Una casa familiar equilibrada y serena

Nuestra lectora Yolanda comparte con nosotros su hogar. Una vivienda acogedora y muy habitable en la que no faltan los toques de elegancia y lujo.

image

Elegante y habitable. Lujosa y acogedora. Tradicional y moderna. En esta casa de tres dormitorios, dos baños, espacios abiertos y una amplia terraza se ha conseguido el equilibrio perfecto entre belleza y funcionalidad. Un paleta de colores serenos ha servido como hilo conductor para mezclar piezas de épocas y estilos muy diferentes y que el resultado sea coherente, con alguna nota poco convencional como el papel pintado de rayas de la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espacio compartido

El salón, el comedor y la cocina ocupan un único espacio en el que el gris y el beige se han combinado con la madera y detalles especiales como los tres relojes de aspecto antiguo sobre el sofá.

Terraza

Yolanda también ha cuidado hasta el último detalle de la decoración de la zona exterior.

Terraza

Zona de comedor con mesas, sillas y banco de madera.

Quedarse a rayas

El protagonismo en la cocina se lo lleva el papel pintado de rayas. Completan el ambiente los muebles de madera y cristal blanco.

Dos caras

Se ha aprovechado uno de los armarios para poner un pequeño tabiques detrás y dar más intimidad al comedor.

Dormitorio principal

Un papel pintado de rayas se ha empleado para formar un zócalo en la habitación de matrimonio. El gris, el beige y la madera también son los protagonistas de la decoración.

Baño relajante

Tras una puerta corredera de cristal blanco descubrimos el baño, con suelo de madera, gresite blanco, un gran espejo y muebles suspendidos.

Toques de color

En una de las habitaciones se ha dinamizado el blanco y el beige con pinceladas rojas y rosas.

Blanco sobre blanco

En la otra habitación infantil, los muebles a medida para el escritorio y la cama consiguieron aprovechar al máximo el espacio.

Segundo baño

Se ha aprovechado el hueco de debajo del armario suspendido para colocar un gran cesto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo