Vivir en una casa de campo puede ser una experiencia de lo más moderna, y este proyecto de los interioristas Cynthia y Dino Corella lo demuestra a la perfección. Se trata de una vivienda de 260 metros cuadrados que, con la reforma, ganó un estudio independiente de 34 metros cuadrados en el jardín. Este último se diseñó pensando en actuar como una casa de invitados con todo lo necesario.

Ubicada en el barrio de Baldwin Vista, en Los Ángeles, la casa principal se distribuye en cuatro dormitorios y tres baños. El proyecto de decoración evoca el sereno encanto escandinavo de líneas limpias y minimalistas, con una gama cromática neutra que armoniza con las texturas y materiales orgánicos.

Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh

Construida en 1948, la vivienda se encontraba en un estado ruinoso cuando fue adquirida por los nuevos propietarios. Ahora, la casa exhibe unos increíbles techos abovedados con vigas, suelos de roble encalado, armarios a medida, encimeras de piedra caliza en la cocina, y una enorme suite con baño integrado.

Sam Wadieh
Sam Wadieh

La cocina es amplia, fresca, moderna y natural gracias a la presencia de la madera y a la isla central que sirve como zona de trabajo y barra de desayunos a la vez.

Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh
Una imponente cama de forja preside la suite principal, que cuenta con su propio acceso al jardín.

Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh

Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh
La zona donde se encuentra el despacho sigue el mismo estilo minimalista nórdico que domina el resto de la casa.

Sam Wadieh

Sam Wadieh

El estudio o casa de huéspedes se revistió con madera de cedro e incluye cocina, cama y un baño completo, todo en el mismo ambiente (salvo el baño).

Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh
Sam Wadieh

ANTES DE LA REFORMA

Cynthia y Dino Corella
Cynthia y Dino Corella
Cynthia y Dino Corella

Proyecto e información: Cortesía de Cynthia y Dino Corella.