Una casa low cost muy actual

Una casa antigua, reformada por sus propietarios, una pareja joven, para actualizarla con un presupuesto low cost, mucho gusto y creatividad. Se han aprovechado muebles clásicos, que conviven con otros muy "de diseño".

Amaia Beistegi es arquitecta y una apasionada de la decoración y el interiorismo. Y eso se nota en su casa. Su sello tenía que estar presente en cada estancia. Cuando decidió, junto a su pareja, independizarse tenía claro que iba a disfrutar acomodando su hogar con un presupuesto low cost a sus gustos. El resultado es asombroso y ¡sin obras! solo con toques de pintura y una decoración actualizada.

Su casa se encuentra en Bergara, Guipúzcoa, donde trabaja en su pequeño estudio, Arquitectura Arkibe. La vivienda de 85 metros cuadrados es ideal para una pareja joven, distribuida en cocina, salón, dos dormitorios, un estudio y un cuarto de baño.

El objetivo de la reforma de la casa era conseguir un espacio acogedor con poco presupuesto. La base era una casa antigua (las fotos del antes no dejan lugar a dudas). Amaia y su pareja lijaron los marcos de las puertas, ventanas y zócalos y los pintaron de blanco para dar luminosidad y amplitud a toda la vivienda. Las paredes están pintadas en gris suave. El suelo se ha mantenido, aunque restaurado. Algunos de los muebles de madera antiguos se han conservado y conviven con otros más actuales.

www.arkibe.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón comedor mini

Zona de estar y comedor, todo en blanco y gris. El resultado tiene cierto aire nórdico, muy cálido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mueble en blanco y madera

Las paredes en gris caldean. El mueble de los audiovisuales combina blanco y madera. ¡Toque cálido!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El comedor

Todo en blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La cocina

Cambio de imagen. Al final de la galería verás cómo estaba antes la cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pequeño office

Una mesa adosada a la pared y un par de sillas. El office en la cocina está servido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El recibidor

Donde antes hbaía una doble puerta se ha mantenido el arco pero sin hojas para ganar amplitud. Aquí se aprecia la combinación de muebles actuales y otros recuperados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Otro rincón del recibidor

Amaia, nuestra lectora y arquitecta de profesión, ha sabido dar con el punto justo en la decoración en su casa. El abuso del blanco es un acierto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El dormitorio principal
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colores suaves en la habitación
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle del espejo

Con moldura clásica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sí al orden

En el dormitorio, una cómoda y un perchero para organizar la ropa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalle de los elementos de almacén
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El estudio

Nuestra lectora suele trabajar en casa por lo que una de las habitaciones la destinó a estudio con una zona de trabajo confortable y otra de almacén.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ayer y hoy

La mesa, actual. La silla, recuperada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mucha luz

Para trabajar con comodidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de almacén en el estudio

Un mueble en madera antiguo pero de gran capacidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Así era antes el salón
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Así era antes la cocina
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Así era antes el recibidor
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Así era antes el dormitorio
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Así era antes el estudio
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo