Esta casa de arquitectura tradicional tiene un porche ultra moderno

Ampliar la planta baja y, de paso, remodelar toda la vivienda. Bajo esta premisa nace un proyecto de interiorismo que te dará grandes ideas de cara a reformar tu propia casa.

comedor moderno con sillas tapizadas en azul, mesa de madera y lámparas suspendidas tipo bola
Luís González Cruz, Apolinart.

Este proyecto de interiorismo llevado a cabo por el estudio Circulo Cuadrado, nace la de la necesidad de ampliar la planta baja de la casa y la remodelación total de la vivienda. Para ello, se cambió la distribución de las estancias principales en la planta baja, acercando la cocina, el comedor y la sala de estar al jardín.

También se reubicó la escalera, pasándola a un lado para conectar visualmente la entrada principal con el jardín, dotando al recibidor de una inyección muy importante de luz natural. El salón y el comedor se situaron paralelos al jardín y la cocina, ampliándola en espacio y capacidad.

Para proveer de más metros a la planta baja, en la fachada trasera, el estudio de arquitectura Tusell —encargado de la ampliación de la misma—, decidió incorporar al espacio un volumen metálico de líneas rectas y contundentes muy moderno y arquitectónico que contrasta con el estilo clásico y mediterráneo de la casa. La integración de esta pieza resuelve espacialmente la necesidad que se planteó como un gran reto. Sin duda, hoy es una de sus señas de identidad.

Luís González Cruz, Apolinart.

Para el hall de la casa se utilizó un pavimento porcelánico de gran formato de 120x120 cm, el modelo Materia Project de la marca Casa Dolce Casa. Las paredes se revistieron con paneles lacados que ocultan las diferentes puertas de paso.

Luís González Cruz, Apolinart.

En la entrada se diseñó un mueble de madera con un espejo retroiluminado que viste y completa esta zona. Paralelo a esta pared y separando el área de escalera secundaria, se creó un gran biombo de diseño propio con un marco ancho y un cristal Parsol gris. Con este elemento, la escalera quedó separada pero se mantiene la visibilidad total de la sala. Además, la escalera se revistió de parquet de roble teñido en un tono oscuro, contrastando con la claridad de los revestimientos y pavimentos. La escalera oculta un armario y el acceso al aseo de cortesía. La iluminación en esta zona es puntual, dirigida a los cuadros de las paredes y decorativa en el foseado del falso techo.

Luís González Cruz, Apolinart.
Luís González Cruz, Apolinart.

El salón comedor se conecta a la cocina por una puerta corredera y al hall de entrada mediante un gran paso de puerta. Los paneles lacados se desdoblan por la pared y se convierten en una librería lateral. La disposición del salón es en U. Un gran sofá de piel Goby de Grassoler delimita el espacio de sala de estar, y a ambos lados se colocaron dos sofás tapizados, vestidos por almohadones de Gastón y Daniela. Como mesa de centro, se ubicó una mesa de estructura de latón y sobre de mármol diseñada por el estudio, junto a dos pufs.

Luís González Cruz, Apolinart.

Como mueble de televisión se optó por la marca Punt Mobles, con su modelo Malmö todo revestido en chapa de aluminio de color bronce. Una gran alfombra recoge todas las piezas y delimita el espacio.

Luís González Cruz, Apolinart.

El comedor se compone de la mesa Plinto de Meridiani con base de mármol y latón y sobre de madera, y las sillas tapizadas con tejido de Gastón y Daniela son de la firma Casual Solutions, modelo Paulina. Sobre la mesa, las lámparas Umbra de Bomma. Las vidrieras se visten de visillo también de Gastón y Daniela.

Luís González Cruz, Apolinart.

Luís González Cruz, Apolinart.

La cocina se distribuye en dos zonas, la de cocinado y la de desayunos. En la primera, en una de las paredes se ubica el área de cocción mediante un mueble bajo con puerta lacada en los mismos tonos arena que el resto de la casa. La encimera de toda la cocina es el modelo Blanco Larsen de Inalco. Ampliando la iluminación de esta zona, se integraron dos apliques Ptolomeo de Artemide.

En la pared paralela se dispusieron todas las columnas que ocultan el frigorífico de 90 cm, la despensa, el horno y el microondas. A continuación y a caballo entre la zona de cocinado y de desayunos, se incluyó un mueble de pequeños electrodomésticos con madera de roble para destacar esta pieza.

Luís González Cruz, Apolinart.

El área de desayunos incluye una mesa con capacidad para seis personas en contacto con un mueble que esconde el televisor de la cocina.

Luís González Cruz, Apolinart.

Vistiendo la pared del fondo, se diseñó un mueble que disimula el radiador y sirve a la vez de vitrina para los vinos. El sobre de la mesa es del mismo material que la encimera de la cocina. Las lámparas Futura de Vistosi que cuelgan sobre la mesa aportan la calidez de la iluminación decorativa.

Desde cualquier punto de la cocina se disfrutan de las vistas del jardín.
Luís González Cruz, Apolinart.

Luís González Cruz, Apolinart.

El aseo de cortesía se revistió con paneles lacados, excepto la pared del lavabo, que se destacó con unas piezas de cristal plateadas de la marca Dune, modelo Cristal Rock Silver. El lavamanos Shui gris de la marca Cielo colocado sobre una encimera de roble y el inodoro también de Cielo rematan el aseo.

La grifería mural es de Cristina Bossini.
Luís González Cruz, Apolinart.

Ya en la primera planta a través de la escalera principal, decorada e iluminada con apliques de Aromas del Campo, accedemos al hall que distribuye las habitaciones.

En esta planta se optó por la calidez del parquet de roble teñido en oscuro para el pavimento. Las paredes se revistieron de los mismos plafones lacados de la planta baja, integrando y ocultando las puertas de paso de esta planta.

Luís González Cruz, Apolinart.
Los tonos arena siguen presentes en paredes.

Luís González Cruz, Apolinart.

En la suite principal, un gran cabecero hasta el techo tapizado a medida, diseño de Circulo Cuadrado, y unas cajoneras que hacen de mesillas, también diseño del estudio, presiden la estancia. Frente a la cama se diseñó un armario que cumple la función de almacenaje y acoge el televisor. De tránsito al baño de la suite pasamos por el vestidor, todo diseñado a medida en madera de roble, iluminado con una tira LED muy cálida que ofrece una buena visibilidad de las prendas.

Luís González Cruz, Apolinart.

Luís González Cruz, Apolinart.

El baño de la suite destaca por su enorme encimera fabricada en Silestone a medida y su gran mueble bajo que se alarga convirtiéndose en un banco para la zona de la ducha. Las cerámicas son de la marca Caesar, de un gris antracita con relieves en plata. Todas las griferías son de Cristina Bossini.

Luís González Cruz, Apolinart.
Luís González Cruz, Apolinart.

La habitación juvenil se distribuye en dos zonas, la de dormir y la de estudio. Toda la estancia sigue el mismo criterio del resto de la casa, utilizando los mismos materiales, dispuestos de diferente manera.

Luís González Cruz, Apolinart.

Todo el mobiliario se diseñó a medida por el estudio en función de las necesidades del dormitorio. A través de él accedemos al baño, revestido con cerámicas de Living Ceramics, modelo Cava de 90x90 cm, en gris antracita y con la junta en negro. El mueble del lavabo también es una pieza pensada a medida para este baño, y el espejo retro iluminado aporta la luz tenue de la sala. Las griferías, como en el resto de baños de la casa, son de la marca Cristina Bossini.

La mampara con perfilería en negro es de la firma Lasser.
Luís González Cruz, Apolinart.

Luís González Cruz, Apolinart.

Arquitectura: Tusell Arquitectura. Interiorismo y decoración: Circulo Cuadrado. Estilismo: Mar Gausachs.


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas