El objetivo de la reforma integral de este piso de 185 m2 con 4 habitaciones y 2 baños a cargo de Pia Capdevila, era mejorar la distribución original para crear una zona de día abierta y llena de luz natural, además de ampliar los dormitorios. La vivienda contaba con una estructura óptima sobre la que trabajar, ya que disponía de mucha luz natural y la planta era rectangular, con zona de día y zona de noche muy separadas, pero ''nos encontramos muchas paredes de carga que no nos permitían hacer de forma sencilla los movimientos que queríamos hacer, pero tras realizar los cálculos pertinentes con el departamento técnico conseguimos alcanzar los objetivos marcados'', comenta Pia Capdevila.

La vivienda tenía mucho pasillo y estaba muy compartimentada. La idea era que todo funcionara como un solo espacio en el que cada uno brillara con su propia identidad, pero sin perder la conexión. Otro de los objetivos era llevar la luz natural a la zona central de la casa (es un edificio esquinero y enfocado a sureste).

La pared maestra más difícil de mover para la reforma fue la pared que separaba el comedor original del pasillo. La primera idea fue eliminarla entera, pero el arquitecto técnico confirmó que era imposible e inviable. Por tanto, la interiorista diseñó un sistema estructural que se convirtió en dos pilares metálicos revestidos de pladur integrados totalmente en el proyecto de la cocina, que es la que se ubica ahora en el antiguo comedor. Con ello consiguieron que los pilares se integraran perfectamente en el proyecto de reforma.

Recibidor. El recibidor de la vivienda fue el punto de partida para crear el hilo conductor del resto del interiorismo tanto a nivel de materiales como colores y mobiliario.

Pia Capdevila diseñó un arrimadero a medida que nace en el recibidor, y de camino al salón se convierte en un mueble taparradiador con repisa.
Arrimadero y mueble taparradiador en DM lacado, diseño a medida de Pia Capdevila. Cuadro, de Valeria Sidañez. Lámpara, de Flos. Ambientador, de Zara Home.
Jordi Canosa

ZONA DE DÍA: COCINA, COMEDOR, SALÓN Y CHIMENEA TODO EN UNO

Originalmente, la zona de día constaba de tres estancias separadas como comedor, salón y cocina. Durante la reforma, Pia Capdevila unió los tres ambientes en uno solo para crear una zona de día totalmente abierta, dividiendo visualmente cada área para así otorgarles su propia identidad estética.

Cocina. Los propietarios querían que la cocina fuera el centro neurálgico de la casa y la protagonista de la zona de día, ya que es el punto de reunión familiar y donde pasan más horas juntos. Para conseguirlo, se intercambiaron los espacios del comedor por la cocina, y se tiraron los tabiques que los separaban del resto de las estancias de la zona de día. De esta manera, se convirtió visualmente en una cocina más grande con mucha capacidad de almacenaje. Además, ganó luz natural que originalmente no tenía y que ahora llega desde el comedor.

Jordi Canosa
Jordi Canosa

Partimos de un diseño de cocina con materiales en tonos piedras y madera de roble para poder implementarlo en el resto de la zona de día. A raíz de los materiales seleccionados para la cocina, se añadieron el resto de materiales a juego en tonos claros y colores piedra contrastados con grises oscuros y negros, y algún punto más atrevido como el papel pintado del lavadero.

Mobiliario de cocina, de Mobalco distribuido por Zentrum. Encimera, de Neolith. Electrodomésticos, de Neff. Lámpara de techo Ginger, de Marset. Campana de techo, de Gutman. Taburetes, de Miv Interiors. Conjunto de vajilla de cerámica en color verde mint, de Catalina House. Individuales de fibra natural, de Taller de las Indias.
Jordi Canosa
Cesta de mimbre con plantas, de Catalina House. Lamparita Follow Me, de Marset. Tablas de cortar de mármol y de madera, de Taller de las Indias.
Jordi Canosa
Jordi Canosa
Jordi Canosa
Jordi Canosa

Comedor. Enfrentado a la cocina, pero en el mismo espacio que esta, la interiorista situó el comedor como una pieza independiente pero ubicada en una misma estancia. ''A la cocina actual le hemos regalado todo el espacio y la luz que tenía originalmente el comedor que ahora hemos integrado en la cocina dividiendo visualmente las dos estancias'', comenta Pia Capdevila. Los tres espejos colocados en la pared del comedor ayudan a multiplicar la luz natural tanto en la zona de comedor como en la cocina.

Jordi Canosa

La antigua entrada de servicio es ahora un anexo al que se accede desde el comedor a través de una puerta oculta totalmente integrada en el arrimadero de madera, y al que se ha dado la función de cuarto de lavado y de plancha. En esta estancia se colocó un papel pintado atrevido para que en caso de estar abierta esa puerta, desde el comedor no se intuya de qué tipo de estancia se trata.

Mesa de comedor, de Ethicraft. Sillas de comedor, de Crearte con tejido de Ian Mankin de venta en Gancedo. Lámparas de techo, de Vibia. Espejos, de Maison du Monde. Arrimadero diseñado a medida por Pia Capdevila. Jarrón, de Catalina House.
Jordi Canosa
comedor abierto con mesa de madera y espejos con cuarterones y marcos de metal
Jordi Canosa
comedor abierto con mesa de madera y espejos con cuarterones y marcos de metal
Jordi Canosa
Mobiliario diseñado a medida en laminado piedra por Pia Capdevila. Papel pintado, de Casamance. Electrodomésticos, de Miele.
Jordi Canosa

Salón. Desde la zona abierta que incluye la cocina y el comedor se accede al salón que se divide en dos ambientes: un área de relax y lectura junto a la biblioteca y la chimenea, y una zona de televisión con los sofás. Ambas comparten una gran balconera con salida al exterior desde la zona de la biblioteca, un espacio exterior de unos 20 m2.

Sofá, de Miki Beumala. Mesa de centro y mueble de televisión diseñado a medida por Pia Capdevila. Cuadro, de Sacum. Visillos, de Yutes. Caídas, de Gancedo. Lámpara de sobremesa, de Light&Living. Alfombra, de Rug Vista. Apliques de pared, de Faro. Jarrones azul (en mueble TV) y mostaza (en mesa auxiliar), jarrones verdes de cristal (sobre mesa centro), bandeja redonda negra en la mesa de centro y cojines de pelo, de Catalina House.
Jordi Canosa
Jordi Canosa
Butacas, de Miki Beumala. Alfombra y vela de la chimenea, de Zara Home. Estantería diseñada a medida por Pia Capdevila. Telas de los cojines, de Les Creations. Apliques de la librería, de Celestino. Plaid de la butaca gris, jarrón color mostaza, jarrón cristal transparente y bandeja redonda negra, de Catalina House.
Jordi Canosa
Jordi Canosa

ZONA DE NOCHE

Tras la reforma, la vivienda cuenta con cuatro dormitorios, tres de ellos en la zona de noche y uno de ellos frente al recibidor de la vivienda, a modo de despacho y habitación de invitados.

Suite principal. La habitación principal de la vivienda se agrandó anexando un dormitorio extra que tenía la vivienda original. De esta manera se consiguió más espacio en la nueva suite principal para poder albergar tres piezas: dormitorio, vestidor y baño. También se añadió un vestidor que antes no existía y el tamaño del baño se amplió para hacerlo más cómodo.

Mobiliario a medida en laminado piedra modelo Seda, de Egger diseñado por Pia Capdevila. Tiradores de piel, de Arcón. Estor con tela de Yutes. Banqueta a los pies de la cama, de Zara Home. Cornisa, de Orac. Papel pintado, de B&N. Zona escritorio: Lámpara y jarrones, de Zara Home. Silla, de Domesticoshop.
Jordi Canosa

Para toda la zona de la suite se buscaron materiales que aportaran calidez como la madera. Materiales en la misma línea que el resto de la casa y el cabecero diseñado con la misma madera que el suelo.

Se eligieron colores suaves para crear un ambiente relajante que transmitiera calma.
En el mueble a los pies de la cama: Cuadro sobre el mueble, de Lidia Masllorens. Jarrón, de Catalina House.
Jordi Canosa

En la zona del dormitorio se utilizó iluminación general con luz regulable e indirecta enmarcada por una cornisa que consigue un ambiente muy cálido. El resto de la iluminación se trabajó sin abusar de focos en el techo, con varios puntos de luz cálida y lámparas de apoyo.

El cabecero se creó a partir del suelo y recoge toda la cama generando una repisa decorativa muy funcional para esta zona. El mueble a medida que hay frente a la cama del dormitorio está diseñado como mueble de apoyo, almacenaje y pequeño tocador y/o despacho y se extiende al vestidor con el mismo diseño en laminado color piedra.

Mesita de noche de Notremonde. Jarrón de cristal verde en mesita de noche, de Catalina House. Vela, de Zara Home. Aplique, de Faro. Mecanismos, de Jung. Cuadro sobre el cabecero, de Lu Ink. Textiles de cama, de Zara Home. Cojines de flores, de Lo de Manuela. Jarrones sobre el cabecero de Zara Home. Cuadro de Lu-ink.
Jordi Canosa

Vestidor de la suite. Los 2,65 metros de altura de la vivienda ayudaron a poder diseñar armarios de doble capacidad con altillo, y los interiores se pensaron y proyectaron bajo las necesidades personales de los propietarios. Con ello se consiguió crear un vestidor a medida con gran capacidad de almacenaje.

vestidor con armarios empotrados y acceso al baño
Jordi Canosa
vestidor con armarios empotrados en color grisáceo
Jordi Canosa

Baño de la suite. Para el suelo del baño se usó el mismo tono y acabado de madera que en el resto de la vivienda, pero en un porcelánico para facilitar el mantenimiento por humedades. El mobiliario en color gris y la encimera en negro se combinó con griferías negras que le dan un toque muy moderno. La iluminación del baño se diseñó con focos técnicos en techo.

Revestimiento y pavimento porcelánico, de Neocerámica. Mueble, de Kyria. Encimera, de Neolith. Lavabos, de Roca. Grifería, de Tres. Plato de ducha, de Profiltek. Mamparas, de Gems Water. Iluminación, de Faro. Toallas de baño, de Textura. Banqueta de madera, de Taller de las Indias.
Jordi Canosa
Jordi Canosa

Habitaciones juveniles. Los dos dormitorios juveniles de la vivienda se diseñaron como habitaciones gemelas que comparten baño. El mobiliario se diseñó a medida casi simétrica en ambos dormitorios, creando dos bases neutras sobre las que se aplicaron diferentes complementos textiles, accesorios y piezas auxiliares para darles un aire diferente y aportar una personalidad diferente a cada uno de ellos.

Mobiliario a medida en laminado piedra modelo Seda, de Egger diseñado por Pia Capdevila. Tiradores, de Arcón. Silla Navy, de Domesticoshop. Textiles, de Zara Home y Sacum. Lámpara Tolomeo, de Artemide. Estor, de Yutes.
Jordi Canosa
Mobiliario a medida en laminado piedra modelo Seda, de Egger diseñado por Pia Capdevila. Tiradores, de Arcón. Silla Navy, de Domesticoshop. Estor, de Yutes.
Jordi Canosa

Baño compartido. El baño que comparten las habitaciones juveniles era la pieza más pequeña de la casa. Pia Capdevila explica que ''mantuvimos el baño de las habitaciones juveniles en la misma posición donde estaba inicialmente, pero lo ampliamos para tener algo más de encimera y almacenaje''. Al ser un espacio muy pequeño se proyectó en colores blanco y piedra con un baldosín brillante que aporta amplitud, y se combinó con un papel pintado vinílico textil con efecto de lino para darle el toque cálido que faltaba.

Baldosín blanco brillo, de Neocerámica. Mueble, de Kyrya. Encimera de Durian para Kyrya. Aplique de Faro. Griferías blancas de Tres. Maceta de madera blanca con planta, de Catalina House. Accesorios Zara Home.
Jordi Canosa

Interiorista: Pia Capdevila. Arquitecto técnico: Toni Casas. Estilismo: Mar Gausachs.