Un ático en pleno centro de Madrid

Julia, arquitecta de interiores y apasionada del diseño, de los viajes, del yoga y del reiki, nos abre las puertas de su pequeña casa, un coqueto ático situado en el centro de Madrid. Con una distribución original, nuestra lectora sintió un flechazo al encontrarse con este piso. Tenía que hacerlo suyo. ¿Queréis ver el resultado?

Una placa en la fachada informa: "en este edificio vivió y murió Miguel de Cervantes Saavedra". Este detalle convierte el bloque en el objetivo de curiosos turistas que fotografían la entrada. Y fue precisamente ese espíritu cervantino el que cautivó a Julia, la propietaria de este ático situado en el centro de Madrid.

Esta arquitecta de interiores sintió el flechazo y la conexión con el piso nada más verlo. Como apasionada del diseño y creadora del blog Dalalba (www.dalalba.com) sobre diseño interior para el bienestar personal y vida interior, Julia convirtió este refugio en su mundo. Pintar, reorganizar espacios y sacar el máximo partido a cada rincón, incluido el altillo, fueron sus objetivos. Sobre una base en blanco destacan elementos en color, que actualizan una arquitectura tradicional con vigas de madera. También se siente el toque exótico, con accesorios decorativos traídos de los viajes a la India de Julia, a la que le fascina el mundo de la relajación y de la meditación. Todo se da cita en este pequeño piso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio compartido

Con mucha luz que se refleja en las paredes y mobiliario en color blanco. La primera impresión de la casa es fascinante. Luz cenital, vigas de madera vistas que crean un entramado en el techo, abierto hacia el altillo y espacios compartidos. Aquí, el estar y el comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina abierta

La cocina se ha solucionado en un frente mini, junto al comedor. En esta vista se aprecia la escalera por la que se accede al altillo, donde está ubicada una zona de trabajo y relax muy personal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mezcla de estilo

Una casa de arquitectura tradicional, con vigas de madera vistas, suelo de barro y puertas artesonadas en madera. Estos elementos arquitectónicos que aportan sabor a la construcción comparten protagonismo con muebles de líneas más actuales. Copia esta idea de estilo: una mesa de líneas rectas con sillas de madera de diseño retro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle decorativo

Y con referencias a la meditación y a la relajación, un mundo que fascina a Julia, que es maestra de reiki y practicante de yoga. Además, el poder decorativo de esta composición sorprende: farolillos portavelas, flores y una figura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Altillo bien aprovechado

El altillo se ha aprovechado como zona de estar y de trabajo. El plus: cuenta con luz natural. La poca altura del techo se ha gestionado con acierto por parte de Julia, que ha organizado su pequeño despacho con una mesa baja y varios cojines. A su lado, en la pared, unas baldas en las que se organizan carpetas y papeles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles femeninos

Junto a la mesa de trabajo, unas baldas en las que Julia tiene a mano papeles, revistas y carpetas. Pero no descuida los detalles decorativos que personalizan y dan vida a un espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Julia en su despacho

Aquí, Julia en su casa, delante del ordenador. Es fácil sorprenderla en este rincón ya que desde aquí trabaja y gestiona su web de diseño www.dalalba.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Altillo: zona de relajación

Con vistas hacia el piso inferior, donde se distribuyen todos los espacios de la vivienda. Junto al rincón de trabajo, nuestra lectora ha creado un rincón de relajación con una colchoneta en el suelo, cojines y plantas. Nos encanta el detalle de las mariposas en la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio

La cama se sitúa en la zona donde el techo pierde altura. La sencillez es uno de sus atractivos. Así, se consigue no saturar un espacio mini. Aquí, destacan las notas de color de los textiles. Al fondo, un banco justo donde el techo es más bajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con una sola mesilla

Dadas las dimensiones del dormitorio, la cama se adosa a la pared en un lado y en el otro se ha colocado una única mesita auxiliar como mesilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tonalidades rosas

Para este dormitorio se han escogido tonalidades rosas, que alegran el blanco predominante. Aquí, de nuevo, la misma funcional solución que en el otro dormitorio: una mesita auxiliar como mesilla, de patas contorneadas y en madera oscura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de la mesilla

¡Que no flaten flores! Esos pequeños detalles ponen vida y encanto en un ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El baño

Una combinación atrevida: en blanco y color rojo fresa. Aunque de dimensiones reducidas, está permitida la mezcla gracias a la luz que entra por la ventana cenital.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo