Un apartamento reformado con patio

Una vivienda cerrada durante más de 30 años reformada y convertida en un coqueto apartamento con patio, situado en pleno centro de Madrid.

Nuestra lectora, Celia, compró este piso en muy mal estado. Era antiguo y llevaba deshabitado 30 años. Se encuentra en una zona céntrica de Madrid y cuenta con un patio. Al ser un bajo el problema era la poca luminosidad que tenía, algo que intentaron solucionar en la reforma al elegir revestimientos en tonos claros.

A Celia le encanta la decoración y aunque no se dedica de manera profesional al interiorismo ha llevado a cabo la reforma y ayuda a amigos y familiares en estas tareas.

El resultado: 40 metros cuadrados de vivienda y 10 de patio totalmente renovados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
El patio

El patio es un pequeño oasis en el centro de Madrid. Todo encalado en color blanco y con césped artificial.

Detalle de la mesas y sillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ventanal

El ventanal que comunica el patio con el interior de la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio continuo

El blanco es protagonista. El objetivo de Celia era dar luminosidad a los interiores ya que el piso, un bajo, no es muy luminoso.

Optó por un suelo clarito y paredes y techo en color blanco. Solo se rompe en el frente de la cocina, que acorta la planta rectangular.

Para ganar amplitud, la zona de día se ha unificado con salón, comedor y cocina abierta en un mismo espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina en línea

Detalle del frente de trabajo en blanco total, salvo en la pared donde se ha utilizado pintura de pizarra, ya que a nuestra lectora no le gustan demasiado los azulejos. El cartel de la sopa de tomate Campbell está presente.

Esta pintura de pizarra es antihumedad y magnética y se puede decorar con tizas cada día de una manera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo en uno

Desde el recibidor, el espacio diáfano en el que irán distribuidos los muebles del salón y del comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño

Con puerta con cuarterones de cristal y una ventana rectangular. Destaca el suelo hidráulico que le concede un aire retro a pesar de la línea actual de los sanitarios y mobiliario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle del mueble del lavabo

En el baño Celia ha escogido un mueble de lavabo de líneas rectas, de Leroy Merlin, con un espejo de moldura ornamentada en forma de óvalo, que destaca en la pared blanca. A la izquierda, la ducha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño con ventana

Sobre el inodoro una ventana rectangular que concede ventilación y algo de luz natural al baño. El toque de color, la planta en la repisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo