Esta es la casa de una joven familia que necesitaba adaptar el espacio a sus peques

Su diseño moderno y minimalista te conquistará.

Casa familiar de diseño contemporáneo y minimalista en Valencia
Diego Opazo

De la mano de Belén y Antonio, una pareja con dos niños de 1 y 3 años, surge este proyecto situado en la capital del Turia. Desde el principio, el reto consistía en adaptar el espacio siguiendo un ambicioso programa que resolviera las necesidades de esta joven familia en poco más de 90 metros cuadrados.

Un dormitorio principal con vestidor y baño completo integrado, dos dormitorios infantiles, una zona de despacho, un segundo baño completo con bañera, salón, comedor, cocina y lavadero interior.

La ajustada dimensión de la vivienda implicaba optimizar la distribución, reduciendo al máximo las zonas de paso y tratando de hacer habitable y funcional cada rincón.

Todo el área de día se resuelve en un solo espacio, persiguiendo un concepto abierto para lograr mayor amplitud en las partes de la vivienda donde realmente se hace más vida y buscando que la luz de fachada llegue a bañar la totalidad del mismo. Esto propicia no solo una visión más moderna, sino también mayor interconexión entre la familia durante el día a día.

Diego Opazo

El recibidor se integra en la propia cocina, quedando reducido a un pequeño paso junto a la isla.
Diego Opazo

El mobiliario en L, el cuerpo central y una pequeña barra para desayunar delimitan el área de cocina, conformando un volumen de color gris topo, acotado a su vez por un pavimento porcelánico imitación pétrea que matiza el conjunto gracias a sus sutiles vetas blancas. Por otro lado, las columnas esconden el paso hacia la zona de servicio, una pequeña galería interior que absorbe las irregularidades morfológicas de la planta y da servicio de lavandería y planchero.

Diego Opazo

El salón-comedor se adueña de la parte más luminosa y desahogada de la vivienda. Un gran almacenaje central de líneas puras en tonos blanco y negro contrarresta el aire sofisticado procurado por las molduras y los elementos de iluminación con toques en dorado que acompañan a la totalidad de la vivienda.

Diego Opazo
Diego Opazo
Diego Opazo

Una apariencia refinada que se conjuga con un guiño de aspecto industrial materializado en el pilar de hormigón visto y en las puertas de vidrio texturado con cuarterones metálicos en color negro.

Diego Opazo

ZONA DE NOCHE

Mientras, la zona de noche queda tradicionalmente más compartimentada debido a la propia situación familiar.

Diego Opazo

El dormitorio principal se ve singularizado por la incorporación del baño como un gran cubículo acristalado que deja entrever su cuidado diseño.

Diego Opazo

El tratamiento conferido a esta pieza lo asemeja a un lenguaje más propio de una habitación de hotel, enfatizando la interconexión de espacios.

Diego Opazo

Diego Opazo
Diego Opazo
Diego Opazo

HABITACIONES INFANTILES

El resto de estancias se sitúan en un segundo distribuidor, convertido a su vez en zona de estudio y conformando así un área destinada a los más pequeños.

Diego Opazo

A fin de ampliar visualmente este espacio, y siguiendo con el objetivo de conectar las distintas salas, se opta por un cerramiento permeable, una corredera de vidrio modulada por perfiles negros que además de delimitar el espacio, actúa como elemento decorativo.

Diego Opazo

Las habitaciones de los niños vuelcan a la fachada principal, por lo que disfrutan de mayor luz natural. Ambas estancias se caracterizan por la introducción del color como elemento diferenciador.

Diego Opazo
Un suave tono maquillaje y un verde agua distinguen las zonas de almacenaje.

Diego Opazo

Interiorismo e información: Cortesía de Manuel García Asociados.


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas