Juan y Ane querían remodelar a lo grande su actual piso de 109 m2 en Madrid, transformándolo en un hogar eficiente y sostenible con estancias abiertas, rebosantes de luz natural y completamente despejadas para vivir en familia compartiendo sus aficiones. Gracias a las vistas al río Manzanares, el interior ya era de por sí un confortable lugar, pero el trabajo de la arquitecta Alegría Zorrilla —de ALE Estudio—, fue clave para culminar la rehabilitación.

Como los propietarios son músicos de cuerda, Alegría decidió incorporar la madera como material estrella de la vivienda. Este se traslada, por un lado, al pavimento de tarima de madera natural de roble, y por otro lado, a las carpinterías interiores y al mobiliario de tableros rechapados de abedul.

Ojo vivo foto: Paula Arroyo

La pareja adora el tacto de la madera, pero este material también mejora la acústica de la música.
Ojo vivo foto: Paula Arroyo
Como contrapunto, el uso del vidrio permite la entrada de luz sin perder intimidad.

Ojo vivo foto: Paula Arroyo

Ojo vivo foto: Paula Arroyo
Un volumen central alberga los núcleos húmedos, permitiendo recorrer la vivienda de forma circular.

Ojo vivo foto: Paula Arroyo

Ojo vivo foto: Paula Arroyo
Ojo vivo foto: Paula Arroyo
Ojo vivo foto: Paula Arroyo

Proyecto e información: Alegría Zorrilla y María Ramos, de ALE Estudio.