La casa de la interiorista Tine Kjeldsen en Mallorca es el mejor ejemplo de Slow Deco

La casa de vacaciones que la diseñadora de interiores danesa Tine Kjeldsen tiene en España, está en Mallorca. Tan atractiva como su marca, Tine K Home.

la casa en Mallorca de Tine Kjeldsen, dueña de Tine K Home
GREG COX

Un día soleado de diciembre, de hace unos años, la diseñadora de interiores danesa Tine Kjeldsen estaba en Palma visitando a un cliente cuando llamó su atención un apartamento del animado barrio de Santa Catalina, del que colgaba el cartel de Sa Vende en la fachada. Hacía esquina, era luminoso y tenía unos encantadores balcones con barandillas de hierro y persianas de madera típicas mallorquinas. Inmediatamente decidió que tenía que echar un vistazo y, al entrar, se enamoró de él en el acto a pesar del mal estado que presentaba después de haber estado desocupado durante algún tiempo. “Estaba claro que el apartamento necesitaba amor”, dice Tine, y eso es exactamente lo que recibió en forma de una cuidadosa renovación que ha revitalizado el espacio y lo ha convertido en un apartamento de vacaciones para la diseñadora, su marido Jacob Fossum, y sus tres hijos, Klara, Tilde y Konrad.

Escalera con barandala
Cesta, de Tine K Home.
GREG COX

Es probable que el encanto de las escaleras del edificio inspirara a la diseñadora la decoración de su hogar mallorquín. Su elegancia, texturas y naturalidad se han trasladado a los interiores de la casa.

GREG COX

La puerta de entrada al apartamento se abre hacia un pasillo y las habitaciones, que se adivinan llenas de luz. La baldosa hidráulica, las puertas de madera oscura y las molduras en el techo son elementos originales de la vivienda que, con acierto, se han conservado. Acabada la reforma, su presencia embellece los espacios.

UN SALÓN APACIBLE

La mesa de centro y el resto de los muebles, son de la firma Tine K Home.
GREG COX

Las paredes enlucidas, no pintadas, presentan una textura única y múltiples matices en contacto con la luz natural. Es en este espacio depurado donde el pavimento vintage —todo un hallazgo descubierto durante las obras— que permanecía oculto bajo otro menos atractivo, cobra máximo protagonismo.

GREG COX

El tiempo parece haberse detenido en el comedor, que adquiere un look romántico —un punto retro y teatral— con el juego de luces y sombras creado por la mallorquina de lamas. Cada mueble tiene interés visual por sí mismo, aunque los sillones con su diseño envolvente atraen las miradas.

GREG COX

Respetar las señas de identidad de la casa —molduras, carpintería y pavimento— ha permitido a la interiorista y propietaria disponer de un escenario que destila autenticidad. Un rasgo que ella ha potenciado con muebles artesanales, realizados en ratán y bambú, y la intencionada depuración del espacio conseguida con las paredes desnudas.

GREG COX

El comedor se refleja en uno de los espejos del salón, con moldura de chapa metálica. En la apuesta decorativa de la diseñadora, las piezas contadas logran que la luz realce el espacio y las texturas.

GREG COX

La sencillez natural y la limpieza visual del estilo nórdico, con pocas piezas pero bien elegidas y tejidos ligeros, han convertido un antiguo piso mallorquín en una vivienda actual, con un aire relajado. Se encuentra en el animado barrio de Santa Catalina, en Palma, a poca distancia del centro histórico.

UNA COCINA SOFISTICADA Y ÚTIL

Práctica y sencilla, la nueva cocina —de líneas simples y depuradas— de Tine y su familia ha conseguido un equilibrio entre funcionalidad y estética. Antes de la obra estaba junto a la entrada y era más grande, pero ahora ese espacio se ha destinado al dormitorio de los niños. Tine lo explica: “no queríamos cocinar tanto, con todos estos encantadores restaurantes a nuestro alrededor”, en alusión a los locales del barrio de Santa Catalina.

GREG COX

En la cocina, el color negro en algunos detalles contrasta con el mobiliario blanco, al que dota de elegancia y un aire contemporáneo. Con este dúo cromático que define el estilo escandinavo, el espacio se mantiene ordenado y limpio visualmente. A destacar, el estante extralargo para guardar el menaje de más uso y la perfecta integración en la pared de una nueva ventana —que permite el paso de la luz natural al cuarto de baño— y resulta muy decorativa por su color, proporción y diseño.

Tiradores de cuero, menaje y lámparas, de Tine K Home. Grifería, de la firma Grohe.
GREG COX

DORMITORIO INFANTIL: SILENCIO SE DUERME

La misma quietud y aire slow que se perciben en toda la casa también está presente en el dormitorio de los niños.

GREG COX
“Nos encanta este estilo de vida sencilla”, dice Tine refiriéndose al que hacen cuando viajan a Mallorca. Una decoración serena lo demuestra en cada ambiente del piso.

EN EL DORMITORIO: TONOS PARA EL RELAX

La carpintería oscura y el pavimento hidráulico unifican los ambientes y dan cohesión al proyecto de interiorismo. Ambos logran un tercer efecto en la casa: crear espacios armónicos que transmiten sosiego.

GREG COX

Con una original composición de espejos y apliques negros de brazo largo, en este dormitorio nadie echa de menos el cabecero…

Cama sin cabecero
GREG COX

La colcha en grises empolvados y las flores Liberty en los cojines completan la decoración.

CUARTO DE BAÑO: MENOS ES MÁS

El cuarto de baño mantiene el mismo esquema decorativo del resto de la casa, pero aquí, en este espacio de reducidas dimensiones, piezas como el lavamanos de piedra o el aplique de hierro adquieren mayor relieve y tienen más impacto en la decoración.

GREG COX

El pavimento a rayas, de origen marroquí, es nuevo y forma parte de la colección de Tine K Home.

IDEAS PARA COPIAR EN TU CASA

En bandeja de latón.

Propuesta arabe
GREG COX

La fusión de estilos deco es una realidad en interiorismo que mezcla muebles y/o detalles de origen y épocas diversos, también artesanía. En la propuesta marroquí de Tine, el té se acompaña de brevas.

Sí a los tejidos ligeros.

GREG COX

Lino y algodón son naturales, transpirables y agradables al tacto ¡y a la vista! Protege el sofá de tu segunda residencia con una funda. Si es blanca, dale vida con un plaid y cojines en otro tono. Sutil y chic, este contraste con la gama de grises a la tiza.

El encanto de la cerámica.

En una casa de vacaciones, la simplicidad en la decoración ayuda a tener más tiempo libre, pero incorporar detalles artesanales como estos denota personalidad y estilo.

GREG COX

La vivienda, que hubo que reformar, es en muchos sentidos una expresión perfecta de Tine K Home, la firma de decoración que fundó con Jacob en 1999, en la que han creado una mezcla única de simplicidad escandinava con influencias francesas, asiáticas y marroquíes.

Con el estilo que Tine ha decorado su acogedora residencia de vacaciones, los ambientes comparten una atmósfera elegante y relajada, en línea con la sensación general de su marca, pero dada su ubicación, su look es algo más relajado. “En Palma es más boho combinado con nórdico, simple y natural”, apunta Tine, para después añadir que en ella se siente bien, como en casa: “Nuestro hogar español es nuestro segundo hogar y un lugar donde toda la familia puede relajarse”.

TIPS DE LA DECORACIÓN SLOW
Descubrir esta casa en Palma es conocer otra realidad del estilo nórdico, nada fría y relajante. El hogar que la diseñadora danesa Tine Kjeldsen tiene en Mallorca apuesta por la sencillez y ritmo pausado que imprimen el mobiliario de ratán y bambú, los tejidos naturales, la decoración sin artificios y la desnudez de las paredes.
Sus recursos más valiosos: el mix de texturas y una paleta cromática neutra, que han realzado la sobriedad de la carpintería retro y la belleza de las molduras ornamentales. Con ellos y los suelos hidráulicos recuperados, ha trazado un interiorismo de una elegancia atemporal, confortable y depurado, que transmite bienestar y contagia su serenidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas