Un piso de 43 metros a todo color

Mª José consiguió sacar el máximo partido a su apartamento con pocos muebles de diseño ligero. En su caso, el color en las paredes se convirtió en un gran aliado para diferenciar espacios y delimitar áreas.

image
1 de 12
EL RECIBIDOR

Cuando los metros escasean, ¿es posible separar ambientes sin agobiar el espacio? Sí y Mª José lo consiguió al prescindir del tabique que dividía el recibidor del salón-comedor. En su lugar levantó un muro de pavés. Además, pintó las paredes en un tono morado intenso, un color que le inspira tranquilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
EL COMEDOR

En este apartamento, todo está comunicado, por lo que Mª José buscó el equilibrio para integrar cada ambiente y, al mismo tiempo, mantener cierta independencia. Desde el salón, se tiene una visión completa del comedor y de la cocina, al fondo. Junto al tabique de pavés, que aporta un aspecto muy actual al conjunto, ubicó una mesa de cristal y cuatro sillas, de la firma Stua, adquiridas en Pilma. La pared verde limón fue un atrevimiento muy adecuado que resalta las sillas blancas y la lámpara de techo que cuelga sobre el comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
EL SALÓN

A Mª José le gustan los muebles de diseño y los contrastes. Para la zona de estar escogió un sofá, de la firma Kanaba, de color morado oscuro. Un puf en tono tierra y unos cojines en verde y tierra, de Muebles Mirsa, completan la zona de asientos. El puf hace las veces de mesa auxiliar, ya que por su forma, permite apoyar una bandeja encima.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
UN RINCÓN PERSONAL

Al lado del sofá se colocó un aparador de reducidas dimensiones, con un diseño original. Es también de la firma Stua, comprado en Pilma. El frente resulta muy ligero gracias a las puertas correderas de cristal al ácido. Con esta pieza, Mª José resolvió la decoración de este difícil rincón, con mucha personalidad. El cuadro que decora la pared en la que apoya el sofá es una obra de Josep Puigmartí, un artista por el que siente devoción nuestra lectora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
DETALLE DEL MUEBLE DEL SALÓN

En un apartamento resulta imprescindible que los muebles sean funcionales y permitan almacenar todos los libros, películas y complementos que se acumulan en una vivienda. Mª José situó, frente al sofá, un módulo bajo con puertas -laqueado en blanco- y dos estantes encima. La ventana del salón se vistió con paneles japoneses en un tono neutro. Televisor, de Samsung.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
LA COCINA

La propietaria aprovechó el espacio al máximo sin renunciar a una estética actual. Al estar abierta al salón-comedor, colocó un único frente de muebles, acabados en un tono madera, con los electrodomésticos en acero. A ambos lados de la campana decorativa, dos módulos altos aumentan la capacidad de almacenaje. Campana y horno, Teka. Lavadora y frigorífico, de LG.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
ALMACENAJE EN EL PASILLO

En la zona que distribuye las diferentes estancias de la casa, se realizó un armario de gran capacidad, con puertas lisas y abatibles en madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
LA HABITACIÓN PRINCIPAL

En el único dormitorio de la vivienda, Mª José siguió la misma línea decorativa que en el resto de las habitaciones en cuanto al protagonismo del color. Tanto la pared en la que apoya el cabecero como el lateral, se pintaron de color granate para potenciar el contraste con los muebles -realizados a medida- en color crema. Huyendo de la típica composición, optó por un diseño asimétrico, con un módulo abierto en un lado y, en el contrario, una pequeña cómoda y una mesilla con cajones. Destaca el original cabecero, una plancha de madera en un tono más oscuro rematado con un perfil en acero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
LUZ TAMIZADA

Para crear una atmósfera serena, propia de un dormitorio, la luz natural que recibe se tamizó con unos paneles japoneses. Mª José cuidó especialmente la iluminación puntual con dos modernas lámparas de mesa, sobre las mesillas. Una de ellas es un diseño alargado en cromado y la otra, un globo. En la pared opuesta al cabecero, se colgaron dos módulos abiertos en wengué, de venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
SOLUCIONES PRÁCTICAS Y DECORATIVAS

A Mª José le preocupaba especialmente el espacio de almacenaje con el que contaba. Para solucionarlo, eligió un canapé que le permitiera guardar la ropa de otras temporadas. En el módulo abierto, la falta de cajones, se suplió con una caja decorativa, de Ikea. La ropa de cama es de Textura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
EL BAÑO

En el baño, revestido con gresite en un tono neutro y con una cenefa a media altura, el problema del espacio volvía a estar presente. La propietaria se decidió por ligeras baldas que no restasen demasiado espacio y que le permitieran almacenar los productos que utiliza a diario. Se prescindió de mampara o cortina de ducha para no acortar visualmente las dimensiones e instaló un estante con toallero en la zona de la bañera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
A LA VISTA Y EN ORDEN

Una balda larga, instalada de lado a lado en la pared de los saneamientos, permite almacenar y tener a mano las toallas. De esta forma, además, no hay que reservar un espacio en los armarios para ellas. Los accesorios más pequeños o menos decorativos se guardaron en unas cestas de mimbre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo