Un restaurante centenario convertido en vivienda

En el centro de Valencia, nuestra lectora Pepa nos abre las puertas de su casa, un hogar de más de 100 años, con techos abuhardillados, vigas de madera y paredes de ladrillo visto, que ha rehabilitado.

image

“Yo he estado cenando en tu casa” es una de las frases que Pepa, la propietaria de esta casa, asegura oír más. ¿El motivo? "Por estas paredes han pasado los clientes de tres conocidos restaurantes valencianos", nos explica. "Adquirimos un centenario restaurante en el centro y lo rehabilitamos como vivienda. Sus primeros propietarios poseían los terrenos que hoy ocupa el icónico Mercado de Abastos, que donaron al ayuntamiento". Con una historia tan interesante, la rehabilitación debía ser lo más respetuosa posible: se han conservado elementos originales, como los suelos hidráulicos, se han mantenido las vigas de madera, as paredes de ladrillo visto y la estructura, con techos muy altos que en algunos puntos llegar a alcanzar los 5 metros.

Los más de 200 metros cuadrados de esta vivienda se reparten en un amplio salón con cocina americana, tres habitaciones, dos baños y un patio interior en la planta baja, y, en el nivel superior, el dormitorio principal con vestidor, techo abuhardillado y baño en suite, con terraza privada. " Todos los que vienen a casa nos dicen que es muy especial", asegura Pepa. Puedes comprobarlo recorriéndola en la galería de fotos que precede estas líneas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fiel reflejo

Esta casa fue durante más de un siglo un restaurante. Tras una rehabilitación hoy es una vivienda.

Entrada
Detalla de la entrada

Un mueble de madera contrasta con la pared de ladrillo visto.

Fiel reflejo

Durante la rehabilitación se respetaron los elementos originales.

Despacho

En la planta baja encontramos el despacho.

Papel protagonista

Un papel de flores cubre las paredes.

Mesa de trabajo

Detalle del escritorio.

Salón

En la entrada del salón nos recibe un bargueño.

Salón-comedor

Vista del espacio.

Mira hacia arriba

Se han mantenido los techos de bovedilla con las vigas de madera.

Puntualidad

Junto a la puerta de entrada encontramos un reloj de madera.

Zona de comedor
Madera

Los muebles de madera son similares a la carpintería empleada en las ventanas.

Menta abierta

Se ha optado por una cocina integrada al salón.

Buen apoyo

Un pilar de ladrillo se ha empleado como soporte para los utensilios de la cocina.

Luz

Unas lámparas colgantes de estilo industrial iluminan la zona de trabajo de la cocina.

Armarios blancos para la cocina
Zig-zag

La cocina tiene una forma algo caprichosa.

Almacenaje abierto

Almacenaje abierto, cerrado y con cristales para la cocina.

Patio interior

Vista del patio interior de la planta baja.

Pasillo
Detalle del techo
Ladrillo visto en el pasillo
Aseo para visitas
Zócalo

La mitad de la pared se ha revestido con azulejos para protegerla del agua

Escalera

Con huella de madera y frente de azulejos.

Vestidor

Junto a la escalera se ha instalado una zona de vestidor

En forma de L

Vista de los armarios del vestidor.

Todo en orden

El interior del armario de los zapatos.

Vista de la escalera
Entrada al dormitorio

En el piso superior encontramos en dormitorio principal.

Hueco aprovechado

Un hueco en la pared se ha utilizado como una pequeña librería.

Inspiración romántica

Cama con dosel y visillos.

Techo de madera

En algunos puntos de la casa el techo llega a medir cinco metros.

Contraste

La delicadeza de la cama es el contrapunto perfecto para el techo de madera.

Ponte cómoda

una cómoda junto a la cama es el apoyo extra perfecto.

Tocador

La zona de tocador, junto a la cama.

A sus pies

Un rincón de lectura.

Baño principal

Vista del baño en suite del dormitorio.

De mil colores

Los revestimientos son de varios colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo