Antes y después: Una casa de pescadores rehabilitada

Nuestra lectora e interiorista María Díaz Leguina ha reformado una casa centenaria en Asturias para convertirla en el refugio perfecto para su familia.

image

En el centro de Figueras, un pequeño pueblo situado en el concejo asturiano de Castropol, María encontró junto a su familia una casa de piedra con más de un siglo de historia que llevaba varios años abandonada. "Desde el principio, y a pesar de su estado, comprobamos que tenía buenas posibilidades porque era muy luminosa. Las dos fachadas con ventanas tienen sol tanto por la mañana y como por la tarde", explica esta interiorista con buen ojo que supo ver más allá de la carcoma de las vigas, de la distribución poco funcional, los techos bajos y cubiertos de madera oscura, los interiores poco luminosos y las humedades.

La reforma fue completa. "Lo primero que planteamos fue un cambio de distribución de toda la casa, trasladando la cocina a la planta baja, las habitaciones a la primera junto con los dos baños y el patio, el salón en el tercer nivel (más luminoso y caliente) y por último la buhardilla, en el desván". La entrada con la cocina fue el espacio que más problemas dio, "debido a la poca altura, la ausencia de vigas y la poca luz, porque que entraba por la puerta de entrada y una ventana. Un espacio con poca gracia", expone. Ella consiguió darle luz y carácter rebajando los suelos, dejando la piedra a la vista y colocando un damero azul y blanco para hacerlo más amplio visualmente.

En el resto de la casa, pintó las paredes y los techos de blanco roto para hacerlos más claros, derribó tabiques para abrir las estancias, diseñó algunas piezas a medida que se adaptan al trazado original de la vivienda y consiguen aprovechar cada rincón. La decoración es cálida y acogedora, con guiños al estilo rural y mucha madera que ha actualizado con materiales y estampados más actuales y atrevidos. La casa perfecta para desconectar.

www.blog.mryinteriors.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Volver a empezar

Tras esta puerta se esconde la casa que nuestra lectora e interiorista María Díaz ha reformado.

Como el mar, azul

La puerta de la entrada se pintó en azul, a juego con la cocina, y se colocaron unos cristales transparentes para dar más luminosidad. En esta planta se encuentra, además de la entrada, la cocina.

Ganar altura

Esta estancia tenía muy poca altura, por lo que se rebajó el nivel del suelo. En la zona de office, mesa y sillas de colegio antiguas compradas en Mercantic, en Sant Cugat (Barcelona) y lámparas de Faro.

Paredes de piedra

L os muebles de la cocina se hicieron a medida con un carpintero de la zona con diseño de la propietaria. La piedra se dejó a la vista para darle un toque de calidez.

Muy equipada

La cocina se aisló por completo para protegerla de humedades y del frío. El fregadero es de Ikea, el grifo es de Leroy Merlin y los apliques se compraron en Ikea.

Espacio aprovechado

Bajo la escalera se colocó una zona de despensa con puerta de celosía para que pudiera entrar el aire, "en un sitio como Asturias, con tanta humedad, es importante", explica María.

Pisando fuerte

Se eligió un suelo de damero porque hace más amplio el espacio visualmente y los escalones se cubrieron con madera de pino a juego con la encimera.

Segunda planta

Aquí encontramos dos dormitorios y un baño.

Dormitorio principal

Los techos, al igual que en el resto de la casa, se pintaron de blanco para restar oscuridad a la madera.

Rural revisitado

El papel de rayas de Leroy Merlin y la cama de forja de Ikea aportan carácter.

Baño

Se cambió por completo la distribución y se rehizo el tabique del distribuidor para darle más amplitud. 

Papel protagonista

Para ganar espacio, se situó el lavamanos en la ventana y el espejo en las contraventanas. El lavabo pintado a mano es de un artesano y en la parte inferior se hizo un armario pintando las puertas a juego con las vigas. La pared se ha empapelado con motivos geométricos florales en verde, con la intención de incorporar el patio que se ve por la ventana. El papel pintado es de Equipodrt y la grifería de Leroy Merlin.

Materia gris

Las puertas se cambiaron por estas de madera maciza pintadas en gris. La del baño cuenta con cristal para diferenciarla.

Segundo dormitorio

Con cama nido de pino y lámpara de Lucy olé. Para optimizar el espacio se hizo un armario visto con dos tabiques de pladur y baldas de pino barnizadas.

Dejen paso

La puerta de paso al patio también se cambió, se amplió el hueco para dar más luminosidad y se diseñó junto con el carpintero una puerta de postigo con cristal en madera de iroko,

Vida exterior

En el patio, se eliminó el techo y se cambió el solado por una pizarra desigual, típica de la zona.

Cuarto de baño

Junto al patio se encuentra este cuarto de baño con paredes de piedra.

Suelo de pizarra

La ducha tiene suelo de pizarra, al igual que el resto de la estancia.

Materiales nobles

Encimera de 7 cm de pino con lavabo de Bathco.

Edad del cobre

La grifería es de Leroy Merlin

Distribuidor
Último piso

En la tercera planta se planteó el salón de la casa, un espacio en una sola planta, muy luminosa y con vigas de madera de castaño. Se hizo un tabique de pladur para la televisión, integrándola con una pequeña librería, dejando en la parte de atrás espacio para hacer un armario.

Blue velvet

El sofá de terciopelo azul noche es de Maison du monde.

Arte ilustrado

Los dibujos son del artista Felipe Talo afincado en Berlin.

Gran asiento

El sofá es de la firma Dareels, "era importante que fuera modular porque la escalera es muy estrecha y las ventanas muy pequeñas, por lo que no se podía plantear un sofá grande si no era modular", explica María. 

Pieza estrella

Silla Emmanuelle comprada en Decoracción con cojines de Gancedo y alfombra de Marrakech.

Habitación en la buhardilla

Las colchas de rayas son de El Corte Inglés.

La entrada antes
El recibidor antes
La cocina antes
Enl pasillo antes
El distribuidor antes
Uno de los dormitorio antes
Antes
Una de las puertas antes
La escalera antes
El dormitorio principal antes
Techo antes

La madera oscura lo hacía más bajo visualmente,

Escalera antes

Se restauró y conservó

Buhardilla antes
Salón antes
Antes
Patio antes

Con techo y lleno de humedades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo