Una casa de arquitectura eduardiana con tres plantas y jardín

Los apasionados de la estética vintage y los espacios abiertos, encontrarán aquí el hogar de sus sueños.

cocina abierta con isla central y suelo de parquet en espiga
Pete Helme

Los propietarios de esta casa adosada de arquitectura eduardiana en Bristol, querían transformarla en el hogar de sus sueños. Originalmente, la propiedad se había dividido en dos grandes dúplex, así que tocó llevar a cabo una reforma integral. Con la actual distribución de las tres plantas, el recorrido comienza en una especie de mudroom ubicada en un cubículo acristalado con dos puertas de entrada, una amarilla y otra azul. La franja superior de este rincón destaca por las vidrieras con motivos florales que se extienden hasta la puerta principal, un detalle que nos acerca a ese estilo tan característico de principios del 1900.

Pete Helme
Pete Helme

El recibidor, decorado en blanco y azul grisáceo, se presenta majestuoso con molduras en los techos, un banco zapatero para la familia, una escalera georgiana con armarios integrados y un suelo de baldosas hidráulicas.

Pete Helme

En el aseo de la primera planta, sencillo y discreto, se optó por dejar las tuberías de cobre a la vista, a juego con los grifos y un espejo con cuarterones y marco metálico como un homenaje al estilo industrial.

Fíjate en que las baldosas son las mismas del recibidor.
Pete Helme

En el salón, los elementos originales como la chimenea de piedra, las molduras del techo o el suelo de parquet en espiga, conviven con muebles y detalles modernos como la lámpara de techo para dar lugar a un eclecticismo muy armónico, todo en el mismo azul que decora las escaleras del recibidor.

Pete Helme

La cocina-comedor se concibió como un espacio abierto y conectado al jardín para convertirse en el corazón de la casa, el lugar donde la familia pasa más tiempo. En medio de la estancia se colocó una isla central con encimera de madera y dos taburetes para las comidas informales. También destacan las puertas de vidrio estilo Crittall que potencian la luminosidad natural.

Pete Helme
Pete Helme
Pete Helme

El comedor goza de ese encanto rústico y acogedor de las casas de campo. Para darle forma se eligió un antiguo banco de madera y un par de sillas pintadas en un azul más intenso que genera contraste. En el centro, una robusta mesa de madera al natural queda rodeada por un par de tronas para los niños.

Pete Helme
Pete Helme

Siguiendo esa estética vintage que domina la decoración, el mueble de lavabo del baño principal es en realidad una vieja máquina de coser situada bajo una pila estilo farm house. A su lado, una bañera exenta de corte clásico en color verde, reposa sobre un suelo de baldosas hidráulicas.

Pete Helme
Pete Helme
Pete Helme

La misma bañera pero en un color turquesa oscuro con grifería dorada, protagoniza el dormitorio principal, transformada en un espacio de relax frente a la ventana. Las paredes, pintadas a dos colores, engañan al ojo al utilizar el blanco en la percepción de la altura. Junto a la cama, una cómoda de estilo francés en rosa pastel pone la guinda a una decoración de ensueño.

Pete Helme
Pete Helme

La habitación infantil mantiene las molduras del techo, pintando este último en color malva, y empapelando la zona inferior con un mural ilustrado con árboles para crear un ambiente de fantasía muy apropiado.

Pete Helme

Información: Cortesía de Berkeley Place.


This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas