La casa de la decoradora Claudia López Pella es un escenario claro y sereno

Poco a poco, gracias a sus ideas y buen gusto, su casa ha ido ganando en confort y personalidad.

La diseñadora de interiores Claudia López Pella consiguió hacer de su casa un lugar muy personal, con una decoración serena y natural que transmite calma y frescura a la vez. Hace algo menos de cinco años que la joven dejó el piso donde vivía con su familia, para independizarse y montar su primer hogar.

Situado en una zona residencial al norte de Madrid, el piso tenía muchos puntos fuertes. "Entre ellos, la abundante luz natural que recibe", nos cuenta Claudia. "Todas las ventanas de la casa, incluso las que no dan a la terraza, son hasta el suelo, con lo cual es muy luminosa". Pero también sus dimensiones, unos 80 m2, y una distribución racional y equilibrada, lo convertían en una vivienda perfecta para ella.

SALÓN

En la decoración del salón, piezas de estilo nórdico se combinaron con muebles étnicos de madera maciza, como las mesas, procedentes de la India, y las baldas de olmo reciclado, de Mulet Shop.

Miriam Yeleq
Un banco, apoyado en la pared, se completó con varios cojines en el respaldo y un par de colchonetas.
Cojines a rayas, de Kenza & Co.
Miriam Yeleq

Detalles en madera natural y plantas verdes hacen de hilo conductor en toda la decoración.

TERRAZA

Cojines de colores, de Kenza & Co.
Miriam Yeleq

ESCRITORIO (RINCONES APROVECHADOS)

Escritorio, de Modern Living.
Miriam Yeleq

Un pilar maestro se convirtió en un elemento de transición idóneo para delimitar la zona de trabajo del resto del salón sin tabiques divisorios.

COMEDOR DEL MISMO ESTILO

Las plantitas pequeñas son de Colvin; el resto es de Ikea.
Miriam Yeleq

Para el comedor, se escogió una mesa redonda, de Kenay Home, y se acompañó de cuatro sillas idénticas, de Regalos Miguel, también en blanco y madera.

La pared del comedor se decoró con una composición de troncos de madera, en lugar de cuadros o láminas.


RECIBIDOR MINI

Estantería de Hannus BCN.
Miriam Yeleq

Para el pequeño recibidor se escogió una estantería baja con ruedas que la dueña se encargó de lijar hasta darle un aspecto envejecido que encajase con la decoración.

COCINA PRÁCTICA Y COMPLETA

Miriam Yeleq
En la cocina, el color negro de la encimera y del suelo crea un constraste muy elegante con el mobiliario blanco.

Los muebles de la cocina son de frentes lisos y sin tiradores y los colores elegidos potencian su aire moderno. Es un espacio cómodo y funcional, con una atmósfera distendida perfecta para reunirse con los amigos.

Jarrones, de la colección Godtagbar, de Ikea. Tipo lechera, 15 €;con asa, 15 €, y sin asas, 9 €.
IKEA

DORMITORIO CON UN TOQUE RÚSTICO

Cabecero de Hannun BCN. Mapamundi de Enjoy. Las mantas son de Ikea.
Miriam Yeleq
A MODO DE MESILLA: Una estantería escalonada sirve para guardar desde libros hasta fotografías y recuerdos.

Detalles en madera, como el cabecero y el mapamundi, dan carácter al dormitorio.

CUARTO DE BAÑO

Todo, de Ikea.
Miriam Yeleq
Unas cestas de fibra, el espejo y un mueble de madera aportan calidez y rompen el monocromatismo del blanco.

El espacio que quedaba libre entre el inodoro y el lavabo se aprovechó con un carrito de madera en el que organizar toallas y productos de aseo. Bajo el mueble de lavabo volado se colocaron dos cestos de fibra.

PLANO Y CLAVES DE LA REFORMA

plano
Miriam Yeleq
Los 80 m2 de la vivienda se distribuyen en un gran salón-comedor, la cocina, dos dormitorios y dos baños. El piso cuenta, además, con una estupenda terraza de 27 m², en la que se creó una zona de estar con un sofá rinconero.

UN PISO PARA ENTRAR A VIVIR

La propietaria compró el piso sobre plano a través de una promoción de viviendas y no necesitaba reformas ni cambios estructurales. Amplia, de planta moderna, con un suelo porcelánico que imita madera y las paredes pintadas en blanco, solo tendría que pensar en su decoración y en cómo dotar a los interiores de un estilo que reflejara su personalidad. La tarea no le iba a resultar difícil, pues su amplia experiencia en el diseño de interiores sería su mejor ayuda. Eso sí: lo haría sin prisas, con muebles bien escogidos que fue comprando poco a poco y que no dudó en combinar con piezas recuperadas, como las mesas del salón, que eran de sus padres. Lo cierto es que a la dueña, como buena amante de la decoración, le gusta renovar el look de su casa de vez en cuando.

Si nada más instalarse en su nueva casa Claudia apostó por un gusto nórdico, actualmente domina una mezcla de estilos.

Como nexo de unión, la madera: diseños actuales en color blanco, de Ikea y Kenay Home; piezas étnicas procedentes de la India, y detalles en acabados naturales, de firmas como Mulet Shop, Hannun BCN y Enjoy de Wood. En cuanto a la gama de color, las telas lisas en blanco, gris y beis se combinaron con discretos estampados en tonos más animados. Todo ello, unido a las plantas naturales y a los complementos de fibras vegetales repartidos por distintos puntos de la casa, contribuye a crear una atmósfera tranquila y relajante. Sin duda, ambientes personales y súper confortables.

@claudialp

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas