María Adánez reforma su casa de playa y nos enseña la de Madrid

La actriz vuelve al teatro, estrena piso en Alicante y muestra su vivienda madrileña, un unifamiliar con terraza.

maría adánez actriz casa madrid
Fernando Roi / HEARST

    La actriz María Adánez será siempre conocida por su papel protagonista en legendaria serie de televisión Aquí no hay quien viva. Su vis cómica le hizo muy popular, aunque se ha dedicado estos últimos meses en cuerpo y alma a su faceta de madre. Sin embargo, la intérprete vuelve al teatro con Pepón Nieto para protagonizar la obra de teatro ¡Ay, Carmela!, que se estrena el 12 de noviembre y girará en toda España. Este trabajo le ha llevado a abandonar su cabello rubio y cambiar su look.


    La casa de la playa de María Adánez

    Como es una mujer muy inquieta, ha aprovechado su maternidad para hacer cambios en su vivienda de Alicante. El resultado es una reforma espectacular que María Adánez describe así: "Una de mis pasiones son las casas, los espacios, la decoración. Imaginar durante días qué hará un espacio más acogedor y confortable. La luz dorada, la madera, el hierro. En uno de estos sueños estoy ahora con la reforma de mi casa de Alicante".

    El salón con chimenea ha sido reformado por el estudio de interiorismo y arquitectura Areca Architects, que ha sacado mucho partido a una distribución abierta. Es un espacio diáfano y muy luminoso que comparten la cocina, el salón y comedor y el salón, que también hace las veces de zona de estudio para María Adánez.


    Nos encanta la transformación de este espacio abuhardillado de la casa de María Adánez que ha derivado en un precioso cuarto de juegos para el pequeño Claudio.

    La cocina de la casa de la actriz ha sido reformada al completo y el resultado no puede gustarnos más. Se ha aprovechado toda la luz y se ha instalado una isla central con sillas de barra con asientos trenzados en materiales naturales. Es curiosa la elección de una nevera americana, en acabado de acero inoxidable, como el resto de electrodomésticos.

    La casa unifamiliar de María Adánez en Madrid

    La frase ¡Qué mona va esta chica siempre! anunciaba la aparición de María en la mítica serie, y ella la ha incorporado a sus publicaciones de Instagram. La actriz muestra su gusto por la decoración en esta red social y está orgullosa de su interiorismo. El estilo actual marca esta vivienda unifamiliar, recién estrenada, en el barrio madrileño de Carabanchel. El dúplex tiene una terraza y dos plantas distribuidas en 104 m2.

    María Adánez comparte su vida y la vivienda unifamiliar con su pareja, Ignacio Hernández Medrano, que es neurocirujano, y el pequeño Claudio.

    Los gatos Mari Gaila y Séptimo son felices en su esta casa con vistas.

    El salón de María Adánez tiene el sofá como pieza principal. María Adánez reconoce que es vital contar con un buen asiento, más aún tras la Covid-19. Es el sofá perfecto para un maratón de series.A esta pareja, le encanta pasar el rato en las plataformas Netflix, Amazon Prime, Filmin… El cuadro es una obra del artista Javier de Juan.

    El sofá Odil, de la firma Lebom Design, está tapizado en rosa empolvado y cuenta una chaise longue. Es la nota de color, con una de sus paletas cromáticas favoritas de la actriz.

    Muy acertado este plaid, en estampado paisley, que ha elegido para proteger el sofá.

    El salón de la casa de María Adánez está decorado con un gran espejo de pared, con cuarterones, y una consola. No falta la decoración cálida con velitas y una radio de estilo vintage.

    La estancia más importante de la vivienda está distribuida en distintos espacios. Hay un rincón de lectura con encanto, equipado con una librería blanca de madera.

    Junto a las estanterías, una bonita pieza de estilo vintage: un sofá, con acabado en técnica cannage.

    La planta principal de la vivienda cuenta con un comedor unido con el salón. Una gran luminaria de diseño escandinavo: la lámpara Zettel’z, de Ingo Maurer, ilumina la mesa del comedor, que se rodea con sillas, en estilo nórdico, con patas de madera y respaldo tapizado en gris marengo.

    La cocina de la vivienda de María Adánez está decorada en blanco y madera, en tonos naturales, que se ha utilizado en la encimera. Las estanterías para lucir la vajilla son metálicas. En la pared, se ha utilizado un revestimiento decorativo de ladrillo caravista.

    El baño de la casa de María Adánez es sencillo, funcional y elegante. La iluminación exterior llega a través de una ventana de techo, para hacer más agradable la hora del maquillaje.

    La zona de ducha sigue las tendencias de los nuevos revestimientos para baños actuales. Es un acabado muy practico, que acompaña a un revestimiento de piedra y un elegante rociador lacado en blanco. El mueble tiene el lavabo encastrado, con un grifo monomando, y puertas paneladas, en tono rosa. Las firmas de interiorismo elegidas por la actriz para decorar este baño han sido Fiora Bath y Laguardia Moreira.

    María Adánez tiene una terraza en casa muy cómoda. Un lugar que disfruta todo el año, también su hijo con los juegos, y donde dispone de 70 m2. Como le gustan las plantas, tiene una pérgola con hiedras y flores.

    La zona de comedor permite disfrutar de comidas y cenas al aire libre.

    Todos necesitamos buenas ideas para decorar la terraza. En este caso, los muebles de exterior, en teca y con colchonetas blancas, suman estilo y con cojines de alegres estampados en flores.

    El pequeño Claudio ha encontrado en su casa un cuarto perfectamente amueblado y diseñado a medida. La habitación del bebé es muy luminosa. Para su descanso, la actriz ha elegido una cuna Sleepi Mini, de la firma Stokke. Su gran ventaja es que evoluciona a la vez que el niño, así que acabará siendo una pequeña camita.

    Junto a la cuna, vestida con dosel, hay una lámpara de pie, con pantalla de rafia, y una mecedora para hacer más cómoda la lactancia de Claudio. Se trata del sillón Flor, de la firma Micuna, a la venta en El Corte Inglés.

    El dormitorio infantil se completa con un cambiador y la consola Baby, de Stokke. La mesita auxiliar, en metal blanco, sirve para apoyar una lámpara auxiliar, en cerámica. La alegría de este rincón es la guirnalda de luces, que rodea el espejo ovalado. Es muy original el detalle de la bolsa para la ropita ya usada, de la firma ELLE Kids.

    El dormitorio principal tiene techo con vigas vistas pintadas de blanco. Decorar con espejos siempre es una buena idea, así que María Adánez se ha decantado por un enorme diseño en la pared y otro espejo, con marco metálico y apoyado sobre la cómoda, envejecida en blanco, que aporta una pincelada romántica al dormitorio de la pareja. El cabecero de la cama es en tapizado capitoné y color crudo.

    Las fundas de los cojines tienen un estilo boho chic muy atemporal.


    Publicidad - Sigue leyendo debajo