Los propietarios de este fabuloso ático de 100 m2 en la playa de San Juan (Alicante), querían un hogar útil, móvil, cálido y que a su vez pareciera amplio, con habitaciones muy privadas y zonas comunes muy visibles, manteniendo siempre las vistas al mar. Como toda pareja de recién jubilados, lo que buscaban ante todo era un lugar donde vivir tranquilos y disfrutar de esta etapa de retiro. Ubicada en un noveno, la vivienda se distribuye en una sola planta para evitar escaleras, pero lo mejor es la terraza de 70 m2. Aparte de las vistas al océano, esta zona incluye áreas de sol y sombra y un jacuzzi que promete convertirse en el rincón favorito.

La distribución, aun siendo obra nueva, era muy convencional: estancias aparentemente pequeñas, paredes blancas muy frías y varias puertas lacadas en blanco. La intervención, llevada a cabo por el arquitecto Daniel Tafalla, de Taff estudio, consistió en reorganizar toda la vivienda, aprovechando al máximo cada hueco y dotándolos de la funcionalidad exigida por los clientes.

Para ello, se crearon dos zonas muy diferenciadas en el hall de entrada, compuesto por lamas de madera de roble donde las puertas quedan totalmente ocultas, únicamente señalizadas por la luz que exhiben en la parte superior.

Rob García Fotografía

A la zona de día se accede desde el hall, a través de unas vidrieras de hierro y cristal correderas, dando opción a dejarlas abiertas para crear un ambiente único.

Para darle amplitud y calidez a la cocina, se dispuso un espejo como chapado frontal y se optó por un papel pintado gris efecto terciopelo en la zona de la isla. La encimera existente se reemplazó por una de granito galaxia de importación con canto grande para darle monumentalidad. También se integró en los muebles toda la zona de lavado e instalaciones.

Además, se creó una isla ''sándwich'' compuesta por tres capas: mueble de cocina, mesa de madera de pino lacada y encimera alta de granito galaxia. Con este diseño se consiguió crear más almacenaje, disponer de una zona cómoda con sillas bajas en las que pueden comer hasta seis personas, y un área libre de encimera a una altura de 92 cm.

Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía

El salón se configuró como la estancia más amplia de toda la vivienda. Dispone de una gran librería de DM lacada con retroiluminación, dos sofás coloniales con tachuelas realizados a medida, mesas de centro con patas de cristal y tableros de madera y cuarzo hechas también a medida, y un gran mueble para la televisión en color negro con chapa dorada, que deja pasar la luz y le da un aspecto liviano.

Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía

El comedor es una estancia acogedora compuesta por una gran mesa de patas de hierro con sobre de cristal, a juego con seis sillas y dos sillones tapizados.

También se añadió una alfombra de rombos de KP, una lámpara de Aromas del Campo y un gran cuadro.
Rob García Fotografía

En el aseo de cortesía, el uso de tonos oscuros constituye la clave del éxito. El papel pintado negro con raya ocre, el microcemento de la ducha con un ligero color oliva y la gran chapa dorada en el frontal del lavamanos, combinan que da gusto. Por otro lado, el escultural lavamanos nace desde el suelo, compuesto por una base de chapa de madera circular, un lavabo de mármol negro y grifería negra, todo diseñado por Taff estudio.

Rob García Fotografía
Rob García Fotografía

La habitación de invitados debía concebirse como un espacio polivalente, con una cama de matrimonio, almacenaje y zona de juegos. Para conseguir todo esto, se realizó un armario a medida lacado en verde con cama integrada oculta. El papel pintado se eligió a juego en tonos azules y verdes. Y por último, se ubicó un sillón cama color ocre en una esquina.

Rob García Fotografía

La suite es la habitación más colonial de la vivienda. En ella se encuentra una cama de 180 centímetros de ancho, aunque lo más destacado es la pared del cabecero, realizada con piezas zigzag de Orac Decor en color gris antracita para aportar profundidad. Un efecto potenciado gracias a la retroiluminación.

El resto de la decoración se compone por un cabecero de terciopelo beige, dos lámparas colgantes de Faro Barcelona y dos mesitas de Maison du Monde con tabla de mármol hecha a medida. Las demás paredes se ornamentaron con molduras y cuadros en color beige.

Rob García Fotografía
Rob García Fotografía

El tocador incluye una mesa de madera de roble con cajón oculto, un espejo lacado en dorado, dos bombillas frontales de Faro Barcelona y un taburete de terciopelo. En la pared, un papel de rayas azules y ocres continúa hacia el baño.

Rob García Fotografía

El baño alberga una ducha realizada con microcemento azul para dar ritmo al espacio, papel pintado y un chapado de piedra caliza en la zona de manos, ofreciendo un look natural.

Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía

LA TERRAZA INCLUYE MÚLTIPLES ZONAS DE ESTAR Y UN JACUZZI

Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía
Rob García Fotografía

Proyecto e información: Cortesía de Daniel Tafalla, de Taff estudio.