Un cuarto de baño color de rosa

Impresiona lo gratificante que resulta el cambio de este cuarto de baño, de escasos metros. La suma de materiales de vanguardia y colores de moda dio en el blanco.

Actual, cómodo y con un marcado espíritu femenino se presenta este baño tras la remodelación que llevó a cabo el arquitecto Javier Echenique. El espacio no supuso ningún inconveniente gracias a la renovación de los sanitarios y a su nueva distribución. Hoy el ambiente cuenta con un plato de ducha, en lugar de bañera, aligerado por una mampara fija de cristal; los lavabos, por su parte, se redujeron a un solo seno con prolongación de la encimera volada por ambos extremos. Nos encanta la elección de los revestimientos, gres en color pizarra para el suelo y el zócalo de la pared, y pintura plástica rosa hasta el techo. Muy chic.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavabos volados

Los recursos arquitectónicos y juegos visuales fomentan la sensación de amplitud. Un ejemplo en el que inspirarse fue el saliente creado en la pared del lavabo sobre el que se colocó un espejo fijo algo más grande. Una idea que permite ubicar una luz ambiental oculta y alojar otra de techo rasante sobre el lavabo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baño en rosa y gris

El look dominó del lavabo acapara la atención por su belleza y funcionalidad. La alternancia del mármol de Macael y la pizarra pulida responde tanto a necesidades prácticas como estéticas con excelentes resultados. Una combinación fantástica acorde al gres rayado de la pared, de Saloni. Lavabo y grifo, de Roca.

Percibir el espacio como un ambiente ligero y despejado es fundamental si queremos sentirnos cómodos en el baño. Por este motivo, aquí se apostó por una encimera volada así como por la ausencia de armario cerrado en su parte inferior. En su lugar, un banco con dos estantes actúa como lugar de almacén sin resultar agobiante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Zona de ducha

También con la reforma se sustituyó el tradicional
radiador de tubo por un toallero de pared calefactado. Una acertada elección que garantiza una temperatura siempre agradable en el cuarto de baño y toallas calentitas al salir de la ducha.

Los juegos ópticos que se consiguen con ciertos recursos fomentan la amplitud visual en los espacios más reducidos. Aquí, por ejemplo, la elección del blanco alrededor de la ventana potencia la luminosidad; por su parte, la continuidad del gris marengo del pavimento hasta media altura aporta profundidad al espacio y ricos matices entre luces y sombras. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ducha con suelo de iroco

La nueva ducha ocupa el espacio completo de la antigua bañera. Así fue posible contar con una plataforma de secado de superficie antideslizante. Una plancha de madera de iroco ofrece un tacto suave y seguro al pisar descalzos, mientras que la pared se alicató en dos tonos hasta el techo como protección frente a las salpicaduras. Plato de ducha, de Roca. Azulejos, de la firma Saloni. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Grifería de líneas depuradas

Grifo monomando Drako, de la firma Ramon Soler (75 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toallas a rayas

Como toque de color, las toallas son un excelente recurso. De Zara Home (desde 2,50 € cada una).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un completo set de baño

Conjunto de accesorios para el baño, de House Doctor (desde 9,90 € cada uno).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Baños