Un piso nórdico con detalles especiales

Nuestra lectora Esther nos abre las puertas de su casa. Un piso que ha reformado por completo para adaptarlo a sus gustos y necesidades, con un estilo nórdico y muy personal.

image
DR

"No me gustan las casas monoestilo. A mi parecer, resultan monótonas y demasiado evidentes. Me gusta que las casas tengan elementos que, de repente, te sorprendan". Estas palabras de nuestra lectora Esther definen a la perfección la forma en que reformó y decoró su piso. La vivienda pertenecía a sus padres, que la tenían alquilada, y le ofrecieron a ella y a su novio mudarse a ella. Antes de trasladarse, quiso cambiarla para hacerla más suya: "decidimos hacer reforma ya que, aunque el piso no era viejo (tiene menos de 20 años), queríamos cambiar cosas tanto de distribución como darle nuestro toque más personal", explican.

Estos cambios consistieron en ampliar la cocina fusionándola con una de las cuatro habitaciones y ceder parte del dormitorio principal al nuevo vestidor. Los suelos se cubrieron con un laminado en Punta Hungría y la cocina con un gres que imita los suelos hidráulicos. Para dejar el paso de luz y aumentar la sensación de amplitud, eliminaron los tabiques que dividían la cocina, el salón y el recibidor y colocaron en su lugar puertas correderas de cristal, que aparecen y desaparecen a voluntad.

Para la decoración, optaron por no colocar muchos muebles, para que sus dos perros puedan corretear y jugar sin obstáculos por la casa. Los colores que más abundan son el blanco, el gris, el azul y el tono natural de la madera y el estilo que predomina es el nórdico, aunque, como nos anunciaba, no quiso limitarse solo a uno: "quise darle toques más rústicos e industriales, sobre todo en la cocina, y algún elemento clásico, como las molduras en la pared y la bañera y grifería de los baños, que le dan calidez", concluye.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Renovarse para vivir

Esther ha renovado por completo este piso para adaptarlo a su estilo. En el saló0n, dos sofás de Kenay Home y mesa de centro hecha a medida.

A pie de obra

El salón contaba con una pared muy grande en la que cada muebles que ponían parecía muy pequeño. Por este motivo decidieron hacer uno de obra de líneas simples, que cubriera el espacio, pero no lo recargara mucho visualmente.

Fieles compañeros

Esther no ha querido recargar el espacio para que sus dos perros puedan moverse libremente.

Aire francés

El suelo del salón es un laminado con forma en Punta Hungria de la marca Parador, en la tienda Savia Wood Desing de Madrid.

Visto y no visto

Se eliminó la pared que separaba el salón y la entrada y se sustituyó por una puerta corredera de cristal laminado mate.

Cálida acogida

Un frente de chimenea nos recibe en la entrada.

Frontera de cristal

En la cocina se han instalado una separación con puerta de estilo industrial , con estructura de hierro lacado.

Cocina minimalista

La cocina fue hecha a medida en madera de roble natural lacada en blanca.

Mármol parece

La isla está cubierta de Silestone Calacatta Gold, que simula mármol.

La isla bonita

La isla sirve como barra para comidas informales y separador entre la zona de trabajo de la cocina y el comedor.

Todo al blanco

El blanco aportó luz y la madera calidez.

Zona de comedor

En la zona de comedor se ha dado un toque más rústico con una pared de ladrillo visto y la mesa con tablero de roble anudado El suelo de laminado se ha combinado con un gres tipo baldosa hidráulica de Porcelanosa que simula una alfombra.

Dulces sueños

Vista del dormitorio principal.

Simetría

El cabecero y las mesillas son de Kenay Home, las lámparas de Maisons du Monde y de Leroy Merlin.

Vestidor

El vestidor se amplió añadiendo una zona del dormitorio y los muebles se han hecho a medida.

Aseo

Con azulejos de inspiración hidráulica de Porcelanosa.

La hora del baño

El baño, con mueble a medida y lavabos de piedra porcelánica.

Toques clásicos

La bañera de Entorno Baño y la grifería de la marca Gres aportan clasicismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo