Esta casa entre medianeras se encuentra en uno de los barrios con más personalidad de Valencia, el Cabanyal. Aunque antiguamente no tenía muy buena fama, desde hace unos años se ha convertido en uno de los distritos de moda, conocido por su particular arquitectura, su proximidad al mar y sus múltiples bares de tapeo. La reforma integral y el interiorismo de esta vivienda —todo ello realizado por Nodopía—, buscaba respetar y potenciar su carácter intrínseco a la vez que aportaba espacialidad y luminosidad. Por ello, uno de los criterios de partida fue conservar los materiales existentes y mantener el espíritu de la arquitectura tradicional del barrio en la elección de los nuevos materiales.

fachada de estilo tradicional
Germán Cabo
fachada de estilo tradicional
Germán Cabo

Los claros protagonistas son la puerta de entrada de madera recuperada, y el ladrillo original que envuelve el espacio y que destaca gracias a la iluminación indirecta incorporada. Los nuevos materiales, las bovedillas y pavimento de barro, las carpinterías de madera y el azulejo de color que recuerda a las coloridas fachadas del vecindario, armonizan con los materiales originales.

Germán Cabo
Germán Cabo
Germán Cabo
Germán Cabo

Para agrandar los ambientes y potenciar la luminosidad de la casa, se trabajó en la ampliación de los límites visuales del espacio creando una doble fuga. De este modo, se generó una doble altura en el salón, y se liberó la vista hacia el patio desdibujando el límite entre el interior y el exterior.

Germán Cabo
Germán Cabo
Germán Cabo
Germán Cabo
Germán Cabo

Esta línea se diluyó gracias a la carpintería de cuatro hojas plegables que permitió abrir completamente el espacio interior hacia el patio, convirtiendo la zona de comedor y cocina en un porche al aire libre.

Germán Cabo
Germán Cabo
Germán Cabo
El patio es el corazón de la casa.

El suelo se revistió de la misma baldosa de barro usada en el interior y, con ella, también se construyó una pieza de apoyo que sirve de zona de lavado y paellero.

Germán Cabo
Las paredes blancas reflejan la luz aumentando la luminosidad del espacio interior.
Germán Cabo

La reforma integral de la vivienda también incluyó su rehabilitación energética, incorporando diferentes estrategias bioclimáticas y pasivas.

  • Se incorporó aislamiento térmico lo más continuo posible tanto en la cubierta como en las fachadas, pero respetando los elementos existentes como la fachada de ladrillo caravista.
  • La fachada del patio se resolvió con un sistema de aislamiento térmico por el exterior (SATE), y las nuevas ventanas son de altas prestaciones con carpintería de madera y vidrios bajo emisivos y de control solar en la fachada sur.
  • Para evitar las humedades por capilaridad —muy comunes en este tipo de casas en planta baja—, y aislar térmicamente el espacio interior, se elevó el suelo con un forjado sanitario. En verano, la ventana de la cubierta permite la ventilación cruzada de la casa disipando el calor que se acumula en la parte superior del espacio. En el patio, se instaló un toldo retráctil para proteger del sol este espacio y el gran ventanal de hojas plegables.
    Germán Cabo
    Germán Cabo

    Proyecto e información: Cortesía de Nodopía, Arquitectura y Diseño.