Un baño rústico con muebles de obra

En la decoración de este cuarto de baño destacan los revestimientos que le proporcionan un cálido estilo rústico. Los muebles de obra se adaptan al espacio.

image
1 de 12
Recrea un baño de estilo rústico con azulejos de barro.

Lo ideal es colocarlos hasta media altura, para que protejan la pared de salpicaduras sin recargar el ambiente. El resto puede ir pintado o revestido con un material que no se estropee con la humedad; aquí se instaló rafia de Lepina. Azulejos de barro, en 10 x 10 cm, de Alteret, en Gremasa. Espejo de madera, de Andrés Amor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Una cesta de fibra vegetal siempre viene bien en el baño;

tanto para la ropa sucia, como para almacenar las toallas limpias dobladas en forma de rulo. Cesta de fibra vegetal con asas, en La Vieja Mina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Adapta los sanitarios a tu estilo.

Puedes sustituir la tapa del inodoro por otra de madera. Tapas: de madera clara, de Ikea, y oscura, de Trentino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
El lavabo de obra se revistió con gresite de color lila de Vitrogres.

Una elección muy recomendable para baños de estilo rústico en los que no siempre es fácil encontrar los sanitarios adecuados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Unos estantes de obra resultan muy prácticos para almacenar y son más económicos que un mueble hecho a medida.

Para facilitar el paso en el baño, se ubicaron en la zona donde la encimera tiene menor fondo. Bajo el lavabo, cestas de rotten con tapa de La Vieja Mina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
¿Quieres dividir el baño en dos espacios?

Instala una puerta de cristal al ácido entre ellos. Una solución que permite el paso de la luz manteniendo la independencia de cada zona. La ducha también se separó del inodoro mediante un tabique abierto revestido igual que la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
En la ducha, de obra, —revestida de gresite de color lila— se realizaron dos cenefas de azulejos de barro;

además de delimitar la zona, sirven para evitar la sensación de uniformidad de un solo revestimiento. Azulejos de barro, en 10 x 10 cm, de Alteret, y grifería, todo de venta en Gremasa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Resalta el escalón de la ducha revistiéndolo de un material diferente o, simplemente, de otro color.

Es una buena manera de llamar al atención sobre él para evitar tropiezos. Procura elegir un revestimiento antideslizante. Gresite de Vitrogres, en Riego & Lomba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Si tienes frascos de cristal antiguos,

recíclalos y utilízalos para guardar el gel de baño o el champú. Son mucho más decorativos que los envases de plástico convencionales. Frascos de farmacia antiguos, de La Vieja Mina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Relájate con los nuevos jabones y productos de baño;

todos con deliciosos aromas y envases de lo más decorativo. Jabones y geles de la firma L’Occitane, de venta en La Vieja Mina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Procura que los accesorios para el baño sean bonitos y resistentes.

Los de porcelana y madera dan buen resultado. Jabonera, vaso y dosificador de La Oca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
En forma de U.

1. La ducha se situó en un nivel más alto y se independizó con un muro de medio cuerpo que va de suelo a techo. 2. Los lavabos se colocaron frente a la puerta. Los dos senos se encastraron en una encimera de mármol que incluye una balda corrida y toalleros. El espejo se realizó a medida. 3. La bañera se ubicó en la zona más baja. Y sobre ella se abrió una ventana de tejado, que facilita la entrada de luz. 4. El bidé y el inodoro se alinearon a la izquierda de la puerta, entre la pared y la ducha. De esta forma, quedan ocultos a la vista mientras la puerta está abierta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Baños