Este piso ha ganado amplitud y metros gracias a la retirada de tabiques

Este piso en Madrid estaba recién reformado, pero le faltaba una decoración cuidada y actual para convertirlo en un lugar que cautivara a primera vista.

Piso abierto: comedor
D. Ballester

Hacerla atractiva a primera vista fue el reto que se planteó la interiorista Paula Balboa cuando la plataforma de inversión inmobiliaria Housers le encargó el proyecto de decoración de esta vivienda, ya que la intención era venderla o alquilarla lo antes posible. La decoradora se encontró con un piso recién reformado. Sus algo más de 40 m2 se habían distribuido en una zona social, con salón, comedor y cocina integrados; dos dormitorios y un baño. Además, para ganar continuidad visual y sensación de amplitud, las paredes se pintaron en blanco y se eligió el mismo suelo de tarima para toda la casa.

También se propuso potenciar estas cualidades y crear ambientes neutros
y equilibrados, que gusten a cualquier tipo de persona. "Para lograrlo normalmente recurro a una mezcla armoniosa de diferentes colores, materiales y texturas", nos cuenta Paula, quien, además, suele tocar tonos suaves y poco invasivos. "No me gusta abusar de tonalidades fuertes, ni en paredes, ni en muebles". En este caso, se partió de una base neutra, a la que después se añadieron pinceladas de color a través de complementos textiles, adornos y láminas enmarcadas que animan las paredes del comedor y de las habitaciones.

El sofá es de Tapidiseny; las mesas, de Kave Home; los espejos, de Thai Natura; la lámpara, de El Corte Inglés, y la alfombra, de Atanara.
D. Ballester

Con la idea de ganar amplitud visual, se diseñó una zona social con salón, comedor y cocina integrados, si bien un murete a media altura independiza el estar del espacio donde su ubicaron los otros dos ambientes.

La pared del sofá se decoró con una composición de espejos redondos con marco dorado.

COCINA EN BLANCO Y MADERA

cocina
D. Ballester

Gracias a la uniformidad de colores y acabados, así como a la ubicación de los electrodomésticos –que pasan desapercibidos desde la zona de estar–, se logró que cocina y salón formaran un conjunto equilibrado.

Sus algo más de 40 m2 se habían distribuido en una zona social, con salón, comedor y cocina integrados.

cocina
D. Ballester

En la cocina, muebles blancos, una encimera de efecto madera laminada y un revestimiento de espejo, aportan profundidad al espacio.

COMEDOR SÚPER SENCILLO

comedor
D. Ballester

La mesa, de El Corte Inglés, se situó adosada a la pared para no obstaculizar el paso. Se acompañó de sillas de estilo nórdico, de Maisons du Monde, en color gris. Los cuadros que decoran la pared son de Ixia.

D. Ballester

Cómprala aquí

Silla escandinava gris antracita de polipropileno con patas de madera de roble, modelo Ice, 69,99 €, de Maisons du Monde.

LA CASA TIENE DOS DORMITORIOS

Los colores claros y naturales crean un ambiente sereno en este dormitorio.

El cabecero
y los cojines son de Atanara; las mesillas, de Kenay Home, y los apliques, de Kave Home.
D. Ballester

Los complementos textiles aportan una dosis de frescura.

Hearst

Cómpralo aquí Desde 141,95 €

Cabecero acolchado en capitoné con apoyo en el suelo, modelo Capri Premium, de Maxcolchon.

Cabecero y cojines, de Atanara; mesillas, de Borgia Conti, y lámparas, de SuperStudio.
D. Ballester

En este segundo dormitorio, toque final lo ponen los cojines verde y mostaza, que combinan con la ropa de cama.

CUARTO DE BAÑO

En el baño, suelo y paredes se revistieron con piezas cerámicas de gran formato.

Toallas y cestos, de Zara Home.
D. Ballester

La zona de lavabo, enmarcada por una luna sin marco, se resolvió con una encimera volada, sobre la que se instalaron dos lavamanos.

Plano de la casa

plano
D. Ballester

A la hora de decorar el piso, primó conseguir un espacio actual, en un entorno sobrio para que encajara con el mayor número de potenciales compradores. El estudio de interiorismo apostó por una gama cromática neutra, con predominio de tonos grises y naturales; muebles de líneas sencillas, detalles en madera que ponen el toque cálido, y piezas realizadas a medida para encajar con el espacio disponible, como los cabeceros de los dormitorios. En realidad, es el mismo diseño, una pieza de líneas rectas y actuales, pero con tapicerías diferentes para brindar singularidad a la decoración
de estas dos estancias. El resultado es un conjunto equilibrado y muy interesante.

Realización: Paula Balboa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Casas