Planifica los puntos de luz en el baño

Analizamos la iluminación más adecuada para el baño y las lámparas con las que puedes conseguirla.

image
1 de 6
Luces en el espejo.

Maquillarse o afeitarse requiere una iluminación uniforme que no deje zonas del rostro en sombra. Lógralo con un tubo fluorescente con difusor, un aplique a cada lateral o con varios halógenos. En este último caso, opta por dicroicos de 600, 50 vatios y 12 voltios y colócalos así: mide 30 cm desde el borde del espejo hacia dentro y a partir de ahí sitúa un halógeno cada 50 cm. La luz natural garantiza una iluminación general adecuada de día. Para la noche o los cuartos de baño sin ventanas, un plafón es suficiente, ya que el resto de los sanitarios no requieren una luz excesiva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
El difusor de esta lámpara

tamiza la luz para que no haya sombras en el espejo y oculta el tubo fluorescente. Lámpara de Lámparas Oliva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Tres opciones para el cuarto de baño

que reparten la luz de forma uniforme a lo largo del espejo. Son el modelo Look de Vibia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Una regleta con bombillas

es una buena alternativa siempre y cuando la separación entre ellas garantice que el cruce de los distintos haces luminosos no deja zonas en sombra. No olvides situarla a más de un metro de la toma de agua para que cumpla con la normativa de seguridad. Y, si colocas enchufes, exige que éstos tengan toma de tierra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Las pantallas metálicas

logran una mayor reflexión de la luz, pero si el interior es brillante, produce sombras. Para evitarlo, busca un modelo con el interior mate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Hay espejos con luz incorporada;

el modelo Look de Vivia incluye dos tubos fluorescentes laterales (en Biosca & Botey).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Iluminación