En este piso de 58 m2 destaca el gran espacio abierto del salón

Esta vivienda madrileña está de estreno. Deshabitada durante años, hoy presume de una distribución más funcional, que da protagonismo a las zonas sociales de la casa, y de un interiorismo súper cálido y atemporal, con toques que le aportan un estilo muy particular.

Piso en Madrid 58 m: Salón con cocina abierta
Miriam Yeleq

Este piso reformado y su decoración es un ejemplo claro de que una casa en la que no vive nadie no tiene por qué ser un lugar frío e impersonal.

El estudio Luisjaguilar Arquitectura y la interiorista Paula Balboa forman el equipo perfecto para transformar casas antiguas en lugares modernos y cómodos, dotándolas de un estilo muy particular. Así lo hicieron en esta casa, ubicada en el sur de Madrid, propiedad de la empresa de apartamentos de alquiler Olala Homes. Además de estar deteriorada, su distribución no se ajustaba al estilo de vida actual. Se tiró todo y se diseñó partiendo de cero.

Echa un vistazo a todos los ambientes de la casa:

UN SALÓN AMPLIO

En la zona de estar se colocó un sofá con chaise-longue, de TapiDisseny, adosado a la pared, para no tapar las vistas ni el paso de la claridad. Las cortinas son de Atanara.
Miriam Yeleq

Tras la reforma, todas las estancias de la zona social -salón, comedor y cocina- se ubican en la parte de la casa que da a la fachada principal, más luminosa.

Los cuadros, de la misma serie y en los tonos de la decoración, forman una composición simétrica.

Los taburetes son de Thai Natura y la lámpara de techo, de Luiolé. En la zona de estar: las mesitas son deBizzotto; los cojines, de Atanara y el jarrón, de Zara Home.
Miriam Yeleq

En el mismo espacio, una península, que acoge el fregadero y hace las veces de barra de desayunos, hace de separación natural entre el salón y la cocina.

Copia el estilo: mesas nido en el salón.

Set de dos mesas auxiliares con sobre en chapado de nogal y pies de metal, Anabel, 194 €, de Kave Home en Amazon.
Miriam Yeleq

COCINA ABIERTA AL SALÓN

El menaje y los jarrones son de Zara Home.
Miriam Yeleq

La cocina no es muy grande. Por eso se revistió por completo en blanco y se eligió este mismo color para la encimera y parte del mobiliario. Con la idea de quitarle frialdad, se combinó con madera.

En una de las paredes de la cocina se concentran muebles y electrodomésticos.

Sobre la península de la cocina una lámpara de techo con cinco puntos de luz ilumina la encimera por completo.

Para la decoración del piso, Paula Balboa apostó por un estilo cálido y atemporal, con muebles de diseño contemporáneo, mucho blanco y tonos neutros que amplían visualmente. Sin embargo, como reconoce el arquitecto, tanto a la interiorista como a él les gusta añadir detalles originales, que doten de singularidad a cada uno de sus proyectos. Así, en los dormitorios de este piso, decoraron la pared del cabecero con composiciones geométricas a base de listones de madera que, luego, se pintaron en intensos colores. No hay duda de que la vivienda sufrió un cambio espectacular.

DORMITORIOS CON COLOR

Los cojines son de Atanara, y la ropa de cama, de Zara Home.
Miriam Yeleq

En los dormitorios, la nota de color la pone la pared del cabecero, que se decoró con listones de madera de pino formando distintas composiciones geométricas.

Las mesillas son de Thai Natura y las lámparas, de Luciolé. Cojines, de Atanara y ropa de cama, de Zara Home.
Miriam Yeleq

En este dormitorio destaca el cabecero de obra. Un murete con el sobre de madera recorre la pared de este dormitorio y tiene el fondo perfecto para dejar algunos libros y adornos.

El tono verde claro de la pared del cabecero se combinó con rosas y blancos en la ropa de cama.

UN BAÑO CON MUCHO ESTILO

Miriam Yeleq

Éste es uno de los dos baños con los que cuenta la vivienda. Se decoró con un toque retro muy actual gracias a la combinación de azulejos blancos de formato pequeño en las paredes y baldosas con motivos geométricos en el suelo.

Las pinceladas negras aportan un toque moderno al cuarto de baño.

La pieza clave del baño:

Mueble Godmorgon con cajones, encimera Tolken y lavabo Hörvik, el conjunto 239 €, de Ikea.
Miriam Yeleq

PLANO Y DISTRIBUCIÓN DE LA CASA

Hearst Infografía

Durante muchos años, este piso, de algo menos de 60 m2, estuvo cerrado y olvidado. "La primera vez que lo ví pensé: ¡menudo desastre!, pero al mismo tiempo sentí que era una gran oportunidad, pues era luminosa y tenía posibilidades", nos cuenta el arquitecto.
Al estar destinada al alquiler, fue necesario diseñar una vivienda apta para todo tipo de inquilinos: desde un grupo de amigos hasta una familia con niños. El primer paso fue trazar una nueva distribución. "Los dormitorios daban a la fachada principal; la cocina y el baño, a un patio interior; y el salón estaba en medio, sin apenas iluminación.

El estudio Luisjaguilar Arquitectura tiró todos los tabiques de esta vivienda madrileña, para organizar sus casi 60 m2 en tres habitaciones, dos baños –uno de ellos integrado en el dormitorio principal– y la zona social, con una cocina abierta al salón, pero delimitada por una península.

Desde el principio, nuestra propuesta fue muy clara: había que llevar los espacios sociales de la casa, es decir, el salón y la cocina, a la fachada principal; las habitaciones, a una zona más íntima, y crear un segundo baño", nos explican desde el estudio Luisjaguilar Arquitectura.

Por supuesto, fue necesario renovar los revestimientos, las instalaciones y las ventanas, que se sustituyeron por otras de aluminio con rotura de puente térmico y vidrios Climalit. Se instaló tarima flotante en el suelo de toda la vivienda, excepto en los baños, donde se colocó cerámica.

Luisjaguilar Arquitectura. Interiorismo: Paula Balboa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas