Hace algo menos de un año que Tatiana Nicol, diseñadora de interiores, encontró la casa de sus sueños. El piso está en París, en un edificio del siglo XIX de estilo Haussmann, y eran tantos sus atractivos que fue fácil enamorarse de él: tenía dos plantas, techos altos, balcones que se abren a la ciudad, suelo de madera, vidrieras, molduras decorativas… El único “pero” era que necesitaba una buena reforma para conseguir interiores luminosos y una distribución actual, que se ajustara al estilo de vida de la joven. Tatiana rediseñó los espacios y tiró paredes buscando ganar luz y amplitud. Ahora, en la planta baja se encuentran el salón con salida a la terraza, el estudio de la interiorista, la cocina, el dormitorio para invitados y un baño.
“Quería una casa que desprendiese felicidad”,
nos cuenta Tatiana. Y a la vista está que lo logró. Para su decoración, la interiorista partió de muebles y objetos que ya tenía. Piezas de distintos estilos y procedencias que debían convivir manteniendo cierto equilibrio y sensación de conjunto. Por eso, escogió un color de fondo que unificara el resultado. “Pinté las paredes de blanco, también para poder combinar colores potentes, así como diferentes materiales”, explica. Una mezcla con la que se consiguieron ambientes de gran riqueza visual. “¿Mis piezas favoritas? La verdad es que tengo muchas. Me resulta complicado elegir solo una, pero entre mis debilidades está la mesa de centro del salón, de mármol, que compré en una tienda de muebles de segunda mano. Y también, la de la cocina, que diseñé durante una época en la que estuve trabajando en Marruecos.

La planta superior se destinó a la suite de Tatiana: un dormitorio que se comunica con el baño a través de una puerta de cristal. En la zona de descanso, el cabecero de obra —revestido con azulejos zellige— es la estrella de la estancia. En ella, blancos, azules y grises crean un espacio sereno. “Para el baño, en cambio, quería un look distinto, algo más gráfico. Me apetecía jugar con materiales y texturas diferentes que, en un principio, nunca se me hubiera ocurrido mezclar. Pero ahora, viendo el resultado final, puedo decir que la combinación ha funcionado”, nos cuenta. Para aprovechar al máximo la luz natural que entra por la ventana, se abrieron dos hornacinas altas y estrechas en la pared que separa la zona de lavabos de la ducha. Espacios creativos y llenos de energía que reflejan la personalidad de su dueña.

El recibidor

Lámpara del recibidor, de Serax.
Pauline Legoff

Nada más entrar al recibidor, la casa ya muestra su magnífica estructura, con molduras que realzan la altura del techo y ventanas con vidrieras. “Por esos motivos y muchos más, este piso me enamoró”, cuenta Tatiana. No le importó que no hubiera sido reformado en décadas o que tuviera una planta típica de las construcciones del siglo XIX. La diseñadora de interiores se iba a encargar de renovar la vivienda por completo.

El salón

Lámpara de techo, de Mona Market.
Pauline Legoff

La decoración del apartamento de la diseñadora de interiores Tatiana Nicol es una fusión de sus raíces francesas y latinoamericanas. Se trata de un mix equilibrado y personal entre el encanto parisino y el estilo de vida argentino, con antigüedades, obras de arte, piezas de diseño, madera y fibras.

La mesa de centro es de Selency. Butaca blanca, de la firma Gubi.
Pauline Legoff
el piso en parís de tatiana nicol puf y banco de madera en el salón
Pauline Legoff
el piso en parís de tatiana nicol salón con chimenea
Pauline Legoff

En la zona de estar predominan el gris y el amarillo vivo —los dos colores del año 2021 elegidos por Pantone— con una sorpresa: el rosa amaranto. “Soy muy fan del colorido. Podéis verlo en el salón: el sofá, la alfombra, las obras de arte y hasta en la estantería, que pinté en rosa”, cuenta la interiorista y propietaria de la vivienda parisina.

Sofá, de Caravane. Mesa auxiliar, de Tatiana Nicol.
Pauline Legoff

La pintura rosa es de Ressource.
Pauline Legoff

Despacho/Escritorio

Mesa de escritorio y sillas, del estudio Tatiana Nicol.
Pauline Legoff

En todos sus trabajos como interiorista, la premisa de Tatiana es “hacer que los espacios cobren vida, transformarlos a través de la luz, el color, la imaginación…”. Y eso mismo hizo en su casa, dotarla de personalidad, ¡con mucha creatividad! Para comprobarlo, basta ver su estudio —sobre estas líneas—, situado en una habitación anexa al salón.

Cocina con comedor

Mesa y sillas, de Tatiana Nicol. Lámpara de techo, de Georges. Terrazo, de Carrément Victoire.
Pauline Legoff

La cocina es más amplia y luminosa tras la reforma, que la abrió al salón y al pasillo. “Aquí también mezclé colores y materiales: tonos rosas y blancos, muebles de maderas distintas, azulejos zellige en las paredes y un maravilloso suelo de terrazo que delimita el espacio y atrae todas las miradas”, cuenta la dueña.

Tatiana Nicol con su gato en la cocina.
Pauline Legoff

Pauline Legoff

El dormitorio

Azulejos zellige, de Emery & Cie.
Pauline Legoff

Las vistas a los tejados de París y la pared de la fachada inclinada hacen que el dormitorio de Tatiana sea una habitación muy especial. Es más luminosa gracias a la puerta de cristal que permite el paso de la luz natural desde el baño. “¿Y qué os parece el cabecero de azulejos? Quise aportar un toque de frescura, ¡y creo que lo conseguí!”.

Ropa de cama, de Merci Paris.
Pauline Legoff
Pauline Legoff
Pauline Legoff

El cuarto de baño

En firmas como Neolith® y Levantina encontrarás materiales para lograr un efecto similar al de la imagen.
Pauline Legoff

Amante de la creatividad en todas sus formas, el baño de Tatiana es un espacio único. Espectacular, el revestimiento blanco y negro que transforma la zona de lavabo en punto focal.

El lavamanos es un diseño de la marca italiana Cielo.
Pauline Legoff

El baño rompe con el clásico alicatado en la pared y luce un revestimiento con una gran fuerza visual. El lavamanos rectangular en azul empolvado, con esquinas redondeadas, pone el contrapunto soft a la zona del lavabo.

Plano de la casa

Hearst Infografía

Ideas para copiar

Piensa en la mejor distribución del salón. Si tu salón tiene terraza, uno de los primeros condicionantes a la hora de organizar los muebles serán sus puertas, pues deberás mantener el paso despejado. La chimenea será el siguiente elemento clave a tener en cuenta

Pauline Legoff

Con los muebles adecuados, cualquier terraza, por pequeña que sea, se convertirá en un ambiente cómodo y con mucho estilo. Tatiana optimizó la suya con una mesita y sillas plegables que forman un agradable rincón de desayuno.

Lámpara de mesa, de Made by Tinja. En la pared, una obra de Françoise Pétrovitch.
Pauline Legoff

Un piano en el salón, o cualquier otro instrumento, da un aire informal que invita a quedar y disfrutar de una divertida velada.

Lámpara, de Seletti.
Pauline Legoff

La cocina también puede ser un espacio coqueto y divertido. Reserva un rincón de la encimera para crear un pequeño bodegón que no reste demasiado espacio a la superficie de trabajo.

ILUMINAR LA COCINA

  • La clave para lograr un espacio funcional y, al mismo tiempo, crear una atmósfera agradable y acogedora, está en combinar diferentes tipos de luces.
  • Es importante partir de una iluminación general con focos downlight led empotrados en el techo o de superficie. Se deben colocar alejados de las paredes, alineados y separados entre sí por un metro y medio de distancia.
  • En la zona de trabajo, conviene tener una luz que permita cocinar cómodamente, sin forzar la vista.
  • ¿Vas a comer en ella? Instala una lámpara de techo que proporcione una luz directa sobre la mesa.
  • Pon focos bajo los muebles altos para iluminar la encimera y luces en el interior de los armarios si quieres encontrar lo que guardas en ellos a simple vista. Otra opción es colocar focos o apliques sobre los muebles altos para iluminar su contenido al abrir las puertas.


    Realización: Anne-Catherine Scoffoni.