El tiempo no pasa en balde. Hace mella en las viviendas, las desgasta y evidencia que lo válido décadas atrás, no lo es en la actualidad. Pero afortunadamente, con una reforma integral que cambie la distribución, elimine lo que se quedó obsoleto, recupere lo que sí las hace únicas, y actualice instalaciones, revestimientos, iluminación y carpintería, las casas renacen. Así sucedió en este piso cuyo proyecto de reforma e interiorismo firma The Room Studio, liderado por los interioristas Meritxell Ribé y Josep Puigdomènech. “Los propietarios hacía tiempo que seguían nuestra trayectoria y nos habían visto en publicaciones de revistas de diseño”, recuerdan, y por eso se animaron a contactar con ellos.
La casa, continúan, “es un bajo con patio interior, un piso muy antiguo
de una finca regia. Cuando entramos, estaba muy compartimentado y era oscuro”. A su favor tenía la ubicación, “en pleno corazón del Eixample de Barcelona, una zona muy emblemática por sus espacios urbanos singulares y su exquisita arquitectura”, que gustaba a sus propietarios. El potencial que supieron ver en él, les animó a reformarlo. En primer lugar hubo que realizar una nueva distribución de los espacios que se ajustara al estilo de vida de los dueños. La vivienda quedó dividida en dos áreas: la de día y la de noche. La primera es la “destinada a la vida social y en la que se encuentran: el salón, el comedor, la cocina y un salón secundario”, explican los interioristas. Este último “se diseñó como sala de proyección, muy ergonómica y recogida, destinada a ver la televisión en familia”. Respecto al salón principal, que comparte con el comedor el mismo espacio, desde el estudio señalan que ahora ambos “mantienen un diálogo abierto que se prolonga hasta la luminosa galería”, que se integra a través de dos amplios vanos por los que la abundante luz natural hoy ya sí entra a raudales.
Esta galería es un espacio también renovado después de haber creado “un entorno recogido y muy acogedor, empleando tonalidades suaves y tierra junto con elementos recuperados y notas de vegetación suspendida”, señalan Meritxell y Josep. El objetivo era conseguir en el piso “un rincón dedicado a la naturaleza, que se utilizara además como espacio de trabajo”. En cuanto a la segunda zona creada, la de noche, “se orientó hacia la calle y se acotó como el área destinada al descanso de los propietarios. En este ala se sitúan la habitación principal y el dormitorio de las más pequeñas de la casa, cada uno con su cuarto de baño incluido”. En la primera destaca la atmósfera apacible lograda con una paleta cromática neutra; en el segundo, las notas alegres de los tonos pastel.

Echa un vistazo a todas las fotos de la casa:

Salón comedor con galería

Lámpara suspendida y mesa de centro recuperada, de The Room Studio. Sofás: el chester es de Pilma, y el claro, de Crearte. Alfombra, de la firma Dac Rugs.
Mauricio Fuertes

“La ampliación de las áreas comunes y la apertura de las diferentes zonas” eran dos de los objetivos planteados en este proyecto de reforma e interiorismo firmado por The Room Studio.

En primer plano, butacas y reposapiés de ratán Monet, de la firma Sika-Design.
Mauricio Fuertes

“Se realizó una nueva redistribución de todos los espacios, amoldándose a las necesidades de sus propietarios”. Ahora disfrutan de un salón que ha ganado profundidad visual y real, pero también luminosidad porque se prolonga hasta la galería, integrada mediante dos vanos.

Mesa y sillas, de Fermob. Balda, de The Room Studio. Hidráulico, de Demosaica.
Mauricio Fuertes
La galería tiene espacio suficiente para organizar un rincón de desayuno, y abundante luz en caso de que teletrabajes.
Sillas, lámpara y espejo, de The Room Studio. Mesa Circle, de Ethnicraft. Jarrones, de Merc&Cia. En la estantería, escultura y cuadro, de Galería Victor Lope. Tarima Roble Tottenham, de Studio Parquet.
Mauricio Fuertes

El comedor, con buen diseño y atemporal, mantiene el esquema decorativo del salón con “el uso principal de materiales naturales y acabados pulidos”, señalan desde el estudio. A destacar como puntos clave para conseguir esa atmósfera apacible: la simetría del mobiliario a medida, que transmite orden; el aire señorial que adquiere el ambiente con el espejo y la falsa chimenea; y la nobleza y calidez que aporta la tarima de roble.

La puerta, que comunica el comedor y la cocina, destila elegancia con sus molduras y tiradores.
Mauricio Fuertes
Las puertas correderas de doble hoja elevan el nivel deco. Siempre que lo permitan los metros disponibles, apuesta por ellas.
Aparador, de The Room Studio.
Mauricio Fuertes
Un rincón arty. Sobre un mueble, créalo con una escultura y una obra enmarcada. Completa el look con una lámpara de sobremesa que destaque por su diseño.

Cocina con office

Muebles lacados, de Leicht. Lámparas, de Mullan Lighting. Grifo, de Franke. Los taburetes son de The Room Studio. Frigorífico, de Smeg. Azulejo Mallorca Cream, de Equipe. Pavimento de gres porcelánico Octógono Cabaret Nácar con tacos Dome Antracita; ambos, de Vives.
Mauricio Fuertes

Molduras ornamentales, encimera de mármol, grifería con estética vintage y un mobiliario atemporal componen una cocina inspirada en las más señoriales de hace décadas. La península que alberga el fregadero se prolonga en una barra de desayunos para adaptarla al estilo de vida de los actuales propietarios.

Monomando, de Franke.
Mauricio Fuertes
La grifería de la cocina tiene mucha más importancia de lo que crees. Si te gusta el estilo clásico, hay muchos con look vintage y tecnología actual.
Muebles y lámpara, de The Room Studio.
Mauricio Fuertes

“Se redistribuyeron todas las áreas de la vivienda ajustándose a las necesidades de los clientes”, explican Meritxell y Josep, el tándem de interioristas de The Room Studio que transformó esta casa. Atrás queda su distribución compartimentada, que la oscurecía. Ahora, la cocina tiene la amplitud que necesitaban y que ha permitido ubicar un office y comunicarlo con… ¿qué hay detrás de esas puertas con cuarterones? Un segundo salón que la familia utiliza para compartir momentos a diario y ver la tele. Dos espacios con mucho uso que quedan, así, conectados.

Sofás, de Ethnicraft. Lámpara, mesa, jarrones y cojines estampados, de The Room Studio. Alfombra, de Gan. Cuadro, de Galería Victor Lope.
Mauricio Fuertes
Un salón confortable y con óptima iluminación. Acogedor y contiguo a la cocina, este es el refugio familiar para charlar sobre el día o ver la televisión.

Dormitorios y baños

Papel pintado, lámparas suspendidas y cesta con forma de pera, de Ferm Living. Trona, de Stokke.
Mauricio Fuertes

“La habitación infantil se diseñó de modo que en un futuro pudiera separarse, creando dos cuartos independientes”, apuntan desde el estudio. Ahora es un espacio compartido por las niñas de 3 y 5 años, amplio y luminoso, en el que se han creado tres zonas: descanso, juegos y estudio.

Estantería modular, de la firma String Furniture. Apliques, de Sebra.
Mauricio Fuertes
En la zona de estudio la ecuación que gana: simetría + claridad = 10 en orden y decoración.
Cama, de Gervasoni. Mesilla, de The Room Studio. Lámpara, de Aromas del campo. La silla es de Artisan.
Mauricio Fuertes

“En el dormitorio principal se obtuvo un espacio limpio y sin distracciones, donde se respira una atmósfera confortable y cálida junto con una iluminación ambiental”, explican desde el estudio de reforma e interiorismo.

Mauricio Fuertes

Un baño con zonas separadas. En primer plano se encuentra la de lavabo, desde la que se accede a la de baño e inodoro, un espacio revestido con microcemento, excepto en la cabina de la ducha; las paredes de esta última se alicataron en rosa para crear una continuidad visual entre ambos espacios.

Mueble de lavabo, de The Room Studio. Grifos murales Study Exclusive, de la firma Tres Grifería, en color blanco. Lavamanos, de Bathco. Espejos Enter, de Ferm Living, con correa de cuero. Apliques Blush, de Northern. El zócalo alicatado se realizó con el azulejo Botero Rosa, de Matter, colocado en vertical.
Mauricio Fuertes

Un mueble de factura artesanal decorado con motivos florales es el protagonista absoluto de este cuarto de baño. En torno a él, piezas de diseño actual de líneas depuradas y un frente que añade pinceladas rosas, en armonía con las delicadas tonalidades del aparador.

Hearst Infografía