Un baño moderno de planta alargada en blanco y negro

El uso de revestimientos impactantes y una bañera de hidromasaje revelan una tendencia decorativa en alza: conceder al baño la categoría de spa privado y reducto de relax para el cuidado personal.

image
1 de 6
Composición simétrica.

Los lavabos están encastrados en un mueble realizado a medida con frentes lacados en blanco. Sobre ellos se fijaron espejos que, con su forma vertical, compensan la horizontalidad de los armarios y equilibran el juego de volúmenes en esta zona La butaca Mart, de piel negra, es un diseño de Antonio. Citterio para B&B.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Lavabo realizado a medida.

Una misma pieza de cristal integra la encimera y los dos senos sin necesidad de uniones ni juntas. Grifería bimando, de la firma Grohe.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Bañera con hidromasaje

Sapporo, de la firma System- Pool by Porcelanosa. Incluye bluetooth y cromoterapia.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
El nexo de unión.

Aunque las tres zonas en las que se distribuyó el cuarto de baño quedaron bien delimitadas, se recurrió a los materiales para mantener un hilo conductor a lo largo de todo el espacio: la hornacina junto a la bañera se revistió con las mismas teselas utilizadas en los lavabos.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Los cajones.

Cada mueble de lavabo cuenta con dos bandejas: la inferior se desliza al abrir el frente del armario, y tiene una altura perfecta para guardar toallas y productos voluminosos. Sobre ella, un cajón de tamaño estándar, de apertura independiente, permite almacenar cosméticos.
PLANO > >

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Bañera y ducha en L

1 área de tocador. Se situó a la izquierda de la puerta, a lo largo de toda la pared principal, y queda enmarcada por un falso techo y paredes de obra laterales que dotan a esta zona de importancia decorativa. Las teselas que la revisten potencian ese efecto teatral. 2 la bañera. A la derecha de la puerta de entrada, ocupa el segundo lugar en importancia dentro del cuarto de baño. Su concepción va más allá de un sencillo sanitario para el aseo. Un pequeño spa privado que invitara a la relajación. La butaca de piel que delimita espacialmente la zona sugiere la posibilidad de vestirse sin prisa. 3 inodoro y bidé. Ambos sanitarios se alinearon a la izquierda, al final del cuarto de baño, donde el espacio se estrechaba ligeramente. Para garantizar más privacidad, esta zona se independizó con una puerta cuyo tabique se realizó en ángulo para que la hoja no chocara con la bañera al abrirla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Baños