Antes y después: Un piso rescatado del olvido

Durante muchos años, este piso de Granada estuvo cerrado y olvidado. Nuestra lectora Virtudes lo renovó y lo llenó de vida y esperanza.

un piso en granada antes y después
Fotos: cortesía de Virtudes

Aunque viaja constantemente y solo pasa cuatro días al mes en Granada, cuando nuestra lectora Virtudes tuvo la oportunidad de comprar una vivienda, no se lo pensó dos veces y decidió buscar en esta ciudad que, asegura, le ha fascinado desde que era pequeña. "El piso, situado en un edificio de 60 años en el centro de Granada, estaba abandonado. Era una herencia y llevaba cerrado 10 años, y nunca había sido reformado", explica. Así que esta médica estética se puso manos a la obra para actualizar la vivienda. Empezó por derribar todos los tabiques que pudieron y trazar desde cero una planta que se adecuara a sus gustos y a las visitas a las que le gusta invitar "para que disfruten de la ciudad de la Alhambra".

Los 120 metros cuadrados ahora se reparten entre el salón, tres dormitorios, tres baños (dos de ellos en suite) y la cocina. Para el diseño de este última estancia, Virtudes oyó las peticiones de su pareja, un portugués médico estético como ella: "Él quería una cocina con todas las comodidades, porque le encanta cocinar. A mi no mucho. Al final conseguimos llegar a un punto intermedio: una cocina totalmente equipada, pero que visualmente no está muy recargada", confiesa.

Para los acabados, eligió "materiales nobles y cálidos... maderas, vigas y paneles decorativos en DM para las paredes. Los azulejos del baño proceden de Jordania y a simple vista parece papel pintado. Del piso original conservamos los radiadores, una pared de caoba del salón que lacamos en blanco y un mueble con encimera de mármol". También rescataron dos butacas que combinaron con otros muebles y accesorios provenientes de tiendas como Zara Home, Ikea, Area y piezas a medida hechas por la carpintería Mendoza e Hijos. El objetivo de la reforma era, en palabras de Virtudes, "que el diseño invitara al descanso y relax, donde hubiese espacio para guardar y también para disfrutar". Objetivo cumplido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nueva vida
Cortesía de Virtudes

Nuestra lectora Virtudes apostó por un piso abandonado en el centro de Granada para crear un apeadero de 120 metros cuadrados en el que pasa algunos días al mes.

Buena base
Cortesía de Virtudes

Los techos altos y las vigas a la vista fueron algunos de los elementos que enamoraron a Virtudes.

Volver empezar
Cortesía de Virtudes

La vivienda nunca se había reformado. La propietaria derribó todos los tabiques para empezar de nuevo.

Todo al blanco
Cortesía de Virtudes

Apostó por el blanco para no recargar los ambientes.

Entrada
Cortesía de Virtudes

Se diseñaron muchas de las piezas a medida para aprovechar el espacio al máximo.

Dormitorio
Cortesía de Virtudes

Vista del dormitorio principal, con parte del baño abierto.

Aires nobles
Cortesía de Virtudes

Enfrente de la cama con dosel, un frente de armarios a medida.

Visitas
Cortesía de Virtudes

Se proyectaron tres dormitorios porque a Virtudes le encanta compartir su casa con amigos que visitan la ciudad.

Baño
Cortesía de Virtudes
Dormitorio de invitados
Cortesía de Virtudes
Tiendas
Cortesía de Virtudes

Casi todos los muebles provienen de Zara Home, Ikea y la tienda portuguesa Area.

El slaón antes
Cortesía de Virtudes
El comedor antes
Cortesía de Virtudes
El pasillo antes
Cortesía de Virtudes
La cocina antes
Cortesía de Virtudes
El baño antes
Cortesía de Virtudes

Otros pisos de nuestros lectores que nos encantan:


- Un ático muy natural
- Una casa confortable y optimista a las afueras de Sevilla
- Una mini villa en Cantabria con muebles exóticos
- Antes y después: de piso anticuado a hogar elegante

¿Quieres ver tu casa aquí? Escríbenos: comunidad@micasarevista.com


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Antes y depués