Espacios despejados, fluidos y que no pasan de moda. Esta casa es un ejemplo de cómo se puede decorar un interior de forma sencilla, sin abusar de muebles y complementos, y que resulte, no solo funcional y práctico, sino también muy elegante.

El piso, situado en Madrid, pertenece a Chicmobilia S.L, una empresa especializada en casas especiales que reforma los inmuebles con excelentes
calidades y un fantástico aprovechamiento del espacio. El proyecto de decoración ha corrido a cargo de Paula Balboa Interiorismo en colaboración
con la tienda Atanara, de la que proceden todos los textiles.

MUEBLES CON CARÁCTER

El objetivo de Paula era conseguir una fórmula atemporal, con espacios poco recargados y cálidos.

La interiorista ha creado un estilo actual, adaptado al de cualquier familia urbana de hoy. El mobiliario mezcla piezas actuales, fácilmente combinables, pero también alguna clásica que tiene mucha presencia.

DE DOS EN DOS

A pesar de este mix, todo es armonía en este piso luminoso. Para conseguirlo, se ha jugado con la duplicidad y la simetría, a fin de que las estancias resultaran ordenadas y tranquilas. Por ejemplo, en el salón, cada elemento se multiplica por dos: el sofá está escoltado por una pareja de mesitas auxiliares con lámparas idénticas.

En el salón se ha creado una gran zona de tertulia. El sofá, de El Corte Inglés, se acompaña de dos butacas que, como los cuadros, son de Paula Balboa Interiorismo. Los almohadones y la alfombra a medida, que enmarca el estar, de Atanara. Dos mesitas auxiliares, adquiridas en Hambel, sirven de apoyo a lámparas con pantallas compradas en Guáimaro.
David Ballester

Mesas gemelas ocupan el centro, y dos preciosas butacas completan la zona de asientos.

RINCÓN DE LECTURA. Esta chaise-longue, de El Corte Inglés, invita a ello. La lámpara es de Kave Home. Set de taburetes y escritorio, de Better & Best. La kentia, de Euroflor, luce en cesta de Los Peñotes.
David Ballester

JUEGO DE MATERIALES

La mezcla de texturas y acabados crea un precioso conjunto en el comedor.

CORTINAS LIVIANAS. Los visillos blancos y ligeros tamizan la luz pero no obstaculizan su paso. Son de Atanara.
David Ballester

La mesa, procedente de Borgia Conti, se adorna con un florero de Guáimaro. El acabado metálico de ésta coordina con la icónica lámpara dorada Spunik. Las sillas tapizadas en azulón añaden contraste. Tanto éstas como la luminaria, de Thai Natura.

COCINA BICOLOR

La cocina se integra en el salón con armarios panelados, sin tiradores.

Los adornos y accesorios, en Zara Home.
David Ballester

Un frente liso en acabado madera oculta los armarios (al fondo) e incorpora electrodomésticos. La isla es una zona de trabajo alumbrada por tres lámparas suspendidas, de Superestudio.

TEXTILES AMOROSOS

Tampoco hay que olvidar el importante papel de tapicerías, cortinas, ropa de cama, cojines... Las habitaciones están vestidas con textiles de gran calidad:
terciopelo, chenilla, lino, las envuelven con su tacto suave y les dan vida con sus intensos colores. Azulón, mostaza, rosa, dorado resaltan como fogonazos sobre un fondo cromático ultranatural y neutro. Más que suficiente para caldear ambientes.

DORMITORIO PRINCIPAL. Están de moda los cabezales en capitoné, como éste azul que remata una cama con toques de color en mostaza para crear un potente contrapunto. Todo de Atanara, excepto las mesillas, de Thai Natura, y las lámparas de Guáimaro.
David Ballester

El color es un recurso decorativo usado de forma magistral en la casa.

SENCILLEZ Y RELAX. La belleza de la simplicidad se refleja en este dormitorio con cabecero tapizado en chenilla y ribetes de terciopelo. Es de Atanara, como la ropa de cama y los almohadones; los rosas, a juego con la butaca, de Borgia Conti. Las mesillas, de Thai Natura, quedan de lujo con lamparitas de Guáimaro.
David Ballester

LA BELLEZA DEL MÁRMOL

Paredes y suelos revestidos con piezas en gran formato de este material noble crean una superficie continua que refleja la luz. Para restar algo de frialdad, el armario y el espejo de madera atemperan el espacio. El primero es un modelo suspendido, para facilitar la limpieza.

BAÑO COMPARTIDO. Los lavamanos redondos dejan más espacio libre en la encimera, así como los grifos encastrados en la pared.
David Ballester

PLANO Y DISTRIBUCIÓN DE LA VIVIENDA

No hay apenas tabiques en esta vivienda diáfana y cómoda, que deja pasar la luz de una punta a otra.

Infografía Hearst

El piso inferior acoge el salón y la cocina abierta, que cuenta con una barra de desayunos. En el extremo de la planta se instaló uno de los dormitorios. El otro está situado en un altillo.

Realización: Paula Balboa.