Un piso mini todo en madera

María Canosa vive en un apartamento original en el que ella ha ideado cada rincón y casi tallado, con ayuda de un ebanista, los muebles. Para eso, ha restaurado maderas viejas o recuperado maderas abandonadas. El resultado es personal y cálido. Descubre los ambientes de nuestra lectora.

image

María Canosa nos abre las puertas de su especial apartamento, un hogar cálido y personal por su decoración, básicamente en madera. María ha diseñado e ideado cada pieza, con ayuda de un ebanista, para dar forma a la casa de sus sueños. Aquí vive nuestra lectora.

Es una vivienda situada en Bueu, Pontevedra, un pueblo eminentemente marinero. Ahí radica el hilo conductor de la decoración, con presencia de elementos y materiales procedentes de la pesca, de origen familiar, con un alto valor sentimental (por ejemplo, la lámpara del pasillo de la habitación es una nasa de pesca suspendida del techo por una polea de los antiguos pozos de agua).

Las maderas vírgenes le dan un aire retro, acentuado por algunos muebles como el sofá de terciopelo dorado, conseguido en una subasta en Holanda.

Nuestra lectora le da mucha importancia a la iluminación, de ahí que se haya centrado especialmente en la creación de las lámparas como la principal: un banco que antiguamente se destinaba para el uso de tareas domesticas, tales como cortar alimentos, tareas artesanales, preparación del pan, etc.

También le gusta la combinación de lo rústico con lo industrial. Y la presencia de lo natural, lo verde. Y todo en 55 metros cuadrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
De espacios compartidos

La zona de día es un espacio abierto que comparten el estar, la zona de trabajo y la cocina, delimitada por una barra que hace las veces de comedor.

La mayor parte de los muebles están realizados en madera, ideados por la propietaria, María Canosa. Destaca la original lámpara de techo.

Zona de estar

Con el televisor instalado en la pared y un sofá delante del ventanal.

La calidez de los textiles

Al predominio de la madera se suma la calidez de los textiles.

Detalle de la lámpara de techo

Una pieza de madera con cables que se distribuyen en el techo.

Rincón de trabajo también integrado

Junto al estar y frente a la cocina, una mesa de trabajo.

La cocina, abierta al salón

La cocina se delimita con una barra y un revestimiento diferente en el suelo.

Una barra de desayunos y comedor

Una barra de madera tosca delimita la cocina y hace las veces de comedor.

Detalle del fregadero

La encimera de la cocina, también en madera. Destaca el fregadero en porcelana blanca.

Rincón en la cocina

Con la tecnología al servicio de la cocina.

Barra y taburetes
Muy natural

La madera ya es un material natural y cálido a lo que María ha unido la presencia de los arreglos verdes como éste, maxi, sobre la barra.

Con iluminación sobre la barra
A mesa puesta

Detalle del cuidado menaje en verde y notas en dorado.

En detalle
Vista de la zona de día desde el rincón de trabajo

Con gran sensación de amplitud.

El escritorio

La mesa está formada por un tablero y un par de borriquetas. Sobre la zona de trabajo, mucho verde.

Una lámpara de pie junto a la mesa

Para cuando es necesaria una iluminación más puntual sobre la zona de trabajo.

Detalle de la pata de la mesa

La borriqueta con unas macetas con plantas.

Flores sobre la mesa de trabajo
Vista del rincón de trabajo

Disfruta también de la claridad que entra por el ventanal del salón.

El recibidor y el pasillo

En la entrada principal hay un espejo integrado en una puerta muy antigua, que inicialmente
estaba abandonada.

Recuerdos capturados en fotografías

En esta imagen se aprecia una tira de fotografías, un detalle muy decorativo y personal.

Fotos en la pared
El recibidor

Con una solución a medida en la misma línea decorativa que el resto de la vivienda: una consola en madera con un taburete.

Vista frontal de la consola del recibidor
Sobre la balda

Detalles en madera.

Detalle de una de las puertas
El dormitorio

Entrada al dormitorio principal.

Desde el interior

Vista del dormitorio desde el interior de la estancia.

Con textiles en tonos suaves

La ropa de cama en colores suaves y flores dan un aire campestre el dormitorio.

Aire romántico

Gracias a los "velos" que decoran el techo del dormitorio.

El cabecero

Decorado con unas ventanas en madera.

Detalle de las ventanas de madera

El cabecero de la cama son dos ventanas antiguas, ancladas a la pared con bisagras móviles, de manera que pudiesen abrirse. Los cristales están decorados con unos vinilos muy sutiles con mensajes.

Vista de una de las paredes del dormitorio

Al fondo, la mesilla, también en madera.

Lámpara de techo en negro
Detalle del perchero
El cuarto de baño en madera y negro

Con una gran fuerza visual: en madera y con mucho negro en los revestimientos.

El lavabo

Detalle de la zona del lavabo.

Madera y un arreglo floral
La zona de la ducha

Impactante. La pared de la ducha cuenta con un revestimiento muy particular.

Inkiostro Bianco y Zucchetti son las firmas que dan protagonismo al baño. El vinilo transforma el reducido espacio en diseño de vanguardia.

Un revestimiento llamativo
La ducha
Publicidad - Sigue leyendo debajo