Un cuarto de baño luminoso y funcional

Después de una acertada reforma, lo que era un baño oscuro y estrecho se convirtió en un espacio bien aprovechado al incorporar una pequeña zona contigua.

Este baño, situado en una zona de paso al dormitorio, junto al vestidor, se transformó por completo gracias a soluciones distributivas, planteadas con acierto. El cambio empezó por incorporar una pequeña zona contigua y abuhardillada, lo que le concedió metros. Además, se abrieron un par de ventanas y se sustituyó la bañera por un plato de ducha. En lugar de puerta de acceso se optó por un vano abierto, que comunica con el vestidor.

En cuanto a los revestimientos, el mármol está presente en las paredes de la zona de la ducha, en el suelo y en la encimera corrida del lavabo. El resto de las paredes se pintaron en blanco para multiplicar la luminosidad del ambiente. Prima la sencillez y son los detalles los que decoran.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mueble de lavabo a medida

Una de las ventanas se abrió junto al lavabo. Una coqueta cortinilla textil a media altura preserva la intimidad de la zona sin restar luminosidad.
La encimera y el faldón de mármol son de Saneamientos Navacerrada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Detalles con estilo

En el cuarto de baño son imprescindibles los enchufes para utilizar los aparatos eléctricos de higiene y belleza. En este caso, tanto el de la pared como los integrados en el frente de espejo, se eligieron con un marco cromado brillante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El efecto visual del espejo

A pesar de los metros que ganó el baño en la redistribución, se instaló una luna de espejo en el frente del lavabo para ganar sensación de profundidad a través de la imagen que devuelve el espejo. La iluminación artificial es otro aspecto clave en espacios pequeños. La solución: focos halógenos, encastrados en el techo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un frente de lavabos

La zona de lavabo se situó en el lugar que ocupaba la bañera. El mueble bajo lavabo se adapta al frente de lado a lado con un diseño volado de puertas y cajones, con tiradores que reproducen formas marinas. El acabado en madera de cerezo contrasta con el tono neutro de los revestimientos y aporta calidez. Gracias a las dimensiones de la pared, el baño cuenta con dos senos, encastrados en la encimera, y suficiente superficie de apoyo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejos de apoyo

En el hueco que queda entre la ventana y la pared, precisamente para aprovechar la luz, se instaló un espejo con brazo extensible de doble cara: normal y de aumento.
Espejo, de venta en Ferretería Ortiz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ducha de obra

La ducha de obra se adaptó al hueco ganado en la reforma. Cuenta con una ventana con cristal translúcido, que evita la visión nítida desde el exterior, y una mampara doble de cristal transparente con panel fijo y puerta abatible.
Mampara instalada por Cristalerías Pastor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rociador y ducha

La grifería de la ducha se colocó en la columna, revestida también en mármol. Consta de rociador de pared y de una barra con grifo de ducha deslizante. Los mandos, desde los que se controla el caudal y la temperatura, se instalaron en la pared de la derecha.
Grifería Grohtherm, de Grohe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Baldas en la ducha

¿Hay algo más agradable que disfrutar de una reconfortante ducha para empezar o terminar el día? Con todos los productos a mano y las toallas calientes, esperando fuera. Con este objetivo se instalaron unas baldas de mármol a ambos lados de la columna y un radiador toallero junto a la mampara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Baños