Un piso de estilo nórdico en Barcelona

Tras varias reformas, Darío consiguió que este piso de 72 metros cuadrados quedara acorde a sus gustos y necesidades. El estilo nórdico invade cada rincón.

image

El propietario de este piso situado en el barrio barcelonés de Les Corts se declara un enamorado del estilo escandinavo. Echando un rápido vistazo a su hogar, esta afirmación se confirma. Darío ha trasladado el estilo y la mentalidad nórdicos hasta los 72 metros cuadrados de su hogar, prestando la misma atención tanto a la belleza como a la funcionalidad en el resultado.

Para lograrlo, lo reformó, dividiendo las obras en dos fases. En una primera, cambió la cocina, el salón y el comedor. En la segunda, fue el turno para los baños y el distribuidor. En las zonas públicas, el blanco y el negro son los grandes protagonistas de la decoración, amenizados por pinceladas de amarillo. En los dormitorios, optó por el gris para las paredes, para hacerlos más acogedores e íntimos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toque de color

Aunque el blanco y el negro son los tonos predominantes en la decoración, Darío ha dado algunas pinceladas de blanco para amenizarla.

Lámparas

"Para nosotros la luz es esencial, pero además las lámparas son un elemento de diseño que permiten decorar la estancia combinando formas, colores y texturas", afirma Darío sobre la cantidad de lámparas que pueblan su salón. La lámpara globo de la mesa es heredada.

Redecora tu vida

Los muebles del salón fueron adquiridos casi todos en Ikea.

Reino vegetal

Uno de los grandes tesoros de esta casa es la terraza, repleta de plantas.

Piensa en verde

Las plantas son otro elemento que enamora a los propietarios. Su terraza es una buena muestra de ello.

Comer con vistas

Una mesa de comedor pequeña les permite disfrutar durante los meses de más calor.

Gran capacidad

El propietario ha diseñado este mueble, combinado almacenamiento alto y bajo, abierto y cerrado, que sirve tanto para guardar menaje del comedor como accesorios del salón.

Con buena letra

El arte con tipografía está presente en toda la casa.

Comida informal

El pasaplatos se ha empleado también para instalar una barra con taburetes altos para comidas más informales.

¡Menudo pájaro!

Sobre una estantería, el Eames House Bird de los Eames.

Semiabierta

Un pasaplatos comunica la cocina con el salón y deja pasar más luz natural.

Mucha fibra

En un rincón encontramos la lámpara de la colección Sinnerligque Ilse Crawford diseñó para Ikea. "Al ser de bambú da la calidez de la madera a la estancia", afirma el propietario.

Trío ganador

Como podemos ver, la combinación del blanco, el negro y el amarillo se ha mantenido constante en toda la estancia.

Mesa para ocho

En un rincón del salón encontramos una mesa plegable, lista para usar cuando hay invitados en casa.

Mezcla ganadora

Para aprovechar este rincón y darle personalidad, colgaron estanterías String donde exponen algunas de sus colecciones y las mezclaron con la mecedora de los Eames y algunas plantas en suspensión

De altos vuelos

El propietario es un enamorado de los pájaros de madera natural. Estos son los Shorebirds de Normann Copenhaguen.

Cocina blanca

Como la cocina da a un patio interior, Darío eligió el blanco y los materiales reflectantes para iluminar y multiplicar la luz natural.

Todo oculto

El lavavajillas se paneló para que quedara integrado y conseguir dar continuidad visual.

Mucha luz

Darío prestó especial atención a la iluminación, eligiendo LEDs empotrados para contar con suficiente luz en las zonas de trabajo de la cocina.

Calidez

Para contrarrestar la frialdad del blanco, Darío optó por la madera de haya para la encimera y la mesa.

Crear ambiente

La lámpara en suspensión permite crear una atmósfera más íntima durante las comidas.

Office

Como la cocina es bastante grande, se ha instalado una zona de comedor en ella.

Distribución

El piso tiene 72 metros cuadrados y está dividido entre la cocina, el salón, un baño, un aseo y dos dormitorios.

Dormitorio principal

Junto al salón encontramos el dormitorio principal. Originalmente eran dos habitaciones, pero decidieron fusionarlas y crear un espacio multifuncional.

Con mucho mimo

Se ha cuidado cada detalle en cada rincón.

A rayas

A los pies de la cama, una zona con asientos. La apred se ha entelado a rayas blancas y negras.

Chico aplicado

En una de las paredes se ha colocado una zona de estudio.

Buena idea

Para ganar espacio de almacenamiento, se rodeó el cabecero de la cama con armarios.

Segundo dormitorio

La otra habitación se emplea como cuarto de invitados y estudio.

Tono sereno

Para los dormitorios eligieron el gris como color principal.

Doble uso

Unos cojines sobre la cama la convierten en un sofá perfecto para leer cuando no hay invitados.

Más madera

El recibidor se ha panelado con madera. Al fondo, el cuarto de baño.

Baño

Vista del cuarto de baño, con encimera de Silestone en blanco y muebles de madera de roble.

A media altura

Se ha alicatado la mitad de las paredes y pintado de gris el resto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo