Un cuarto de baño para el relax

Color en su dosis justa, madera ultracálida y líneas curvas definen este baño, que con su look mini spa resulta muy cálido y coqueto. 

Este baño transmite calma y serenidad gracias al equilibrio cromático y a la elegancia de su mobiliario. El protagonista es un mueble de lavabo volado con gavetas curvadas, que se completa con una encimera de resina que se adapta a él como un guante. Su lacado en color marrón glacé despierta máximo interés visual sobre los revestimientos blancos, al igual que el espejo de pared que lo acompaña, y las dos estanterías estratificadas con acabado en madera. Un remanso de paz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuarto de baño funcional

Funcionalidad y estética se conjugan en el frente de lavabo. En primer lugar, la pareja formada por el mueble suspendido, equipado con amplias gavetas, y el espejo con balda, para tener a mano los artículos de aseo de más uso. Junto a ellos,
una estantería con baldas de suelo a techo aumenta la capacidad de almacén, tan necesaria
en el cuarto de baño.

El frente curvo del mueble imprime un aire más femenino al cuarto de baño. La encimera de resina se adapta al milímetro al mueble, equipado con amplias gavetas. Un acierto para ganar superficie libre en la encimera: el lavabo se ubicó a un lado, en lugar de estar centrado. De Schmidt: mueble lacado Giro, en color Marrón Glacé, con encimera y grifería, y estantería estratificada con acabado madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una bañera de lujo

Por su contraste con el blanco, la composición del frente de lavabo gana interés visual. En perfecto equilibrio, las medidas de las gavetas y los estilizados tiradores de barra del mueble volado, con medidas de 1,50 x 0,47 x 0,52 m. A destacar, el trío de lámparas colgantes a diferente altura, que añade sofisticación al conjunto. Muebles, espejo, iluminación y griferías, de Schmidt.
Reducir la paleta cromática en el baño a dos-tres colores es una fórmula infalible para conseguir una atmósfera mucho más serena, que invite al relax. El orden también es condición indispensable para crear un santuario de bienestar. Si hay muebles sin puertas, la solución son cestas y cajas para evitar que todo quede a la vista, agrupar por colores y no apilar demasiadas toallas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un espejo para el lavabo

El espejo incorpora una balda, una práctica superficie extra para disponer artículos de aseo y evitar la saturación en la encimera del lavabo. Es un diseño que se integra en la decoración porque se enmarca en una estructura con el mismo color del mueble, el tono marrón glacé, incluido en la amplia carta de colores de Schmidt.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mueble de lavabo con espacio de almacenaje

Sobre esta líneas, el interior de las gavetas perfectamente organizado. De apertura y cierre suave y con guías resistentes, están divididas en compartimentos para rentabilizar el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con lavabo plano

Mueble Ryhtmik, de Jacob Delafon (desde 765 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Monomando

Grifo Cuff, de Jacob Delafon, con tres alturas y diseño cilíndrico (desde 84 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Olor a campo

Se percibe con esta vela aromática Flor de Olivo, de La Chinata (7,60 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Baños