Este pequeño apartamento de 50 m2 situado junto a la playa de Pals, en plena Costa Brava, necesitaba una reforma parcial y una decoración encantadora para combatir su aspecto frío. Para ponerlo a punto, Dara Díaz, responsable del estudio de Nice Home Barcelona, nos cuenta que tomaron como punto de partida la sustitución del suelo que tenía la vivienda, por un precioso porcelánico imitación parquet, muy resistente y de aspecto cálido. Además, se pintó la carpintería en blanco al igual que las paredes, para que la luz natural se reflejara y potenciara. Los espacios se redistribuyeron e incluso se pudo incluir una barra de madera realizada a medida y diseñada por Nice Home que enamoró completamente a los propietarios. Un detalle simbólico que mantiene la ansiada sensación de ligereza delimitando ambas zonas.

MUCHA LUZ NATURAL: SALÓN, COMEDOR Y COCINA

Una gran ventaja a la que se sacó todo el partido fue el gran ventanal que comunica con el exterior, hoy protagonista y foco de luz natural intencionadamente. La elección de los blancos también para tapicerías y mobiliario fomenta el libre flujo de la luz. El espacio se aprovechó al máximo, pero sin agobiarlo, dotándolo además de un alegre estilo playero, sin excesos, a base de tonalidades claras, madera natural y textiles en azules y blancos; una gama muy mediterránea.

Eric Pamies

La colocación de los muebles adosados a las paredes posibilita que la luz fluya libre hasta la cocina. La barra se completó con unos taburetes de enea y dos lámparas colgantes de fibra natural.

En el estar, sofá Holmsund y alfombra de fibra, de Ikea. La mesa de centro y la de comedor son de Maisons du Monde, y las sillas de Ikea. La lámpara de pie es de Vackart.
Eric Pamies

Sobre una base neutra se jugó con detalles marineros y cojines azules, para alcanzar esa sensación de casa en la costa tan deseada.

Interior y exterior se funden gracias al gran ventanal y a los ligerísimos visillos blancos que lo visten.
Eric Pamies

Contar con mucho espacio de almacén en la cocina fue fundamental, para poder mantener así todo en perfecto orden y despejado. Al disponer de tan pocos metros y, además, todo compartido en un mismo espacio abierto, no se concebía dejar prácticamente nada a la vista. Los numerosos armarios de cocina fueron los mejores aliados en este sentido.

Eric Pamies
Los detalles en madera y fibras ayudan a crear dinamismo en la decoración y poner una nota cálida.

MERECIDO DESCANSO: DORMITORIOS

En sintonía, los dormitorios se decoraron buscando la calma y el sosiego, con mobiliario en maderas muy claras para el de matrimonio, y blanco para el de los más pequeños. Los textiles, en ambos casos, son los encargados de poner una nota decorativa y refrescante, buscando siempre un look que invite al descanso en este apartamento tan alegre y veraniego como apetecible.



Cómoda y flexo, de Maisons du Monde. Silla, de Kenay.
Eric Pamies

Las literas son excelente solución para acoger a dos hermanos en poco espacio. Aquí se eligió un modelo de Banak Importa en blanco para aligerar.

El cabecero es de Lo de Manuela. La lámpara y los cuadritos de peces son de Maisons du Monde.
Eric Pamies

Asombra lo apetecible que puede resultar un dormitorio tan sencillo como éste, de base totalmente blanca. La colcha y los cojines a rayas, sumados al cabecero de madera natural, son los responsables de tanto acierto.

Eric Pamies
Jugar con el color de la mano de los textiles es un recurso económico y fácil de cambiar según la temporada.

BAÑOS A TONO CON LA CASA

Mueble, de Ikea.
Eric Pamies

La combinación de azul, blanco y madera de toda la casa se prolongó en el baño, jugando con un zócalo a media altura y un mosaicos como pavimento.

Eric Pamies

La cocina abierta al salón-comedor y separada por una barra fue el mayor logro en la reforma de este piso. La unificación del suelo y la correcta elección del mobiliario completan con acierto su aspecto final.

ESTILISMO: NICE HOME.