madera de roble se utilizaron para separar las estancias visualmente. En la cocina, la piedra gris empleada tanto en el suelo como en la pared y los armarios, ''rompe'' por completo con la calidez de la madera.

Assaf Pinchuk
En la cocina, la encimera se revistió con piedra de granito.
Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk

Todo el suelo del piso es de roble natural. El salón queda delimitado por una alfombra Piazza hecha a mano de la marca alemana Pulig Rugs, que complementa el flujo de los tonos brillantes y naturales del parquet. Sobre la alfombra se dispuso un sofá ligero junto a los sillones Le Corbusier de los años 30, modelo LC 1. La mesa de centro de madera y piedra completa el ambiente natural.

En la esquina del salón se colocó una cómoda de madera de teca de los años 60 y una lámpara de los 70 del diseñador italiano Carlo Nason. En la cocina y en la sala de estar se añadieron jarrones de vidrio como homenaje al artista Art Nouveau Émile Gallé, lo que aportó un volumen natural al diseño clásico en su conjunto.

El arte relajado de Orit Goldman adorna suavemente las paredes blancas.
Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk

Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk

Nada más entrar al piso nos encontramos con una mesa de comedor redonda que se asienta sobre una alfombra de cuerda natural. En el techo, una lámpara minimalista del diseñador Asaf Weinbroom queda reflejada en el sobre de vidrio.

Las sillas Hans Wagner de los años 50 y el banco escolar actualizado de los 60 complementan con elegancia la experiencia gastronómica.

Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk

De nuevo, las lamas de madera forman una especie de puerta secreta que accede al dormitorio principal, una mágica entrada al rincón más tranquilo del piso.

Assaf Pinchuk

Assaf Pinchuk
Maya Neeman
Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk

Como en la vivienda original solo había un baño, uno de los retos del proyecto consistió en construir un baño en suite para el disfrute de los propietarios.

Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk

Justo a la entrada, un pasillo estrecho conduce a la habitación de invitados y al baño. En este último hay un armario de madera de abedul que contiene el lavabo, el espejo y un espacio escondido destinado a una lavadora y una secadora.

Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk

Assaf Pinchuk
Assaf Pinchuk

El dúo de los materiales cálidos (roble, abedul) contrarrestando los materiales grises fríos (granito gris, acero) concibe este templo de la calma, alejado del constante movimiento del mundo exterior. ¿Cuál es tu veredicto? 😉

Proyecto e información: Cortesía de Irit Henkin y Zohar Shavit, de Henkin-Shavit Studio.


This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas