Un piso minimalista

Montse tenía muy claras las premisas que iban a marcar la decoración de su casa: modernidad y sencillez. No quería recargar los 90 m² en los que vive y para ello optó por muebles de líneas rectas y dos colores básicos y contrastados: el blanco y el negro.

image
1 de 12
LA ZONA DE ESTAR

El sofá con chaise-longue es la pieza que más destaca en la zona de estar. La dueña escogió un diseño cómodo y amplio en color negro. Así destaca sobre la pared y la cortina de color blanco que viste el ventanal. Delante se colocó una mesa de centro baja que combina laca con el sobre de cristal negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
UN VINILO EN LA PARED

A Montse no le acababa de convencer la idea de colgar un cuadro en la pared en la que apoya el sofá. Quería algo original que diera un toque de distinción. Por esta razón optó por un vinilo decorativo en negro que simula unas ramas con hojas. Lo adquirió a través de la página web www.miraentuinterior.com y su precio es de 160 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
COMPOSICIÓN MODULAR

Frente al sofá, nuestra lectora realizó una composición modular para los equipos audiovisuales. Quería que ofreciese capacidad de almacenaje sin saturar. Una bancada de poca altura y una vitrina en la pared, ambas acabadas en oscuro, destacan sobre el fondo rojo, la única nota de color que rompe el equilibrio blanco y negro que predomina en toda la estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
EL COMEDOR

En el comedor se mantuvo la dualidad claro-oscuro, salpicada de notas en cromado. La mesa -que combina la estructura en acero con el sobre en cristal negro- y las sillas son de Kibuc. En lugar de las típicas cortinas de tela, Montse escogió un modelo de lamas de acero oscuras. La peculiaridad es que no necesitan abrirse durante el día ya que cada lama está perforada y deja pasar la luz. Las compró en Almacenes Juan, en Terrassa, por 850 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
UN APARADOR DE GRAN CAPACIDAD

Montse acertó al escoger unas sillas de respaldo alto, tapizadas en piel blanca, ya que dan luminosidad a un rincón que, de otra forma, hubiera quedado oscuro. Como una de las claves del salón era no saturarlo de muebles, la propietaria escogió un aparador bajo, aunque de gran capacidad, para almacenar el menaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
DETALLES DECORATIVOS

Tres únicas esculturas en la misma línea decoran el aparador. ¿Es posible que la funcionalidad y la elegancia vayan de la mano? Sí, y prueba de ello es el sencillo reloj que decora la pared del comedor. Es de Muebles Cerdeña, en Terrassa, y cuesta 360 €. La lámpara del comedor es de la tienda El Hipopótamo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
LA HABITACIÓN PRINCIPAL

Si por algo destaca el color negro es por su elegancia. Montse quería que el dormitorio resultase muy elegante, al mismo tiempo que moderno, por lo que decidió que este color sería el protagonista. El detalle negro que marca el cabecero de lado a lado así como los complementos, pocos y escogidos, rompen la monotonía del blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
EL NEGRO, PROTAGONISTA

Si por algo destaca el color negro es por su elegancia. Montse quería que el dormitorio resultase muy elegante, al mismo tiempo que moderno, por lo que decidió que este color sería el protagonista. El detalle negro que marca el cabecero de lado a lado así como los complementos, pocos y escogidos, rompen la monotonía del blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
ROPA DE CAMA

La ropa de cama se coordinó en las mismas tonalidades. Resulta muy original el edredón, con un estampado diferente en cada una de las mitades de la cama. El conjunto se completó con dos cojines lisos en negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
ARMARIO EXENTO

Como no había armario empotrado en la habitación, la propietaria escogió un modelo exento de bastante altura -para aprovechar el espacio- con el frente liso combinado con un detalle en cristal negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
EL BAÑO

Para las paredes del baño se eligieron azulejos grandes en un tono neutro. Montse quería destacar la zona del lavabo y lo consiguió con un mueble acabado en madera en un tono cerezo y un lavabo sobreencimera en blanco y de forma cuadrada. Los complementos se combinaron en blanco y negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
AMPLIAR EL ESPACIO

Para ampliar visualmente el espacio en el baño se colocó un gran espejo sobre el lavabo, enmarcado en el mismo tono que la madera del mueble, pero con una moldura muy fina. La mampara de la ducha también es de cristal, aunque con unas franjas translúcidas, con el mismo objetivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo