Piso madrileño que reinterpreta la tradición

Este piso madrileño, de solo 55 m², hace gala de una decoración basada en piezas heredadas y restauradas por su propietaria, Trinidad. Éstas conviven con accesorios de diseño actual y colorido. Es la mezcla la que pone personalidad a la vivienda.

image
1 de 7
Recibidor: Bienvenido a casa

Nuestra lectora nos abre las puertas de su hogar y nos recibe con una nota de color: una consola en un vivo rojo con baldas y una fotografía personal sobre la misma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Salón: Intenso rojo

Colorista y muy luminoso. Así es el salón, distribuido con dos sofás en forma de L y fundas de dos tonalidades. Aunque predomina un vibrante rojo, también presente en la alfombra y en la lámpara de pie, las paredes y los estores en blanco junto a los tonos pastel de algunos cojines suavizan el conjunto. Estores, de Maison Decor. Lámpara, de House & Things.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Un salón con otros usos

El televisor se ha colocado sobre una cómoda de línea afrancesada como contrapunto al estilo actual de la lámpara. Otro toque original y práctico: un baúl hace las veces de mesa de centro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Comedor de línea provenzal

Frente a la zona de estar se encuentra el comedor, con una mesa redonda en madera y patas contorneadas y cuatro sillas con fundas en tono neutro. A la izquierda, se aprecia la librería, en color blanco, con aspas de madera en los laterales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Muebles restaurados

Trinidad ha sabido dar estilo a un rincón del salón que queda junto a la puerta de acceso. Ha buscado una composición personal con una butaca de inspiración Luis XV y un mueble tipo secreter con mucha tradición. Ella misma lo ha restaurado para conseguir un efecto envejecido y ha forrado con tela la parte trasera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Notas campestres en el dormitorio principal

Sin duda, la habitación principal resulta acogedora a pesar de los pocos muebles que la decoran. Junto a la cama, una lámpara de pie y una cómoda que la propietaria recicló. Para conseguir el efecto de madera lavada, decapó el mueble y posteriormente lo envejeció con betún de judea. El plaid de cuadros en blanco y rojo anima la ropa de cama en color crudo y enfatiza el estilo rústico que marca la línea del dormitorio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Piezas auxiliares

A los pies de la cama un mueble de poco fondo decora y ofrece soluciones de almacenaje sin restar demasiado espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo