Planifica la distribución de tu baño

Inspírate en estos ejemplos para organizar mejor el baño. En cada plano encontrarás la forma más adecuada de ubicar los sanitarios.

image
1 de 8
Un baño en forma de U de 6,6 m².

Cuando el ancho del cuarto de baño lo permite, ésta es una distribución óptima, ya que aprovecha al máximo el espacio. En este caso, los 6,6 m2 se organizaron con la bañera a la izquierda, de forma que pasa desapercibida al abrir la puerta. Detrás de ella se situó el inodoro, oculto por un murete. Enfrente se ubicó el bidé que, a su vez, apenas es visible desde la entrada gracias al mueble en el que se encastró el lavabo, situado a la derecha. La esquina de la encimera se terminó en chaflán, para no obstaculizar el paso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Un baño dividido en dos zonas de 10 m².

Si se dispone de un espacio amplio, se pueden crear dos ambientes que permitan usar los sanitarios de forma independiente. Por ejemplo, en este cuarto de baño de 10 m2, la zona de lavabo -ubicada frente a la puerta- se separó del resto de los sanitarios mediante un tabique y una puerta con cuarterones de cristal. En el tabique, además, se incluyó una útil estantería. El segundo ambiente se distribuyó con la bañera a la izquierda, y el inodoro y el bidé alineados a la derecha. Detrás de la puerta se realizó una estantería para colocar las toallas y el cesto de la ropa sucia. Al ser de suelo a techo, también garantiza la privacidad necesaria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Un baño cuadrado de 4 m².

En este cuarto de baño, de 4 m2, la distribución estuvo condicionada por la apertura de la puerta. Aunque lo ideal hubiera sido situar el lavabo -más estético que el resto de los sanitarios- en la pared de la izquierda, el espacio libre que quedaba al abrir la hoja era tan reducido que se optó por colocar el inodoro. La pared del fondo se reservó para la bañera. El lavabo se ubicó a la derecha, en la esquina, para no recargar el espacio, y se encastró en una encimera de mármol que oculta el bidé. Éste se situó junto al lavamanos, enfrentado al inodoro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Baño con planta rectangular de 6 m².

La distribución más adecuada en este tipo de baños consiste en alinear en un solo frente los sanitarios y colocar la bañera al fondo. Así se hizo en este espacio de 6 m2. Frente a la puerta de entrada se situaron dos lavabos, encastrados en una encimera que se prolongó en una repisa, y debajo se ubicó un armario con mucho espacio de almacén. A continuación se colocaron el bidé y el inodoro, alineados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Un baño en forma de U de 6,6 m².

Cuando el ancho del cuarto de baño lo permite, ésta es una distribución óptima, ya que aprovecha al máximo el espacio. En este caso, los 6,6 m2 se organizaron con la bañera a la izquierda, de forma que pasa desapercibida al abrir la puerta. Detrás de ella se situó el inodoro, oculto por un murete. Enfrente se ubicó el bidé que, a su vez, apenas es visible desde la entrada gracias al mueble en el que se encastró el lavabo, situado a la derecha. La esquina de la encimera se terminó en chaflán, para no obstaculizar el paso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Un baño dividido en dos zonas de 10 m².

Si se dispone de un espacio amplio, se pueden crear dos ambientes que permitan usar los sanitarios de forma independiente. Por ejemplo, en este cuarto de baño de 10 m2, la zona de lavabo -ubicada frente a la puerta- se separó del resto de los sanitarios mediante un tabique y una puerta con cuarterones de cristal. En el tabique, además, se incluyó una útil estantería. El segundo ambiente se distribuyó con la bañera a la izquierda, y el inodoro y el bidé alineados a la derecha. Detrás de la puerta se realizó una estantería para colocar las toallas y el cesto de la ropa sucia. Al ser de suelo a techo, también garantiza la privacidad necesaria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Un baño cuadrado de 4 m².

En este cuarto de baño, de 4 m2, la distribución estuvo condicionada por la apertura de la puerta. Aunque lo ideal hubiera sido situar el lavabo -más estético que el resto de los sanitarios- en la pared de la izquierda, el espacio libre que quedaba al abrir la hoja era tan reducido que se optó por colocar el inodoro. La pared del fondo se reservó para la bañera. El lavabo se ubicó a la derecha, en la esquina, para no recargar el espacio, y se encastró en una encimera de mármol que oculta el bidé. Éste se situó junto al lavamanos, enfrentado al inodoro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Baño con planta rectangular de 6 m².

La distribución más adecuada en este tipo de baños consiste en alinear en un solo frente los sanitarios y colocar la bañera al fondo. Así se hizo en este espacio de 6 m2. Frente a la puerta de entrada se situaron dos lavabos, encastrados en una encimera que se prolongó en una repisa, y debajo se ubicó un armario con mucho espacio de almacén. A continuación se colocaron el bidé y el inodoro, alineados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas