Una casa de tres plantas con buen gusto

Dos niños son la excusa perfecta para buscar una decoración funcional. Sin embargo, Vanessa ha combinado esta característica con ambientes diseñados con gusto, a través de piezas prácticas. En la sencillez está el acierto.

image
1 de 12
EL RECIBIDOR

Un árbol trepa por la pared principal del recibidor. El sticker, de venta en Ikea, acapara las miradas al acceder a la vivienda. Es una solución ligera y muy vistosa para personalizar un ambiente no demasiado espacioso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
EL SALÓN

Una de las particularidades del salón es la doble altura que tiene el techo en la zona de estar. Aquí se levanta hasta una medida de 6 metros, lo que da una agradable sensación de amplitud. Gracias a la luz que recibe por el ventanal de 3 metros de ancho, Vanessa escogió el negro y el blanco para los muebles principales. Sofás, puf y alfombra, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
RINCÓN PARA EL TELEVISOR

Aprovechando el espacio que queda entre dos pilares, los propietarios crearon un rincón para los audiovisuales con un módulo con varios cajones, lacado en blanco, que destaca de la pared, pintada en gris. Unas baldas y una torre de CD completan el conjunto. Mobiliario, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
EL COMEDOR

La mesa y las sillas son las que nuestros lectores tenían en su vivienda anterior. Para modernizar su imagen y que estuvieran en la misma línea que el resto del mobiliario, Vanessa tapizó el asiento de las sillas con una tela de Ikea. El juego en blanco y negro sigue presente en este rincón donde las alfombras dan calidez al comedor. En la pared, una composición simétrica de marcos cuadrados personalizados con retales en blanco y negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
LA COCINA

En la cocina se han combinado dos acabados: laca blanca brillo y madera. La encimera blanca actúa como nexo entre ambos. La campana decorativa y los electrodomésticos en acero ponen la nota de diseño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
EL ASEO

El aseo se decoró con piezas funcionales como el banco, de Ikea, o el mueble de cajones. Sin grandes inversiones, nuestra lectora quería conseguir que resultase acogedor, de ahí el acierto en la elección del acabado en madera de los muebles auxiliares. Los cuadros son también obra de la propietaria, realizados con retales de telas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
DORMITORIO PRINCIPAL

A pesar de que esta habitación no es excesivamente amplia, se encuentra cerca de los dormitorios de los niños, por lo que Vanessa y su pareja decidieron quedarse aquí. Además, los muebles que tenían en la anterior vivienda se acomodaban a las dimensiones y no se lo pensaron dos veces. Lo único que hicieron fue actualizar la imagen de las lámparas de mesa y la de techo con unas coloristas pantalla de tela. Estores, de Ikea. Fundas nórdicas, de Primark. Cojines, de Gastón y Daniela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
PARA LA PEQUEÑA DE LA CASA

La habitación de la hija de Vanessa parece sacada de un cuento. Decorada en tonos rosas y rojos, todos los muebles tienen un diseño desenfadado. Aquí se ha cuidado cada pequeño detalles como la lámpara de techo o las alegres pegatinas que salpican las paredes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
DECORACIÓN A MEDIDA DE UN NIÑO

En la habitación del pequeño, el color verde es el protagonista. Al elegir el mobiliario, tenían claro que querían un gran escritorio, muebles para almacenar y dos camas, para que se pueda quedar a dormir algún amigo. Aquí, las pegatinas vuelven a alegrar las paredes. Muebles de El Rincón del Mueble, en Ajalvir. Ropa de cama y cojines, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
EL BAÑO DE LOS NIÑOS

Como iban a ser ellos principalmente quienes lo utilizaran, Vanessa pensó en un mueble con capacidad pero desenfadado para guardar sus cosas. Lo que hizo fue encargar un diseño a medida a un carpintero y luego lo completó con unos tiradores en forma de estrella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
UN DORMITORIO EN LA BUHARDILLA

Toda la planta superior está destinada a un dormitorio tipo suite con vestidor integrado. En la zona en la que el techo es más alto se situó la cama con un cabecero que esconde dos estantes a cada lado, a modo de mesillas. Cabecero y lámparas de mesa, de Ikea. Ropa de cama, de Primark, y cojines, de Gastón y Daniela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
EL VESTIDOR

En la zona donde el techo pierde altura se ha creado un espacio de almacenaje con baldas. Los armarios roperos aprovechan la parte alta del dormitorio. La butaca junto a la ventana y la alfombra redonda son los complementos perfectos para este rincón. Cajas de almacenaje, de Ikea y de El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo