Un ático luminoso con rincones muy especiales

Marisa es una lectora fiel que nos sigue desde hace tiempo. Ya nos enseñó su casa hace años y ahora nos abre las puertas de nuevo para mostrarnos los cambios de las estancias gracias al uso del color. En cada rincón, una composición deco con mucho encanto.

Marisa es florista de profesión y le encanta la decoración, así como la posibilidad de crear ambientes personales que transmitan mucho e inviten a disfrutar de cada espacio. Busca que la energía positiva sea protagonista y lo consigue en su casa.

Ya vimos cómo era su ático hace años y ahora cruzamos la puerta de su hogar de nuevo para contemplar los cambios. A través del color, de renovados textiles y complementos ha conseguido ganar luminosidad y transformar por completo los ambientes. Hoy son aún más apetecibles y vividos.

Así era antes, descubre la galería del estado actual, en el que sobre todo destacan las encantadoras y personales composiciones creadas en cada rincón.

La casa de Marisa antes de redecorarlo: Un piso vivido con espíritu Feng Shui

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El salón

Con toda la luminosidad del ventanal. Al ser un ático recibe gran cantidad de luz natural. Antes en tonos naranjas, Marisa ha optado por multiplicar la luz con tonos naturales de fondo y el azul para serenar. Los chispazos en amarillo ¡encajan!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las plantas siempre presentes

Como florista que es en casa de Marisa no faltan las plantas y flores. En el salón, delante del ventanal, un rincón de esos que ella sabe crear en su casa: una butaca amarilla con una mesa de madera repleta de plantas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una mesa bien decorada

Junto a la butaca y entre ésta y el sofá una mesa auxiliar con objetos deco muy cuidados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

El azul de la pared enmarca la zona de comedor, donde Marisa ha optado por ligeras estanterías abiertas y sin trasera para tener organizado el menaje. Plantas y objetos deco completan la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para relajarse

Otro mágico rincón. En gris, azules y amarillos. Aprovechando un retranqueo de la pared, nuestra lectora ha creado un rincón de evasión casi escondido. Un banco a medida, bien mullitos, con estantes en la zona superior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La terraza

Marisa es una aficionada empedernida a las manualidades. Es capaz de transformar una pieza con una mano de pintura en tiempo récord. Muchas de las piezas de su casa han cambiado de aspecto de esta manera. Unas patas diferentes, tiradores nuevo y la vieja cómoda parece nueva. 

En la terraza, la mesa de centro está realizada con un palé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con césped artificial

Para no preocuparse de los cuidados, la zona de estar de la terraza del ático se ha cubierto con césped artificial, muy cómodo al pie descalzo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tres tonalidades amigas

Azul, blanco y amarillo. Se llevan bien. El blanco concede luminosidad. El azul y el amarillo le apoyan pero además, el primero aporta sosiego y el segundo dinamismo y vivacidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

En la cocina, en la zona de trabajo, las especias y tarros se organizan a la vista en baldas y accesorios de pared. ¡Muy práctico!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio

El dormitorio es una de las estancias que ha experimentado una transformación total a través de color. Nada que ver con cómo era. Los amarillos aquí adquieren protagonismo.

En la pared del cabecero, con una hornacina de obra, se ha jugado con el amarillo y el blanco. En la cama, los textiles acompañan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sobre la repisa

La repisa de obra que forma la hornacina de la pared del cabecero es perfecta para decorar y tener a mano los libros de lectura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un rincón especial

Un rincón que gana a través de los complementos adecuados. Todos coordinados en tonalidades y con el punto práctico, como los colgadores de la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las lámparas del dormitorio

En el dormitorio, sobre la cama, un par de lámparas de techo idénticas en fibra, pintadas con una franja en color blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muy coqueto

Un rincón del dormitorio con un secreter a modo de tocador, el espejo y un galán para dejar la ropa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Qué práctico!

De esta manera están todos los complementos de nuestra lectora organizados y a mano. En la pared, un colgador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El despacho

Una de las estancias de la casa de Marisa se ha destinado al trabajo. En ella, una mesa corrida con dos puestos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle sobre la mesa

Un detalle sobre la mesa de trabajo, con el toque retro de la máquina de escribir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Banco de fibra

Otro de esas zonas evocadoras. Un banco de fibra sobre una agradable alfombra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño

Concebido como un spa privado en el que relajarse a la luz de las velas. Otra muestra de lo importante que son los pequeños detalles para crear atmósferas únicas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo