Con solo un ventanal y una ventana pequeña este piso rebosa luz. Y con una superficie irregular, de 70 m2, el espacio parece el doble de grande. No hay magia que valga: lo ha hecho posible un excelente proyecto arquitectónico y un buen
planteamiento decorativo.

Piezas singulares destacan en una deco que mezcla elementos modernos, vintage y rústicos, como la escalera de madera o el cesto de mimbre, de Los Peñotes. Los coloridos cojines son de A Loja do Gato Preto.
Patricia Gallego / HEARST

Los propietarios encargaron la reforma integral de la casa al estudio de arquitectura y diseño Álvarez Sotelo bajo unas premisas muy claras: rentabilizar todos los metros cuadrados y potenciar mucho la claridad. Además, querían convertir la cocina en el centro neurálgico, ése sobre el que gira el día a día familiar.

Colores tierra y solares pintan el salón, dispuesto en dos frentes paralelos.

A un lado, el sofá, y a otro, dos butacas amarillas crean una mini zona de estar. Se acompañan de mesa auxiliar con sobre de bandeja, de Los Peñotes, y puf, de Gancedo, como la alfombra.
Patricia Gallego / HEARST

La idea ha sido dejar libre el centro de la estancia para que la luz fluya y y prolongar la vista hasta la bonita terraza.

Objetos de cristal y metal componen un precioso bodegón sobre la mesa de centro.
Patricia Gallego / HEARST
El punto de arranque fue una distribución sin tabiques ni puertas, que unificara ambientes comunes.

Una misma superficie reúne estar-comedor y cocina. Y una puerta corredera, situada detrás del conjunto de butacas amarillas del estar, comunica el triple ambiente con el dormitorio.

Variedades arbustivas, de Leroy Merlin, dan intimidad y frescor a una pequeña terraza. Bastan un par de alfombras, una mesita y dos sillones -en este caso, de Los Peñotes-, para crear una agradable zona al aire libre y prolongar el salón al exterior.
Patricia Gallego / HEARST
Todos los espacios reciben claridad de la terraza.

Este espacio no solo es el principal "proveedor" de luz natural, también es un reducto vegetal, un "pulmón" que la prolonga al exterior.

Versión moderna de un modelo muy de moda. Éste, en gran tamaño, es de Lou & Hernández.
Patricia Gallego / HEARST

IDEAS QUE FUNCIONAN

La elección de muebles bajos con acabado brillante y en color blanco, arena, tostado -salpicado de amarillo- potencia la fluidez; también amplía los metros cuadrados.

El reloj Eye Clock, de George Nelson para Vitra, y un ave zancuda, de A Loja do Gato Preto, ponen chispa entre ambientes.
Patricia Gallego / HEARST

La cocina open-concept forma parte del salón-comedor. Para no romper la continuidad decorativa y aprovechar zonas de almacén, se fabricó un gran mueble-separador a medida con armarios por las dos caras: una accesible desde el comedor y la otra desde la cocina.

Los electrodomésticos pasan inadvertidos desde el estar, así, en lugar de un frigorífico, se optó por dos módulos para encajar bajo la encimera.
Patricia Gallego / HEARST
Sobre la mesa, pieza cerámica de Los Peñotes. Las sillas se han vestido con pieles.
Patricia Gallego / HEARST
El diseño de los muebles del comedor facilita el movimiento.

En cuanto a la decoración, se pone de manifiesto la importancia de los complementos a la hora de transformar un espacio sencillo en una vivienda "de autor". No hace falta recurrir a acabados ni mobiliario de lujo. Es más que suficiente echar mano de piezas a medida que encajen en zonas difíciles, objetos "especiales" que sorprendan, y textiles que arropen... para poner un sello personal y diferente. Esta casa es el mejor ejemplo.

Son de A Loja do Gato Preto. El puf y la alfombra, de Gancedo.
Patricia Gallego / HEARST
Colcha y cojines de cama llenan de color y dinamismo el dormitorio.
Patricia Gallego / HEARST

El lavabo se ha encastrado sobre un mueble de cajones. Queda separado de la ducha por una mampara corredera. Tras la puerta mallorquina se esconde el bidé y el inodoro.

PLANO DE LA CASA

.
Infografía HEARST

La casa tiene menos de 70 m2 y una planta irregular, pero está muy bien rentabilizada. La cocina se abre al salón-comedor y recibe la luz de la terraza. El baño queda dividido en dos zonas y el dormitorio se ha orientado hacia la ventana

Realización: Reyes Pérez.