Una encantadora habitación de bebé decorada en blanco y gris

Mireia nos muestra la habitación de su hija Aina. Junto a su pareja, han creado un universo infantil delicado y encantador, en tonos blanco y grises y propuestas decorativas cuidadas.

image

Mireia Vàzquez es arquitecta y adora la decoración y el interiorismo por la vinculación con su trabajo y de manera personal. Y se nota. Recientemente ha decorado junto a su pareja la habitación de su hija Aina, un cuarto infantil con todo detalle en el que predominan los tonos blancos y grises y se alegran con pinceladas de color.

Como padres primerizos pusieron todo su cariño en preparar la que sería la habitación de la princesa de la casa. En la pared, un mural de árboles, pintado a mano, rodea de naturaleza los elementos principales del dormitorio. Y todo con muebles low cost. El resultado es perfecto.

Si te gusta el trabajo de Mireia, a la que le interesa que las habitaciones estén pensandas para los niños, contacta con ella y te ayudará con la decoración (mivainteriors@gmail.com).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una habitación de bebé con mucho encanto

La habitación de Aina, la hija de Mireia y su pareja, parece de cuento. Y es que su madre, arquitecta, adora la decoración y sabe de lo que habla.

Un mural decora la pared junto a la cuna y el balancín

El mural de la pared está pintado a mano. Los árboles están decorados con papel scrap.

Mobiliario low cost

Todo el mobiliario de la habitación es low cost y es que Mireia sabe cómo sacar partido a un espacio con los complementos y detalles deco.

Un rincón deco muy DIY

Detalle del rincón sobre la cuna con la casita para pájaros de la pared, la guirnalda, las hojas de los árboles y el globo colgando (un do it yourself de Mireia y su pareja).

Vista general de la habitación

Cuna, de Drim. Armario y baldas, de Ikea. Balancín, de Natura Casa. Alfombra y láminas, de Leroy Merlin.

Una estantería junto a la cuna

Una estantería abierta junto a la cuna.

Positivo-negatico blanco y gris

En blanco y gris pero con efecto "positivo-negativo" en las dos paredes.

Cuidado hasta en el último detalle

Las paredes tienen la "culpa" de crear un ambiente mágico.

Una alfombra, toque de color

La alfombra delimita la zona de descanso, correspondiente a la cuna, y aporta una nota de color.

Casita para los pájaros

La casita está hecha a mano por Mireia y su pareja.

En estantes

Sobre la estantería abierta de suelo un balda en la pared. Ahora decoran y sirven para organizar algunos juguetes pero cuando crezca la pequeña, con más razón, servirán para tener sus juguetes y cuentos a mano.

Vista del armario

En esta toma se aprecia el frente del armario y el techo del dormitorio.

Detalle de la decoración de los estantes
Un rincón con mucho color

La estantería de cuos grises también está realizada a mano por nuestra lectora y su pareja.

En esta zona se ha creado un espacio para estar, para dar el pecho a la pequeña en una silla balancín, mecerla, disfrutar de sus ratos de juegos cuando crezca...

Una balda con su nombre

Sobre el radiador una balda con las letras que forman el nombre de la pequeña de la casa.

Un balancín, momentos de relax

Una silla balancín es perfecta para amamantar al bebé o darle el biberón.

Detalle de la decoración con bastidores DIY en la pared

Bastidores de colores con mensajes y motivos. Los colores realzan el rincón. Es una idea de nuestra lectora y su pareja, realizada por ellos mismos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo