Cómo distribuir un baño con ducha: 6 proyectos con planos

La ducha es un recurso indispensable en el baño. Para que te inspires en el diseño, te presentamos 6 tipos de distribuciones.

cuarto de baño negro con ducha
Hearst

Un cuarto de baño bien equipado debe tener recursos para el aseo, artículos para lograr el orden y un diseño funcional para el día a día. Para conseguir el máximo confort y tener el suficiente espacio para desenvolvernos en el interior, te proponemos 6 baños con ducha y los planos para tener un conocimiento de los distintos tipos de distribución.

La ducha tiene cada vez más presencia en los hogares. Se ha convertido en un elemento muy importante para conseguir un aseo rápido y eficaz. Al fin y al cabo, es práctica y fácil de usar, para lavarnos rápidamente y continuar con nuestra vida diaria, un principio muy distinto respecto al servicio que ofrece bañera.

Ducha en el baño, ¿posibilidades?

Un baño grande, uno mediano o un mini baño pueden tener ducha. No importan las dimensiones de la estancia, tenemos la oportunidad de adaptarla gracias a que existen diferentes modelos. Además, podemos trabajar en ella un tipo de decoración más curiosa que llame la atención y que ayude a dinamizar la estética.

Los platos de ducha se pueden adaptar a cualquier superficie y existe una amplia variedad: rectangulares, cuadrados, circulares, estrechos, etc. Se pueden disponer en un rincón o, simplemente, ocupando un espacio que quede vacío. En otras palabras, la ducha nos ayuda a equipar mejor el baño sacando mayor rendimiento al espacio que tenemos.

Materiales y diseño para la ducha

En la ducha podemos realizar diferentes diseños e introducir materiales de primera calidad. Conviene señalar el caso de las mamparas, algunas de cierre completo u otras que dejan una parte abierta pero sin perder la funcionalidad deseada. Todo es cuestión de escoger el modelo que más nos guste y según el estilo que queramos para tener un baño moderno.

Los revestimientos también se deben trabajar, a través de cerámicas malladas o en mosaico, de colores como el naranja para transmitir sensación de juventud o, por ejemplo, alicatados firmes y consistentes de texturas agradables al tacto, incluso para baños en color negro. Las posibilidades son múltiples, pero el gusto lo pones tú.

Para que tengas una noción más clara sobre los posibles diseños que se pueden trabajar, te presentamos a continuación varios ejemplos con sus planos correspondientes, una manera distintas de estudiar la decoración y plantear un diseño útil para tener un baño imecable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cuarto de baño con ducha de 5,8 m²

En este baño, de casi 6 m², la ducha se prolongó de pared a pared frente a la puerta de entrada. Aunque ocupa una gran superficie, no reduce el espacio gracias a la mampara de cristal y al suelo, que es una prolongación del pavimento del baño. El inodoro se situó a la izquierda, y a la derecha, se ubicó el bidé, que queda oculto por el mueble del lavabo. A nivel estético, se busca la sencillez, una forma sutil y elegante para decorar el baño.

Plano: Un cuarto de baño con ducha de 5,8 m²

Así es su plano

Un cuarto de baño naranja de 4,60 m²

Una mampara con puertas correderas facilita el acceso a una ducha integrada situada en esquina. Es el caso de este baño, de 4,60 m². La ubicación de la puerta de entrada y de la ventana llevó a una distribución de los sanitarios en dos frentes paralelos: a un lado, los lavabos y al otro, el indoro y la ducha en esquina, con una mampara con hojas correderas.

Plano: Un cuarto de baño naranja de 4,60 m²

Así es su plano.

Un baño con mampara fija de 5,94 m²

Un baño de 5,94 m² cuya distribución en forma de U es adecuada para los cuartos de baño que tienen la puerta en el centro, ya que, al adosar los sanitarios a lo largo de tres paredes, en el centro queda un espacio libre que transmite sensación de desahogo. Debajo de la ventana se colocaron el bidé y el inodoro, en línea. Frente a la puerta se ubicó el lavabo. A la derecha se situó un plato de ducha de gran formato y una mampara de cristal de una hoja fija, encargada a un cristalero.

Plano: Un baño con mampara fija de 5,94 m²

Así es su plano.

Un baño en blanco y negro de 3,50 m²
Hearst

Con una distribución en línea y algunos efectos visuales, un baño pequeño parece más amplio. En éste, de 3,5 m², el lavabo y el inodoro se ubicaron en la pared de la izquierda, que tiene más fondo, y al final se situó un plato de ducha extraplano, separado por una hoja fija de cristal. Tanto el mueble de lavabo como el inodoro -suspendido y con cisterna empotrada- parecen flotar.

Plano: Un baño en blanco y negro de 3,50 m²

Así es su plano.

Un baño con paredes en naranja de 2,20 m²

Un baño con ventana permite disfrutar de una iluminación con encanto. Por ello, conviene adaptar la distribución para que ningún elemento interrumpa la entrada de luz natural. En este baño, de 2,20 m², la ducha a ras de suelo se situó al fondo, junto a la ventana, y se independizó con una mampara de cristal. Así no se frenó el paso de la luz hacia el bidé y el inodoro, enfrentados, ni hacia el lavabo.

Plano: Un baño con paredes en naranja de 2,20 m²

Así es su plano.

Un baño amplio de 11,55 m²

En espacios muy amplios se puede colocar un plato de ducha además de una bañera, aunque no tienen porqué estar alineados. Por ejemplo, en este espacio abuhardillado de 11,55 m², la inclinación del techo influyó en la distribución de los sanitarios. En la parte baja se colocaron el inodoro y el bidé, en la zona con más altura se situó la ducha y, entre ambas, se ubicó el lavabo. A la izquierda de la puerta se instaló la bañera, flanqueada por repisas.

Plano: Un baño amplio de 11,55 m²

Así es su plano.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas