Si tuvieras el dinero y la oportunidad, ¿invertirías en un piso para alquilar o vender? Ya sabes, nos referimos a adquirir una vivienda viejuna y darle un lavado de cara para revalorizarla. Los propietarios de este piso construido en el año 1975 —una joven pareja—, decidieron invertir para ganar más dinero.

Con el objetivo de adecuar la vivienda a las necesidades del siglo XXI, y hacerla más atractiva para los posibles inquilinos-compradores, la pareja contactó con el estudio de home staging de Susana Abal, Desde Cero. Tras el desembolso de la compra, apenas les quedaba presupuesto para la reforma, así que se centraron en mejorar los puntos en los que más se fijarían los potenciales inquilinos, priorizando los baños y la cocina.

Pavimentos, paredes y carpintería: Se colocó un suelo vinílico en click en todas las estancias para crear un espacio unificado. Las paredes se pintaron en un tono blanco roto, y las puertas se lacaron a pistola en color blanco.

Consola de Muebles Room, cuadro de bienvenida de Maisons Du Monde.
mjbolboreta

Al tratarse de un piso joven, el recibidor se decoró con un estilo visualmente ligero y a la vez muy atractivo.
mjbolboreta

El salón tenía que ser el corazón de la vivienda, ya que contaba con un gran ventanal en el que entraba luz a raudales y ofrecía unas vistas magníficas a un campo y un río a pesar de estar en plena ciudad. El estilo nórdico fue el elegido para protagonizar la decoración, tan ligero como funcional.

mjbolboreta

Sobre el sofá, se añadió un decorativo de pampas creado por la interiorista. El color verde agua culminó el look, aportando grandes dosis de frescura.

Sofá KIVIK de IKEA. Cortinas y cesto de IKEA. Mesitas de centro y auxiliares, y alfombra, de Giffi.
mjbolboreta

Para ajustar lo máximo posible el escaso presupuesto, se conservaron los muebles y la mesa de la cocina, dándole un aspecto más fresco y actual. Además de reparar pequeños desperfectos, se ocultaron las tuberías con una falsa viga de pladur y se pintaron los viejos tiradores en color negro.

mjbolboreta

Por otro lado, el altillo de los muebles se cerró con una plancha de pladur para lograr un efecto visual más bonito. También se sustituyeron los viejos azulejos del frente de la encimera, se cambió el grifo, se aplicó a las paredes una pasta especial para ocultar los azulejos de las paredes y se pintaron.

Lámpara y sillas de Sklum.
mjbolboreta

mjbolboreta

La lámpara del lavadero se hizo con una campana natural resguarda alimentos de Casa Shop, y en la ventana se colocó brezo para darle un toque cálido y al mismo tiempo ocultar el calentador.

mjbolboreta

La vivienda contaba en origen con un baño y un mini aseo que no habían sido reformados, así que era fundamental realizar una reforma completa en ambos. Para el mini aseo se propuso la opción de crear un baño completo con ducha, tirando el tabique que lo unía a una despensa de obra en la cocina, y cerrando con una pared de pladur. Dicho y hecho, ahora la vivienda cuenta con dos baños completos totalmente nuevos.

mjbolboreta

Los muebles de baño son de Leroy Merlin.
mjbolboreta

Al contar con tres dormitorios, se convirtió uno de ellos en un vestidor que se ubicó en la habitación contigua a la principal. En la otra se creó un cuarto para invitados, colocando camas gemelas.

mjbolboreta
mjbolboreta

El espejo y la escalera del vestidor son de Sklum, y las guirnaldas decorativas de Maisons Du Monde.
mjbolboreta

El cabecero de la habitación principal se adquirió en Muebles Lufe.
mjbolboreta
mjbolboreta
Mesitas de Giffi y cómoda de IKEA con tiradores efecto cuero.
mjbolboreta

Los cabeceros se hicieron a medida cortando una celosía de jardín de Leroy Merlín.
mjbolboreta

mjbolboreta

La vivienda se alquiló a una joven pareja en la primera visita, ¡no nos extraña!

Proyecto e información: Cortesía de Susana Abal, de Desde Cero.