Una casa centenaria abierta, luminosa, alegre y con toques vintage

A los abuelos de esta joven interiorista les sorprendió que su nieta quisiera vivir en la casa familiar centenaria, deteriorada y lejos del centro de Santander. Ella les contó sus planes de reforma y… así ha quedado.

La casa de Luana: Entrada
David Montero

Nada más terminar los estudios de interiorismo, hace poco más de cinco años, Luana entró a formar parte del equipo de Aedificare, una reconocida empresa santanderina experta en diseño de interiores y reformas integrales. Pronto empezó a ver cómo sus diseños iban tomando forma, pero tenía en mente el que por entonces era el proyecto de sus sueños: diseñar su propia casa. Algo que tampoco tardaría en hacerse realidad. “Cuando decidí irme a vivir sola, empecé a buscar pisos de alquiler, pero lo que veía no me gustaba nada, y si me planteaba comprar, los precios se disparaban”, nos cuenta. Hasta que un día comentó a su familia:

“¿Y lo bien que quedaría la casa de los abuelos con una buena reforma?”

Luana nunca había imaginado que iba a vivir en “la casa del Monte”, como la llaman en su familia. Fue construida por su tatarabuelo, y ha sido ella, interiorista de profesión, quien la ha rehabilitado.

Salón - comedor - cocina

El salón, alegre, invita a quedarse: las sobremesas con amigos se alargan y dan paso a tardes de risas en la zona de estar. Y lo mismo sucede si no hay nadie más en casa.

Sofá, de Ikea. Mesas de centro, de Muebles Comodé. Cojines, de Pepe Peñalver. Plantas y flores, de Floristería Lucrecia Santander.
David Montero
“Cuando estoy sola me encanta sentarme en el sofá, frente a la chimenea, a leer o ver Netflix. No sé por qué, pero aquí me siento tranquila, me relajo después de una semana de trabajo y recargo pilas”.

David Montero

Ninguna pared se interpone entre el salón y la cocina. Aunque la joven propietaria reconoce que no guisa mucho, disfruta organizando reuniones con los amigos. Le gusta sorprenderles con alguna receta nueva “de esas rápidas y muy apetecibles que se ven por las redes sociales”, nos cuenta. Por eso diseñó una cocina visualmente ordenada, con electrodomésticos integrados. La barra de desayunos aporta calidez y la separa del salón.

Perchero en forma de palmera, de Muebles Comodé. Abrigo, de La Folie Santander.
David Montero

Donde antes había una chimenea de leña, abierta, ahora hay una eléctrica.

Aparador, de Ikea. Jarrones y adornos, de Doméstica Santander.
David Montero
“Al principio la quité y luego, con la reforma terminada, me arrepentí y volví a instalarla. Entonces la firma Hisbalit lanzó una colección vintage de mosaicos y el color rosa me pareció perfecto para mi salón. El espejo que hay sobre la embocadura es un regalo de mi jefe”.

Las telas utilizadas en las sillas son de La Tapicera. Alfombra, de Ikea.
David Montero

“Más bonita no podía ser”, nos cuenta la propietaria refiriéndose a la mesa de comedor. “Me la hizo mi abuelo, que era herrero, tal y como yo se la pedí”. Grande, para reunir a los amigos y para trabajar: sacar sus pinturas y ocuparla por completo en un momento de inspiración. Para acompañarla, combinó unas sillas antiguas —que se lacaron en blanco y se tapizaron de nuevo—, con otras de diseño nórdico, en color negro.

Muebles, de Delta Cocinas. Complementos, de Doméstica Santander. Las plantas son de Floristería Lucrecia Santander.
David Montero

Fan del negro. “Me encanta este color. Es elegante y me apetecía mucho incluirlo en la decoración de mi casa”, explica la propietaria e interiorista. Y así lo hizo, ya que está presente en algunas piezas del mobiliario y en la cocina.

Dormitorio y cuarto de baño

Dos puertas correderas de madera con cuarterones de cristal independizan el dormitorio de la zona social de la casa. La interiorista colocó unos visillos que aportan intimidad a la habitación sin hacerla perder claridad.

Cerramiento acristalado realizado por Carpintería La Nogalera. La mesita a modo de mesilla es de Muebles Comodé.
David Montero
“En realidad, no hay nada que esconder. Si alguien visita mi casa, quiero que se sienta como en la suya, que disfrute de todas las estancias igual que lo hago yo”, nos explica.

Los cojines, textiles y plaids en tonos pink & mint son de la firma Pepe Peñalver.
David Montero

Dos iconos de la historia. Uno de diseño, el sillón Emmanuelle, y otro del feminismo, Frida Kahlo, aportan un plus de personalidad. “Siempre quise tener un sillón de mimbre en mi dormitorio. Me lo regaló una persona especial para mí”, nos cuenta Luana. La joven es una apasionada de la vida y obra de la célebre pintora mexicana, y en su casa hay muchos libros y láminas de la artista. ¡Incluso su gata se llama Frida!

Maceteros, de Ikea. Espejo, de Primark. Lavabo, de Bathco. Plantas, de Floristería Lucrecia Santander.
David Montero
“Cuando vi estos maceteros de macramé, no dudé en comprarlos para el baño. Me recordaron a unos que había en casa de mi abuela, en la galería. Los había hecho mi padre cuando era pequeño, en alguna clase extraescolar”.

IDEAS PARA COPIAR

Zapatero en el vestidor

Calzado y bolsos, de La Folie Santander.
David Montero

¿Cómo guardas tus zapatos? ¿Arrojados unos encima de otros? ¿En cajas que no revelan su contenido? Fíjate que fácil es tenerlos todos —o al menos, los que más uses— sin estropearse, en una estantería.

Techos con vigas

David Montero

Aunque tu casa sea de nueva construcción, las vigas no tienen por qué serlo. En almacenes de derribo o carpinterías que trabajen con maderas antiguas encontrarás viguerías de antaño.

Decorar con plantas

David Montero

Recurre al encanto que tienen las plantas para dar un toque green a la decoración. Además, purifican el aire y controlan la humedad en el interior. Pon una o dos macetas grandes en el suelo y reparte otras más pequeñas en la mesa de centro y en muebles auxiliares o repisas.

Furor por el millennial pink

David Montero

Seguramente ya te habrás dado cuenta de que el color rosa inunda la deco de Instagram. Lo has visto en textiles y complementos, pero también en butacas y sofas. En esta casa, además, reviste paredes.

Revestimientos cerámicos

Azulejos, de Porcelanosa. Menaje de cocina, de Doméstica Santander.
David Montero

¿Te gusta la cerámica decorada pero temes que te pueda llegar a cansar? En ese caso, decídete por diseños discretos y atemporales.

Textiles y colores

Cojines, de Pepe Peñalver.
David Montero

Los cojines son un must para añadir viveza. Fíjate en estos. El irisado alterna el lima y el azul petróleo que vemos en los dos lisos. De ahí que el conjunto resulte tan armónico.

PLANO DE LA VIVIENDA

Hearst Infografía

Situada en la localidad santanderina de Monte, la casa la construyó su tatarabuelo hace casi doscientos años. “La planta baja era la cuadra; la primera era la vivienda, y encima había un pajar”, nos explica Luana. “Aquí venía con mi abuelo a ver a mi bisabuela Yuca. Recuerdo que me daba onzas de chocolate negro y que la casa siempre olía a café recién hecho”. Con el beneplácito de sus abuelos y de su tía, la joven comenzó la rehabilitación.

“¡Hubo mucho trabajo!”, nos cuenta. Pero cuatro meses de obras después, la casa de Monte ofrece una nueva imagen. Sus 70 m2 se distribuyen en una zona social diáfana, un baño y su dormitorio, que cuenta con un vestidor. Y es que tenía tan claro lo que quería… Era su primera casa e iba a ser para ella sola, para disfrutarla con quien quisiera, sin limitaciones. “Mis amigos saben que aquí se respira mi verdadero yo, mi espacio, mi tranquilidad. Mi casa es suya siempre que quieran…”, nos explica. “Me encanta verla llena de gente, pero también disfruto mucho de mi soledad”.

La decoración revela pistas sobre cómo es ella: admiradora de Frida Kahlo, amante de los detalles vintage, de las piezas especiales con historia, y muy habilidosa a la hora de recuperar muebles de mercadillos o de rastrear por Wallapop hasta dar con tesoros deco. Luana ha conseguido un espacio propio en el que relajarse y desconectar, un lugar lleno de anécdotas que contar, donde sus amigos son bienvenidos.

Realización: C. Rodríguez Goitia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas