Esta casa de campo en Segovia transmite tranquilidad y encanto

Esta casa en el campo luce una estética moderna sin renunciar a su pasado y la decoración es su mejor aliada para llevar un estilo de vida tranquila. Todo gracias a una rehabilitación impecable.

una casa de campo rehabilitada en segovia salón
Patricia Gallego

Ubicada en Cañicosa, en el municipio segoviano de Matabuena, esta vivienda es desde hace dieciocho años el hogar de Nicole y Antonio. Este enclave, a una hora de Madrid, les cautivó para iniciar su proyecto familiar El Portón y cerrar capítulo en su lugar de residencia en Cantabria. El proyecto en sí aunaba esta casa de pueblo antigua y también un núcleo de construcciones rurales @portonsegoviano, orientadas al disfrute de la
naturaleza con actividades al aire libre. En seguida fueron conscientes de que sería preciso convertirla en otro tipo de casa, con todas las comodidades posibles y un estilo propio muy especial en la decoración general.

Era la típica construcción de la zona, con un forjado a base de tablas de madera y como suelo en la planta baja tan solo terreno compactado. Así lo detalla Beatriz Guijarro, la arquitecta responsable del proyecto de reforma. Ella ha hecho posible el gran cambio, mientras que la interiorista Amelia Arán es la autora del proyecto decorativo, concebido para propiciar una vida muy slow. Su objetivo ha sido crear interiores lo más limpios posibles para favorecer la fuerza estética de los nuevos materiales, que han elevado el nivel decorativo de la vivienda.

Muros de carga de hormigón armado a la vista, paredes de piedra, cemento pulido en el suelo, ventanales abiertos a la fachada del jardín... han sido las soluciones clave. Ahora es una casa llena de interiores atractivos bañados de luz, conectados con su exterior envidiable y con un look contemporáneo que respeta la esencia rural. Sobre todo en la planta baja, actualmente diáfana y antes muy compartimentada.

Sus tres ambientes -cocina, comedor y salón- lucen un estilo neorrústico y en ellos se hace vida cómodamente y de lo más familiar. Un sentido del confort que se repite en los dormitorios. En ellos la decoración es más sencilla y natural, pero siempre rodeada de muebles cálidos, un tanto nostálgicos, y textiles suaves y cálidos con una carta cromática estimulante. La fórmula ha dado pie a estancias relajadas, que transmiten felicidad máxima porque en ellas se vive a otro ritmo fuera de la ciudad.

Desliza la pantalla para descubrir todos los ambientes de la casa.

En el jardín, un muro de piedra sirve de bancada y sus cojines veraniegos la hacen más cómoda.

Las toallas son de Zara Home. Los cojines, de Tailak.
Patricia Gallego

El jardín es un lugar idílico, concebido para relajarse, tomar el sol, disfrutar del placer de una siesta... Por eso, se ha equipado con un par de tumbonas reclinables, de Los Peñotes, y una sombrilla, necesaria para protegerse del sol, de Naluz.

El colchón de suelo es perfecto para improvisar un rincón chill out por la noche, o resguardarse bajo la sombra de los árboles del jardín.

UN SALÓN SOBRIO, CÁLIDO Y LLENO DE VIDA

La alfombra a medida, de Gancedo, añade confort al ambiente.
Patricia Gallego

El salón desprende personalidad con piezas que captan toda la atención, como las mesitas en un amarillo intenso, encargadas a un herrero local. Dos sofas XL tapizados en lino garantizan una zona de tertulia extra cómoda, de Mandalay.

La pared de hormigón decorada con fotos en blanco y negro ha sido un acierto.
Patricia Gallego

Los cojines suben de color la decoración -los modelos estampados son de Guáimaro y los negros, de Naluz-, al igual que los dos cuadros contemporáneos, Azul profundo, de Cuadriman.

MIX DE TEXTURAS EN EL COMEDOR

Patricia Gallego

La chimenea en chapa, la madera en bruto, la alfombra, de Alfombras Étnicas... Una decó espectacular en contrastes.

UNA COCINA ULTRA MODERNA

Las cortinas de los ventanales son de Bandalux.
Patricia Gallego

La cocina está abierta al comedor y su gran isla de trabajo, revestida en madera, generan un gran interés visual. Una mesa extra larga aprovecha bien el espacio donde comer. Es un diseño versátil, al igual que la cruz de forja del techo, ambos realizados por Cosas de Pedraza. Dos lámparas de aire neorrústico, diseño de Amelia Arán, iluminan la zona.

DORMITORIO CON DECORACIÓN SLOW

Patricia Gallego
La consola sirve de punto de apoyo sin recargar. Como el aplique de pared en la cama.

El color natural de suelos y paredes, la sencillez de los muebles, los tejidos ligeros... Todo en este dormitorio invita a relajarse y son los complementos textiles los encargados de añadir pinceladas de color muy intensas visualmente.

El cojín es de Gastón y Daniela.
Patricia Gallego

En el dormitorio, este banco antiguo es muy útil para dejar complementos sin apenas robar espacio, pues tiene poco fondo. De madera y con un acabado muy natural, ha sumado autenticidad. Del estudio de Amelia Arán.

UN BAÑO MUY BIEN PENSADO

Cuadro, de Mayesa Mira.
Patricia Gallego

La encimera encargada a un carpintero local es perfecta para rentabilizar el hueco. Una cajonera con gavetas, de Ikea, hace de bajolavabo y la parte superior de la pared ha servido para un toallero.

PLANO DE LA VIVIENDA

Hearst Infografía

Esta vivienda cuenta con un estupendo jardín, al que se accede por el salón. En la planta baja se encuentran las estancias principales -salón, comedor y cocina, todos comunicados- y un dormitorio con su baño. En la planta superior, otro dormitorio con su baño.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas