Un piso repleto de luz y creatividad

Anna, fotógrafa de profesión y vocación, vive en Barcelona en una casa de 70 metros cuadrados, distribuidos en un salón, tres habitaciones, un baño y una cocina. El color blanco da unidad a los estilos que decoran su mundo: moderno, minimalista, retro y vintage.

image
1 de 14
Bienvenidos al salón-comedor

A nuestra lectora le gustan las casas con personalidad y no cabe duda que al entrar en su hogar eso se percibe en cada uno de los detalles. Su propuesta para conseguirlo es combinar muebles dispares y decorar con objetos que guardan un significado especial para ella. Este piso, donde predominan las piezas de Ikea, es un ejemplo de estilo y diseño low cost. La librería Expedit blanca que queda detrás del sofá es de la firma sueca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 14
Vistiendo la pared

Las mezclas siempre enriquecen. Sobre un fondo blanco total, Anna ha colgado láminas y postales, adquiridas en distintos lugares, fotos e, incluso, un bastidor que recicló con telas y botones que tenía por casa. ¡Nos encanta este toque do it yourself!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 14
Es hora de la siesta

El sofá, tapizado en color gris, destaca sobre el conjunto blanco que predomina en el salón. Los toques de color están muy presentes en este piso, prueba de ello es la original manta, un diseño que elaboró la madre de Anna a partir de un patrón que localizó por Internet.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 14
Almacenaje personalizado

En otra zona del salón los muebles de almacén se convierten en piezas únicas gracias al objetivo de Anna. El mueble Besta, de Ikea, se ha personalizado con fotografías realizadas por ella, colocadas en los cristales y que ocultan el interior de los armarios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 14
Pequeño y acuático compañero de piso

Anna comparte piso, además de con su pareja, con un simpático pececillo, de nombre Pantone, que da vida y colorido a los estantes Lack, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 14
Recuerdos de viajes

Los complementos adquiridos en escapadas o viajes que ha realizado esta fotógrafa lucen en cada rincón. Una muestra son las letras ABC, procedentes del encantador Portobello Market, de Londres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 14
El dormitorio, territorio personal

En el dormitorio el blanco sigue siendo el color de base. Sólo la colcha y unas discretas notas del cuadro de la pared rompen la monocromía. El conjunto resulta luminoso y acogedor gracias a los detalles en madera del cabecero en un tono natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 14
Las mariposas velan por el sueño

Quizá como una metáfora a todas esas ideas que vuelan por la noche en los sueños, Anna decoró la pared en la que se apoya la cama con unas mariposas blancas, de la firma Umbra, que se trajo consigo de USA. Del techo pende un ligero globo de papel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 14
Un despacho repleto de color e ideas

Anna es conocida en la blogsfera como aDm y tiene un blog al que estamos enganchadas: www.facilysencillo.es. Es una fotógrafa estupenda -a la vista está con las imágenes de su casa que ella misma nos ha enviado- y su vida en Internet está ligada a este arte, por lo que pasa muchas horas trabajando delante del ordenador. Su despacho no podía ser de otra manera: funcional, práctico y encantador. Se divide en dos zonas: una en la que ella trabaja y otra la de su pareja. Cada uno eligió los muebles según sus gustos. El resultado es una zona especial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 14
Otro rincón de la zona de trabajo

¡Qué estilos tan diferentes! Las paredes blancas inundan de luz el espacio de trabajo. El estor gris suave matiza y evita brillos en las pantallas del ordenador. El mapa mundi ha viajado desde Londres hasta Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 14
Inspiración retro

Otro rincón del despacho. El autobús que decora la mesa pone un toque retro desenfadado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 14
Todo a mano

En una de las paredes que quedan junto a la mesa, Anna ha instalado varios contenedores para tener a mano rotuladores, lápices, tijeras... Práctico y ¡tan colorido!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 14
En la pared

Sobre el escritorio, la pared se llena de pequeñas manualidades, complementos y otros accesorios que decoran el rincón. Los robots son de papel y la inicial, de metal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 14
Notas craft en el despacho

Para una fanática de las manualidades son obligatorias las pinceladas craft, que no son otra cosa que pistas que revelan el sentido artístico y las habilidades de la persona que trabaja allí. Esta imagen habla por sí sola.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo