Un elegante piso con alma industrial para una familia de 5

La escasa luz natural obligó a buscar soluciones en la elección de los materiales y elementos recuperados.

salón con suelo de mármol y dos butacas de diseño contemporáneo como rincón de lectura
José Arroyo

Este amplio piso de 200 m2 en el Ensanche de Bilbao, fue concebido para una familia de cinco miembros que buscaba una vivienda en el centro de la ciudad.

Desde el primer momento, fue necesario jugar con la distribución y combinar la luz natural con luz artificial, ya que el piso es de por sí bastante oscuro.

La vivienda está compuesta de un hall de entrada, un espacio abierto que integra la cocina y el salón-comedor, tres baños, un dormitorio principal, tres habitaciones infantiles, distribuidor y zona de ocio.

En el salón-comedor se encuentran dos estancias separadas por una estructura metálica y celosías de vidrio, que corresponden al tendedero y al aseo de invitados. De ahí, se accede a la zona privada que alberga los dormitorios.

José Arroyo

En cuanto a la decoración, se trabajó de manera más liviana a lo normal debido a la falta de luz. Por ello, se utilizaron materiales nobles y claros, como la pintura de las paredes. Además, se respetaron elementos puntuales como el hormigón de los pilares, o el hormigón en muros y techos recuperados del propio piso, otorgando así una sensación de calidez.

José Arroyo

El salón-comedor es la estancia principal de la vivienda. La zona del salón está compuesta por muebles muy rectos, un gran sofá y pufs con respaldo a juego. También cuenta con una zona de café, lectura y música junto al ventanal.

José Arroyo

Detrás del sofá, se ubica la zona del comedor con una gran mesa para diez comensales. Las cortinas —venecianas de madera—, dan un toque cálido y exótico a la simpleza, rectitud y sobriedad de la decoración utilizada. La iluminación general está apoyada con focos de superficie.

José Arroyo

La cocina está situada en el mismo espacio abierto que el salón-comedor. Los protagonistas del diseño son la madera color nogal y el gris grafito, tonos que proporcionan la calidez necesaria para fusionar la cocina con la zona del salón.

José Arroyo

El sistema de calefacción de suelo radiante permitió colocar un suelo cerámico de imitación a mármol blanco, que proporciona una sensación de amplitud, limpieza y ligereza, sin perder la esencia noble.

Las puertas de la vivienda son altas, de 2,11 metros de altura con casetones. También se jugó con el tema de la herrería, eligiendo las manillas y bisagras en negro para otorgar un carácter más juvenil.

José Arroyo
La vivienda tiene tres dormitorios infantiles decorados en blanco con cama nido, armario y escritorio.
José Arroyo

El dormitorio principal destaca por la moldura recuperada del techo, justo encima del ventanal. La estancia consta de una gran cama con un cabecero tapizado en gris y mesillas y cómoda de la marca Crisal.

José Arroyo
José Arroyo
José Arroyo

El baño principal se concibió como un espacio diáfano, con espejos retroiluminados. Los materiales, tanto en el suelo como en las paredes, son los mismos. ¿La clave? Subir el propio suelo a las paredes para no sobrecargar y no distraer la atención con diferentes materiales. De esta manera, todo el baño tiene una base neutra en la que solo ganan protagonismo los elementos añadidos, en este caso, los muebles, los complementos y los textiles.

José Arroyo
José Arroyo

Proyecto e información: Cortesía de José Arroyo.


This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas