Una pequeña casa para tres

Un piso pequeño de 60 metros cuadrados en el que viven tres personas y que se ha ido transformando para rentabilizar el espacio. La decoración corre a cargo de Susana, una apasionada de los muebles y objetos deco.

image

Susana, nuestra lectora, ha querido compartir la decoración de su casa, un piso pequeño de 60 metros cuadrados en los que vivía de soltera. Con los años y el aumento de la familia se han adaptado a las necesidades en la misma vivienda. Ahora son tres en casa.

Una cocina totalmente renovada en blanco, un baño pequeño con plato de ducha para ganar espacio, un salón al que se unió el pasillo de la vivienda para ganar amplitud… Dosis de ingenio para sacar partido a los metros. Como apasionada de la decoración no puede estar "quieta". Siempre idea cambios y ve posibilidades nuevas. De hecho, alguna de las piezas que vemos en esta galería están customizadas por ella. Susana es autora del blog Lanietadecore.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una decoración original y personal

Susana nos abre las puertas de su casa para descubrir cómo ha decorado con ingenio cada rincón, adaptándolo a las necesidades de una familia con una niña. Ella se ha encargado de dar forma al espacio y poco a poco lo ha reformado y decorado a su gusto. 

El salón

Al salón se unió el pasillo original de la casa para ampliar la estancia.

Susana reconvirtió el cuadro del salón. Era un diseño que ya no le gustaba y por la parte trasera dibujó ella una bandera que cuadrase en la decoración.

Sobre el sofá, cojines azules, de Ikea, y en color negro, de H&M Home. La manta de pelo es de la firma Textura.

Con espacio de almacén

Vista desde el salón desde detrás del sofá. El mobiliario del salón ofrece capacidad de almacén.

Un mueble adaptado a medida

En este rincón del salón, que hace las veces de recibidor, entre puertas, Susana puso su toque do it yourself. Las taquillas blancas eran antes rojas (diseño de Ikea). El marido de Susana cortó las patas de una y la colocaron sobre la otra. Susana las pintó en color blanco y añadió un tablero de madera como sobre para darle calidez al nuevo mueble. Lámpara y espejo, de Leroy Merlin. 

Pared a rayas

La pared a rayas horizontales alarga visualmente el espacio y la pared. Aquí, un detalle del mueble realizado por Susana y su marido a partir de dos taquillas metálicas.

Zona distribuidora

Zona distribuidora: detalle de las puertas y el cartel de la pared.

La cocina

Susana reformó la cocina hace unos años. Como le encanta cambiar y experimentar, optó por mobiliario en color blanco, muy neutro, y empapeló las paredes. Papel, adquirido en la tienda on line Papeles de los 70. Las letras sobre la campana son de Lery Merlin.

Encimera y frente de trabajo en Silestone

La encimera, el frente de la zona de trabajo y el suelo contrastan con el blanco.

Office empapelado

Vista de la pared en la que se apoya el office, empapelada con un papel de motivos clásicos. Una opción que contrasta con la funcionalidad del mobiliario y aporta un plus estético.

Luz natural

La luz natura se tamiza con un estoy en color blanco que no resta luminosidad a la estancia.

Bien aprovechada

Detrás de la puerta, un televisor. A continuación muebles altos en columna en L, para sacar partido al espacio. El resto combina muebles altos y módulos bajos.

Un coqueto rincón de office

Coqueto, práctico y mini. Una mesa y un par de taburetes.

Cuarto de baño

El baño es pequeño y nuestra lectora optó por concederle amplitud con una ducha.

Sobre el lavabo sobreencimera un espejo clásico, adquirido en El Rastro de Madrid. Dosificador de jabón y bandeja, de Zara Home (un toque de color).

Paredes que aclaran

El suelo y el mobiliario oscuros se aclaran con el resto de revestimientos y la luz natural de la ventana de la ducha. El plato y la pared en blanco. Fuera de la zona de la ducha, las paredes se decoran con un zócalo de azulejos y pintura en la zona superior.

Espacio extra de almacén

Junto al lavabo, una columna de almacén.

El dormitorio infantil

El dormitorio de la pequeña de la casa cuenta con muebles de Ikea en color blanco. La cama es un modelo que se convierte en una cama de matrimonio por si se quedan invitados a dormir. Además tiene cajones para organizar los juguetes.

Junto a la cómoda, pufs tejidos con trapillo por Susana. 

La cama, convertible

La ropa de cama aporta color. Los cojines son de Zara Home, Ikea y de una tienda llamada La Miguina de Pan. Y los cojines en forma de rulo, los confeccionó la abuela de la niña.

El armario

El armario aprovecha el espacio con un módulo en L.

Mesita tipo velados y lámpara, adquiridas en El Rastro y pintadas por nuestra lectora. 

Detalles DIY en la pared

La guirnalda está realizada con unas luces viejas de Navidad a las que Susana colocó unos vasos de la tienda Tiguer. El cuadro con la letra "M", la inicial del nombre de la pequeña, lo pintó nuestra lectora. Está claro que tiene mano para las manualidades.

Un rincón encantador

Piezas decorativas que crean un ambiente especial en el dormitorio principal: junto al espejo de pie con marco en plateado, un taburete metálido con asiento de pelo y un maniquí con cuerpo de encaje.

El maniquí lo recogió Susana de una tienda que se quería deshacer de él y lo tapizó con la misma tela de las cortinas (diseño de Ikea). Como pie, el de una lámpara vieja, pintado en color blanco.

Lámpara de techo con historia

Detalle de la lámpara de techo, que cuelga en el dormitorio principal, rescatada de El Rastro, de Madrid, e instalada tal cual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo